Equipo renovado para enfrentar la crisis

El jefe de Gabinete y el ministro de Economía debutaron en esos puestos en el encuentro de funcionarios económicos. Allí estuvo Guillermo Moreno, ratificado en su gestión. Debate por el futuro de las retenciones a las exportaciones.
El gabinete productivo estrenó una nueva etapa. Con la conducción del flamante jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el nuevo ministro de Economía, Amado Boudou –que ya participaba antes de las reuniones como titular de la Anses–, el cónclave de funcionarios continuó con su análisis semanal sobre el rumbo de la economía. "No hubo cambios en la agenda, ni se tomó ninguna decisión particular. Simplemente se le pasó a Fernández la lista de los temas tratados hasta el momento", indicó a Página/12 un funcionario que participó del encuentro. El polémico secretario de Comercio Interior, Gillermo Moreno, estuvo en la reunión e incluso fue defendido por Fernández, en una de sus pocas declaraciones de la jornada de ayer: "Nunca estuvo analizada su salida", descartó.

Por otro lado, el próximo 24 de agosto vence la prórroga de la ley que le permite al Poder Ejecutivo aplicar retenciones, uno de los pilares de la recaudación de la AFIP. Este tema podría abordarse dentro del gabinete productivo, ya que pegará de lleno en los fondos del Ejecutivo para destinar a los distintos sectores económicos.

Este cónclave de funcionarios trabaja sobre la agenda del día a día e incluye temas tan variados como la evolución del consumo, créditos al sector productivo y rescate de empresas. El gabinete productivo –o comité de crisis, como fue llamado en un principio– fue el ámbito donde Moreno se hizo cargo de las gestiones para el rescate de la papelera Massuh, juntamente con el Banco Nación. Es, a su vez, el espacio donde se están analizando los posibles compradores para la autopartista Malhe. También es el lugar donde la ministra de Producción, Débora Giorgi, lleva muchos de los reclamos que le hacen los gobernadores.

Si bien Boudou ya participaba de los encuentros como titular de la Anses, ahora lo hace como ministro de Economía. Aníbal Fernández llegó para hacerse cargo de la conducción de los cónclaves. En el encuentro de ayer también estuvieron Carlos Tomada, ministro de Trabajo; Diego Bossio, titular de la Anses; Mercedes Marcó del Pont, presidenta del Banco Nación; Horacio Currien, subdirector de Fiscalización de la AFIP, y Horacio Cepeda, jefe de gabinete del Ministerio de la Producción. Moreno participó como todos los lunes.

Los funcionarios se empeñaron en resaltar que a pesar del cambio de ministros y las nuevas figuras dentro del comité de crisis, todo sigue igual. "Se continuó con la lista de temas con los que veníamos trabajando y se le informó a Fernández el estado de situación", aseveró un participante del encuentro a Página/12. Consultado por este diario, el funcionario agregó que tampoco estuvo en agenda el llamado al diálogo por parte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ni el Consejo Económico y Social, cuya convocatoria es gestionada por Tomada y el ministro de Planificación, Julio De Vido.

Pero el de ayer no fue un encuentro más. Después de las elecciones legislativas, el escenario político cambió. También lo hicieron las prioridades del Gobierno. El Gabinete productivo podría convertirse en el ámbito donde se analice la instrumentación de las políticas que surjan del Consejo Económico y Social, una vez que sea convocado. Incluso, sería un ámbito legítimo para la canalización de los reclamos de los gobernadores, tal como lo hace actualmente Giorgi, según indicaron a este diario desde Producción.

Por otro lado, un tema que afectará los diferentes espacios de discusión abiertos por el Gobierno es el vencimiento de la prórroga a la ley que delega en el Ejecutivo la potestad de aplicar derechos de exportación. El próximo 24 de agosto vence esta normativa –que viene prorrogándose desde la modificación de la Constitución Nacional en 1994– y que en la actualidad es uno de los pilares de la recaudación. El tema será relevante para el gabinete productivo ya que incidirá de lleno en los fondos con que cuente el Ejecutivo para el financiamiento de cualquier plan productivo, o el rescate de empresas como Massuh o el crédito otorgado a General Motors.

Comentá la nota