Equipo nómade

El Rojo creía que anoche, después del 2-0 ante Godoy Cruz, se despedía de la localía en Lanús. Sin embargo, la CD de Racing le bajó el pulgar al nuevo inquilinato y entonces... ¿Volverá a Guidi y Arias o seguirán girando por ahí?
No tener listo todavía el Libertadores de América, más allá de las flexibles promesas sobre su pronta habilitación, le está generando a Independiente interminables dolores de cabeza. Encima, los resultados, su técnico, y el humor de los hinchas tampoco ayuda...

En los últimos años, para el Rojo, jugar en cancha de Lanús era un dolor intenso de cabeza. Las derrotas solían acompañarlo. Más de una vez, Américo Gallego aseguró la necesidad de meter una bruja para cambiar la suerte. De la mano a esta realidad, en Bochini y Cordero, las obras de renovación del Libertadores de América vienen lentas. Muy lentas, a pesar de que se comenta que cerrarán el Apertura jugando allí, con tres cuartos de cancha OK.

El partido de ayer ante Godoy Cruz se presumía como quiebre, como una nueva salida. Era el adiós de Lanús. Pero, mientras se consumaba en el Sur la victoria 2-0 ante Tomba, la CD de Racing le bajaba el pulgar al nuevo alquiler (más allá de los 90.000 pesos por partido que se ganarían).

Hay un discurso oficial. En el Cilindro se están realizando obras (menores, pero obras al fin) y, además, no se quiere dañar el césped. La otra verdad es que los hinchas de Racing se pronunciaron fuerte por la negación a la cesión del estadio y que el costo político de la nueva dirigencia Académica podría ser más que importante...

Que el Juan Domingo Perón, que el Ducó, que el Ciudad de Lanús Néstor Díaz Pérez... ¿Dónde irá a parar Independiente? ¿Hasta cuándo?

Comentá la nota