"No le erré a nada"

Hace justo una década asumía como gobernador con la Alianza. Hoy, en la sede de la Cruzada, atiende enfermos gratis y escribe un libro sobre el Bicentenario.
-¿Cómo lo encuentra la política a 10 años de su llegada a la Gobernación?

-Yo tengo 82 años de edad, he visto muchas cosas, y sigo pensando lo que pensé toda mi vida. Mientras no hayan actitudes republicanas no vamos a salir de la encrucijada en que estamos los argentinos, mientras no haya decencia de los gobernantes seguimos a contramano de lo que el pueblo espera. Hoy por hoy, el 80% de los políticos son corruptos, viven del negocio de la política, no hay vocación de servicio, por eso la gente no cree en nadie.

-Si tiene que hacer un análisis de su gobierno ¿Qué aciertos encuentra?

-Yo tuve todos los aciertos porque fui correcto, fui honesto, no permití ni al ladrón, ni al corrupto ni al que entregue el patrimonio, defendí el federalismo, rechacé el 3% de las regalías mineras porque era un robo, rechacé el impacto ambiental porque era contaminación, rechacé los 14 puntos del FMI porque era convertirse en verdugo de los pobres. Lo que pasó es que existían manos negras y no quiero hablar porque ya he superado todo esto, gente que debería estar en la cárcel porque han sido traidores a la Patria.

-¿Por ejemplo?

-El actual gobernador es un corrupto y un traidor a la Patria y lo he comprobado.

-¿Wbaldino Acosta también fue un traidor?

-A Wbaldino, que en paz descanse, lo juzgará Dios en este momento. No está vivo, está muerto y hay que respetar a los muertos.

-¿Con el tiempo usted no se dice a sí mismo que le erró a algo?

-No, no le erré a nada. Hice la reforma política, fue el único lugar donde se llamó al diálogo político y el primero que se levantó fue monseñor Delgado porque ya estaba preparando junto a otros a ver cómo podían hacerme el juicio político que era nulo. Como yo no había firmado el impacto ambiental y los 14 puntos del FMI, como no transaba con la corruptela, tenían que sacarme.

-¿Piensa que su relación con la Nación podría haber sido mejor?

-No era mala relación, era una correcta relación con los principios que hay que tener en cuenta en la República. La relación era mala de ellos con nosotros no de nosotros con ellos. Usted no se puede arrodillar cuando busca la verdad.

-¿No se replantea ahora la relación que tuvo con Cavallo?

-¡Qué me voy a replantear si ha regalado el país! Yo no puedo replantear como argentino lo que se trafica con la Patria, cuando regaló YPF, Banco Hipotecario, hidrocarburos, energía, caminos, cuando se privatiza la jubilación...

-¿Si fuera gobernador de vuelta tomaría las mismas decisiones?

-Sí, lo mismo, lo mismo. A mí no me interesa un gobierno para figurar sino para exaltar las virtudes republicanas, que se respeten los poderes, el federalismo. ¿Usted sabe sin plata todas las cosas que hicimos?

-¿Le quedan rencores de aquella época?

-Nooo, el rencor es para los mediocres y no me considero mediocre.

-¿Usted lleva el recuerdo de la destitución como un estigma o como una enseñanza de vida?

-Como una alegría. Porque tuve la satisfacción de estar con mi mujer antes de que muriera. Usted sabe la alegría que tengo yo ahora de poder haber gozado con ella, cosa que no podía hacer si estaba en el Gobierno. Nunca cobré un viático ni un ticket canasta. Me jubilé como médico, no como senador. Tengo 2.500 pesos de jubilación y atiendo enfermos gratis porque esa es mi misión. Así que no tengo ni rencor, ni odio, ni venganza.

-¿Recuerda que se decía que en su gobierno los gremios pedían por lo bajo que les paguen menos con tal de que les paguen?

-No lo pedían ellos, eso pedía el FMI que había que rebajar los sueldos y echar empleados. Y yo dije que no echaba ni bajaba sueldos, que me mandaran la coparticipación. Es una inmoralidad bajarle el sueldo a alguien que está muerto de hambre. Nunca me lo plantearon los gremios y, si lo hubieran hecho, no lo hubiera aceptado. De mí diga ¿sabe qué? que soy un imbécil, porque no he cobrado lo que tenía que cobrar y me he jubilado como médico hace 5 años y no como senador hace 15 años con 15 ó 20 mil pesos, y es porque yo tengo vergüenza, que es lo que debe tener un político. No lo digo de petulante, sino porque me gustaba dar con el ejemplo lo que yo exigía.

-¿Cómo analiza a lo lejos el fracaso de la Alianza?

-Totalmente fue un fracaso. Y de eso sí me arrepiento. Estoy totalmente arrepentido de haber hecho la Alianza, porque no fue una alianza de buena fe sino que me usaron.

-¿Cómo cree que lo recordarán los libros de Historia?

-No me interesa. En la conciencia de cada uno está.

Comentá la nota