Erviti cortó la hegemonía de los goles con acento extranjero

Fue el primer tanto de un argentino en la campaña de Banfield; "Me puse a llorar de la emoción", dijo el volante
A Walter Erviti y los hinchas de Banfield les sobrarán motivos para recordar el golazo que hizo ayer ante Estudiantes. Algunos lo valorarán porque sirvió para que el Taladro conserve el primer puesto del Apertura. No faltarán los que lo evoquen por la exquisita definición, propia de alguien que posee muy buena técnica y control de la pelota. Estadísticamente, el tanto también dejó algunas peculiaridades interesantes. Por ejemplo, fue el primer gol marcado por un futbolista argentino en la campaña de 12 partidos de Banfield. Antes, todos los festejos habían tenido acento extranjero, distribuidos entre los uruguayos Santiago Silva (11; el de ayer fue el primero de zurda) y Sebastián Fernández (2), y el colombiano James Rodríguez (2).

Además, el gol fue el primero de Erviti desde que llegó a Banfield, a mediados de 2008. Lo consiguió en el partido N° 49 con la camiseta del equipo del Sur. Si bien nunca fue un goleador en los 11 años que lleva en primera división (acumula 11 conquistas), Erviti se sentía en deuda por esa baja efectividad. Muchos la atribuyen a su exceso de virtuosismo; siempre busca el gran gol antes que la practicidad. Y Erviti fue fiel a su estilo en el momento más especial, ya que tanto la elaboración como la resolución fueron de alta escuela: aceleración para entrar en el área, enganche para hacer pasar de largo a Ré, pausa para desorientar a Albil e impecable toque de zurda. En el festejo se le cayeron algunas lágrimas. "Me emocioné mucho porque fue mi primer gol en el año y medio que llevo en Banfield . Muchos me criticaban porque no podía convertir. Fue la culminación de una linda jugada. Me puse a llorar de la emoción. Creo mucho en Dios y siento su apoyo", expresó Erviti.

Surgido en San Lorenzo, y después de seis temporadas en el fútbol mexicano (Monterrey), Erviti, de 29 años, se ganó el apreció de los hinchas de Banfield. Lo despidieron con una ovación cuando fue reemplazado por Vergara en tiempo adicionado. Iba a salir el uruguayo Fernández, pero Falcioni modificó el cambio para que Erviti se adueñara del tributo de los simpatizantes. Y otra vez se le dibujó la emoción en el rostro.

Muchos lo ven como una de las individualidades que puede conducir a Banfield a su primer título en primera división. Erviti se ilusiona sin dejar de ser mesurado: "El equipo está sólido y consciente de lo que quiere. No me siento la figura, quiero que la gente hable del equipo, que si anda bien nos permite lucirnos a todos".

El volante también tuvo una mención para el director técnico: "Ahora quizá se nota más mi trabajo porque Julio me da libertad para jugar libre en la creación. Sólo me pide que me sacrifique un poco en la recuperación de la pelota".

Comentá la nota