¿Qué equipo quiere Maradona?

El DT dijo que hará cambios para jugar con Ecuador, en la altura de Quito, pero ya son varias las modificaciones que probó desde que asumió
Diego Maradona piensa, prueba, pero no se conforma. Como reconoció el propio entrenador luego de la ajustada victoria frente a Colombia, la selección tiene cosas para mejorar en el rendimiento. Sin embargo, los caminos no parecen estar despejados. No hay una idea clara y en el próximo compromiso tendrá, además, el obstáculo de los 2800 metros de altura, cuando pasado mañana se pruebe frente a Ecuador. "Le regalábamos la pelota, no acertábamos un pase y Colombia nos pasó por arriba", opinó el DT sobre un pasaje del partido en el estadio Monumental.

Quizá sea el foco por resaltar, por más que sus otras frases fueron direccionadas a las patadas que recibió Messi, el mal estado del campo de juego, las lesiones y las bajas por suspensión. Porque encima el choque con Ecuador tomó una mayor importancia ayer, con la victoria frente a Perú, en Lima, lo cual le da un envión distinto al equipo local. Desde la estadística, la Argentina tampoco ofrece buenas respuestas cuando se presenta como visitante en estas eliminatorias sudamericanas, ya que sólo venció en esa condición a Venezuela.

Diego dijo que se enojó con los futbolistas en el entretiempo. Es que había armado un esquema ofensivo como para neutralizar a Colombia desde el inicio, con Verón de enlace y los tres bajitos arriba (Messi, Agüero y Tevez), pero no funcionó y se quedó preocupado, incluso luego de desahogarse con el gol del Cata Díaz. El duro golpe recibido en Bolivia (1-6) trastocó los planes del director técnico, que pareció más movilizado por las urgencias que por las convicciones.

Cuando asumió y dirigió los primeros amistosos frente a Escocia y Francia, daba la impresión de que había tomado como puntos de partida una línea de cuatro defensores que incluía dos laterales con proyección, más la confirmación del doble 5, compuesto por Fernando Gago y Javier Mascherano, quienes alcanzaron su punto máximo en los Juegos Olímpicos de China, con Sergio Batista. A partir de allí, no le molestaba si Tevez o Agüero debían esperar en el banco de los suplentes porque los pacman necesitaban de la simetría de dos volantes externos que ofrecieran un recorrido de igual magnitud a la hora de atacar y defender. Por eso los elegidos para esa función fueron, desde el comienzo, Maxi Rodríguez y Jonás Gutiérrez.

Es cierto que Maradona siempre dijo que en su ideal estaba jugar con enganche. Pero cuando renunció Riquelme, ya antes había probado positivamente con el 4-4-2 por citaciones del fútbol local que no se pudieron concretar. Ahora, en los últimos partidos frente a Panamá (en Santa Fe) y Colombia, se la jugó con Rolfi Montenegro y Juan Sebastián Verón, respectivamente, pero ambos equipos quedaron descompensados en defensa con la línea de 3 y la selección lo sufrió.

No sólo los esquemas se modifican. También los nombres. Para jugar con Colombia, con respecto al equipo que cayó en Bolivia, Maradona sacó a Carrizo, Zanetti, Papa, Lucho González y Maxi Rodríguez.

Y seguirán los cambios, ya que el entrenador, al parecer, tomaría una decisión distinta a la adoptada en La Paz, cuando una de sus cartulinas rezó en el vestuario del estadio Hernando Siles: "A la altura hay que gambetearla y golearla" . Pero la Argentina perdió en los 3600 metros porque, además de cometer errores en todas las líneas, se imaginó el partido como si se jugara en Núñez.

¿Qué equipo quiere Maradona? Ahora tomará otros recaudos para la planificación y el armado de los titulares frente a Ecuador, pero todavía no se escribió la respuesta al interrogante.

24 faltas cometió la selección frente a Colombia; fueron muchas y es una prueba de que los jugadores argentinos tuvieron problemas para recuperar el balón; el que más hizo fue el Cata Díaz (4).

Comentá la nota