Error fatal.

La primera víctima es un francés de 49 años. En París se recibió su alerta de pedido de auxilio el domingo a las 18.13 de Buenos Aires, y los organizadores en la Argentina se enteraron medio día después.
Sueño con el Dakar desde que comenzó", había dicho Pascal Terry antes de partir en Buenos Aires. Corredor amateur de enduro, gerente de una empresa, a los 49 años participaba por primera vez en el Dakar. Cuando supo que la edición 2009 se haría en Argentina y Chile "fue como un detonador, un renacimiento: me sumergió en el sueño". Su amigo Pascal Gilbert, que había corrido dos veces en Africa, pretendía competir en autos. Sin embargo, Terry lo convenció para que corrieran en motos y dar juntos la vuelta. Tras haberse perdido el domingo, en la segunda etapa entre Santa Rosa y Puerto Madryn, Terry fue encontrado muerto en la madrugada de ayer. "Estaba a 300 metros de la huella y a 15 de su moto. Tenía agua y comida cerca", informó Etienne Lavigne, representante de Amaury Sport Organisation, empresa francesa que maneja el Dakar, y director de la carrera. La noticia se conoció ayer a las 8.30 de Buenos Aires.

Terry admiraba a Thierry Sabine, el aventurero motociclista francés que creó esta travesía y falleció en 1986 (ver Rally...). El corredor nacido el 1 de diciembre de 1959 en Percy, Normandía, estaba en pareja y tenía un hijo. Cuando lo hallaron, se encontraba sin casco, boca arriba, debajo de un árbol en el campo El Charolai, entre Abramo y Cuchillo Co, en una zona intransitable de tupida vegetación, a 190 kilómetros de la capital pampeana. Llevaba dos días y medio perdido. La autopsia realizada por la tarde en el Hospital Molas de Santa Rosa reveló que murió debido a un paro cardiorrespiratorio, consecuencia de un edema pulmonar. No fue por un golpe ni tenía heridas.

El comunicado que ASO repartió para dar a conocer el fallecimiento contiene puntos oscuros que nadie logró aclarar. Terry, según el ente organizador, informó a las 13.30 del domingo (hora del este) que se había quedado sin combustible. Más tarde aclaró que otro competidor le había prestado nafta. A pesar de ello, cuando la organización constató que su Yamaha 450 WR número 192 seguía sin moverse, intentó contactarse con su Iritrack, el sistema de seguimiento y comunicación satelital. En ninguna de las dos ocasiones -a las 19.38 y 20.14, hora del este- hubo respuesta del francés. De acuerdo con la cronología de sucesos que informó ASO, sus integrantes en la Argentina no sabían que un rato antes (a las 18.13), sus colegas en París habían sido informados por Sarsat (proveedora argentina de servicio satelital) que Terry había accionado la baliza de emergencia. ASO aseguró que ese dato recién lo recibió en la mañana del lunes.

Las motos cuentan con un sistema de orientación satelital (GPS) limitado que provee la organización para controlar el desplazamiento de las máquinas. Además, el dispositivo Iritrack -ubicado al lado del GPS, cerca del manubrio- cuenta con tres botones: el verde permite que el participante informe sobre el accidente de otro competidor (si se detiene para ayudarlo, se le descuenta el tiempo que pierde), el rojo debe ser oprimido si el corredor tiene un accidente y requiere la asistencia del helicóptero y el azul sirve para hablar con una oficina en París ante algún inconveniente. Este aparato puede sufrir daños en caso de una caída, por lo que los participantes cuentan con una baliza adicional, ubicada abajo del manillar. Con sólo quitar el dispositivo y erguir la antena, envía una señal de inmediato a París. Eso significa que el corredor requiere ayuda inmediata porque está herido.

Al no poder localizar a Terry, ASO lanzó su búsqueda. El vehículo encargado de barrer el camino al final de cada etapa no localizó al piloto. En la tarde del lunes, Defensa Civil buscó sin éxito al corredor. A las 19.25, Gendarmería Nacional lanzó un aviso de búsqueda en todo el territorio argentino. Casi a la medianoche, un competidor informó que había visto a Terry en el bivouac de Neuquén, por lo que se suspendió el rastrillaje. Luego se corroboró que la información era errónea y reanudaron la pesquisa. Nadie explicó por qué en París se recibió el alerta de Terry el domingo a las 18.13 de Buenos Aires y los organizadores en Argentina se enteraron medio día después. Según la autopsia, falleció pocas horas después del alerta.

Una camioneta de la organización, con un médico, encontró a Terry a las 2.10. El resto es conocido.

Comentá la nota