Escala el choque entre Correa y un canal de TV

El canal de televisión ecuatoriano Teleamazonas, amenazado por el Gobierno con su clausura, negó ayer haber violado la ley de Radiodifusión por la difusión de una grabación clandestina de una reunión del presidente Rafael Correa en su despacho.
El propio Correa, en su habitual informe sabatino, dijo que pedirá la clausura de Teleamazonas por haber incurrido en una de las infracciones que establece el reglamento y la ley de Radiodifusión.

"No se ha violado ninguna ley", declaró el director de noticias de Teleamazonas, Carlos Jijón, a periodistas y dijo que su emisora no ha sido notificada por ninguna entidad competente para tramitar este tipo de casos. Según Jijón, su cadena "de ninguna manera" ha violado la ley y recordó que el presidente Correa "no tiene atribuciones para ordenar el cierre de un canal".

Apuntó que la grabación clandestina difundida por su emisora "no afecta a la integridad de ninguna de las personas" que participan en la grabación de audio y recordó que en ella se escucha una conversación del mandatario con ministros y asambleístas. Correa dijo que, en pocas semanas, solicitará que se sancione a Teleamazonas por la difusión de la grabación, lo que supondría la cuarta infracción de la emisora y, como consecuencia, según la ley, podría ser clausurada.

"No les tengo miedo, no me tiembla la mano y pediré la cuarta infracción en pocas semanas, para que Telamazonas sea definitivamente clausurada. ¡Ya basta de tanta porquería!", subrayó Correa el sábado.

El enfrentamiento entre el presidente y un medio de comunicación se suma a otros incidentes que el gobierno de Ecuador ha mantenido con la prensa. Recientemente, Teleamazonas afrontó otros tres procesos administrativos ante la autoridad correspondiente, en uno de los cuales fue sancionado y multado por considerarlo responsable de las infracciones, mientras que otros dos continúan pendientes.

En sus declaraciones, Correa dijo que procesará al político Fernando Balda, del opositor Partido Sociedad Patriótica (PSP), por entregar la grabación realizada en su despacho en el marco de una denuncia contra el Gobierno, al que acusó de cambiar el texto de la nueva Constitución, aprobada en referendo en septiembre del año pasado. Correa negó las inculpaciones, aseguró que en esa grabación no se establece ninguna irregularidad y señaló que el asunto ha sido usado por Balda para atacar a su Gobierno. El mandatario, además, aseguró que la difusión de una grabación clandestina en su despacho podría incurrir en un delito de seguridad nacional.

Comentá la nota