YA VAN 47 ERRADICACIONES DE VILLAS DE EMERGENCIA

90 Familias de villas y asentamientos del departamento Rivadavia, fueron trasladadas a sus viviendas propias en el Barrio Los Penitentes, en La Bebida. Con la participación de varias reparticiones y organismos públicos fueron trasladados los moradores de las villas, mientras las casas precarias fueron demolidas.
El Gobernador de la Provincia, ingeniero José Luis Gioja, supervisó esta mañana la erradicación del asentamiento El Caserón (21 familias), la Villa Giuliani, en La Bebida (32 grupos familiares) y los Lotes Hogares 25 y 41 (37 familias), todos ubicados en el departamento Rivadavia. Los erradicados fueron trasladados a sus nuevas moradas, en el Barrio Los Penitentes, que tiene un total de 110 unidades habitacionales, construido por la empresa Senda SRL con una inversión de $ 5.796.464,45.

El mandatario provincial recorrió los lugares, conversó con la gente, supervisó la carga de muebles y enseres en cada asentamiento y visitó las casas del barrio donde descargaban sus pertenencias los nuevos residentes.

El operativo contó, como ya es costumbre, con la participación de numerosas reparticiones, como el Ministerio de Infraestructura y Tecnología; la Secretaría de Obras Públicas; la Dirección de Arquitectura; la intervención del Instituto Provincial de la Vivienda; el Departamento de Hidráulica; Vialidad Provincial y otras, además de la Municipalidad de Rivadavia, cuyo titular, Elías Justo Alvarez, acompañó al ingeniero Gioja.

El jefe del Poder Ejecutivo dijo que algunos asentamientos son emblemáticos y en este caso de Rivadavia, su intendente siempre pidió por ellos.

Se completó así el número de 47 asentamientos y villas erradicadas, y seguirán otras más hasta fin de año, entre ellos, el asentamiento de la villa Teresa de Calcuta, considerada la más importante y simbólica de la provincia.

Consideró José Luis Gioja que la época es buena, por cuanto los chicos finalizan las clases en la escuela y tendrán tiempo de reubicarse en nuevos establecimientos educacionales.

El Gobernador sostuvo que se ha completado un año muy importante, con mucha actividad en este rubro, dándoles felicidad y mejor calidad de vida a muchas familias de San Juan que, desde ahora, tienen su casa nueva.

Advirtió además que no sirve un hecho de presión creando asentamientos nuevos. Ejemplificó que por ahí una familia tiene un hijo que se casa y quiere instalarse con un naylon en cualquier lado. Dijo que eso no sirve y no genera derechos. Por el contrario, viola leyes y son pasibles de ser borrados de la lista que tienen las distintas oficinas. En tal sentido, solicitó paciencia, que el Gobierno seguirá trabajando en esto, con los sectores más vulnerables que hoy se erradican.

El Gobernador fue acompañado por el ministro de Infraestructura y Tecnología, Tomás José Strada; el intendente municipal de Rivadavia, Elías Justo Alvarez; el secretario de Obras Públicas, Carlos Osvaldo Gil; el director de Arquitectura, Pablo Javier Zabala; el interventor en el Instituto Provincial de la Vivienda, Vicente Manuel Marrelli; el director del Lote Hogar, Elio Armando Vergara; el jefe de Policía, comisario Miguel González; funcionarios de Vialidad e Hidráulica; concejales de Rivadavia, otros funcionarios y personal policial y de Gendarmería Nacional.

El mandatario sanjuanino llegó al sector denominado El Caserón, poco después de las 8. Dialogó con varios moradores que tenían sus pertenencias listas para ser cargadas en camiones. Posteriormente, se trasladó hasta la villa Giuliani, en La Bebida, donde supervisó las tareas que allí se realizaban y la posterior demolición de las precarias viviendas, para evitar su usurpación. Lo mismo sucedió con los Lotes Hogares 25 y 41, donde se trabajaba frenéticamente para el traslado de las familias.

Finalmente, Gioja estuvo en el Barrio Los Penitentes, cercano al complejo deportivo de la Unión Docentes Agremiados Provinciales, en La Bebida, donde observó las flamantes viviendas y completó su contacto con diversas familias, que agradecieron el gesto del Gobernador, que cumplió con la palabra empeñada de erradicar los precarios asentamientos y que, desde hoy, tienen casa y techo cristalizando la pregonada justicia social, después de mucho tiempo de reclamos y gestiones.

Comentá la nota