No erradicarán más villas antes del 28.

El ministro Strada dijo que es porque están a la espera de terminar los nuevos barrios en construcción.
"No es que se haya parado por las elecciones, estamos a la espera de que vayan saliendo los nuevos barrios que están en construcción", dijo ayer el ministro de Infraestructura de la provincia, José Strada, para explicar por qué desde un tiempo a esta parte no se han erradicado más villas y tampoco el Gobierno Provincial tiene previsto continuar con el plan antes de las elecciones legislativas del 28 de junio.

El funcionario aclaró que la marcha del plan de erradicación de villas de emergencia nunca estuvo subordinado a la cuestión electoral. "Por el contrario, la provincia siempre ha dependido de las cuestiones técnicas, como por ejemplo que haya casas disponibles y que estén preparados los barrios para las villas a trasladar, sin apurarnos y sin demorarnos tampoco", dijo Strada.

Pero la intención es continuar antes de fin de año, aclaró el funcionario.

La última villa erradicada fue el Lote Hogar 27, en Pocito, el 8 de abril pasado (ver aparte) y desde entonces no hubo más traslados.

El plan "Vivienda Digna, Techo Seguro", como se denomina al operativo que consiste voltear los ranchos en un mismo día y trasladar a la gente a su nueva casa con la participación de distintos organismos del Gobierno y el apoyo de efectivos del RIM 22, arrancó en julio de 2005. Y hasta ahora se han realizado un total de 55 operativos en los que se han podido terminar con villas tan populosas como la Benavídez en octubre de 2006 (279 familias y unas 1.495 personas) y la San Martín en diciembre de 2006 (245 familias y unas 1.155 personas), la Teresa de Calcuta (292 familias y unas 1.700 personas). Los traslados han tenido lugar en los departamentos Chimbas, Rawson, Rivadavia, Pocito, Caucete, Santa Lucía y Capital.

Por una cuestión de estrategia, y para evitar especulaciones entre la gente, en el Gobierno nunca avisan la próxima villa a erradicar. A los vecinos les dan la sorpresa unas horas antes para que se preparen para la mudanza. Previamente, las asistentes sociales hacen un relevamiento y tienen perfectamente determinados los grupos familiares que se van a trasladar.

Comentá la nota