Una escala cargada de acuerdos y gestos políticos a Chávez

Cristina Kirchner llegó anoche a Venezuela y hoy tendrá varias reuniones con el líder bolivariano
CARACAS.- Todavía con la misma sonrisa con la que había salido de Cuba luego de su encuentro con Fidel Castro, aunque menos verborrágica, Cristina Kirchner arribó anoche a esta ciudad, donde la espera una nueva reunión a agenda abierta con su par venezolano, Hugo Chávez.

"¡Muy bien!", respondió al paso la Presidenta en el lobby del hotel Tamanaco cuando los periodistas le preguntaron cómo le había ido con el Castro más famoso.

Enseguida se subió en el ascensor, sólo acompañada por su custodia. Eran las 19.40 y el lugar estaba copado por los coloridos efectivos de la Guardia de Honor Presidencial, vestidos con trajes de fajina y boinas rojas, y con sus escopetas a la vista.

Tras el fuerte gesto hacia Cuba, en el mismo día de la asunción de Barack Obama en Estados Unidos, Cristina Kirchner encabezará hoy una larga jornada de amistad argentino bolivariana, que comenzará con un encuentro entre Chávez y la presidenta argentina, a las 10, en el Palacio de Miraflores, sede gubernamental.

Luego habrá una reunión ampliada con los ministros y, más tarde, se prevé la firma de convenios y discursos de ambos presidentes. Serán nueve acuerdos en materia de salud, deporte, trabajo, energía, transporte y alimentación, entre los más importantes.

Aunque no figura en la agenda oficial, se prevé que Chávez y Cristina Kirchner hablen sobre la indemnización por la nacionalización en Venezuela de Sidor, una siderúrgica del grupo argentino Techint.

De acuerdo con fuentes del Gobierno y de la empresa, está previsto que durante las reuniones que mantendrán los integrantes de la delegación argentina con sus pares venezolanos se acordarán el monto y la modalidad del pago de la indemnización a Ternium, principal accionista de Sidor y propiedad de Techint.

El desenlace de esa negociación tendrá efectos en la Argentina: del desembolso que haga el gobierno venezolano depende una inversión de 1200 millones de dólares en la Argentina que el grupo anunció en octubre y que acaba de suspender, "ante una feroz caída de la demanda" del acero. La marcha atrás sobrevino a la decisión de Siderar, otra empresa del grupo, de despedir a 1000 operarios de su planta de San Nicolás.

Ecos de Washington

Otro tema obligado será la asunción de Obama y su primer discurso, elogiado hasta por Fidel Castro. En contra de los vientos que soplan en casi todo el mundo, Chávez ya polemizó con el nuevo mandatario estadounidense y le advirtió que la "revolución" en Venezuela seguiría avanzando, sea quien fuera el jefe de la Casa Blanca.

La visita de Cristina Kirchner también significará un fuerte respaldo para Chávez, que, en estos días, es un candidato en campaña: el 15 de febrero los venezolanos votarán un referéndum para permitir o no la reelección ilimitada del presidente. Un segundo intento del chavismo tras el fracaso del intento de reforma constitucional de 2007. El apoyo de Cristina Kirchner se sumará al que dio el brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva, al visitar esta ciudad, el lunes pasado.

Para agradecer el gesto desde el minuto uno, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, recibió a la Presidenta al pie del avión, en el aeropuerto Simón Bolívar.

Juntos, pasaron revista a las tropas y oyeron los 21 disparos de salva lanzados al aire en honor a la visitante.

Tras atravesar la ciudad colmada de autos, la Presidenta llegó al hotel, vestida con un trajecito beige, y saludó al jefe de la Guardia de Honor Presidencial.

Unos minutos después, arribaron los restantes miembros de la comitiva, entre ellos, los ministros Jorge Taiana, Graciela Ocaña, Julio De Vido, y los legisladores Jorge Obeid y Miguel Pichetto.

Una foto en la que esta vez faltó Cobos

* CARACAS (De un enviado especial).- Con notas breves, casi todos los diarios de la capital venezolana dieron cuenta ayer de la llegada de la presidenta argentina a esta ciudad. "Bienvenida, Cristina Fernández de Kirchner", decía, por ejemplo, una publicidad de media página publicada en el diario Ultimas Noticias, afín al chavismo. La publicidad incluía una gran foto del rostro de la visitante. Y no se trataba de cualquier foto, sino que era la misma que usó Cristina en los carteles de la campaña electoral que la llevó a la presidencia en octubre de 2007. Claro que esta vez no decían "Cristina, Cobos y vos".

Comentá la nota