Un equipo top cambió para seguir adelante

Un equipo top cambió para seguir adelante
Sus pilotos son Ortelli, Ledesma y Fontana. A Guillermo Kissling lo echaron y se precipitó una crisis.
Reacomodó sus piezas el equipo JP Racing luego del terremoto causado por el alejamiento de Guillermo Kissling, su responsable técnico, en la antesala de la carrera de TC en Nueve de Julio. Haciendo uso de una de sus alternativas y de su poder, Gustavo Lema, su director, decidió dividir los frentes y designar a Leonardo Monti para el TC y a Alberto Canapino para el TC 2000. No sorprendió tanto este ultimo nombramiento como el de Monti, de gran trayectoria en el equipo Honda de TC 2000, pero de casi nula experiencia en TC.

"Monti posee una gran capacidad y eso compensará la falta de experiencia. Además tiene la base del equipo armada con autos que andan muy bien", comentó Lema antes de pasar a hablar del equipo Chevrolet de TC 2000 y destacar que la incorporación de Canapino fue motivada por la sugerencia de General Motors, que "quería un técnico de mayor nombre y envergadura." Esa comparación de Lema surgió ante la frustrada alternativa que Cristian Kissling, hijo de Guillermo, ingeniero del equipo, de 27 años y vasta experiencia internacional, se hiciera cargo de ambas estructuras técnicas.

"No me sorprendió la decisión", le dijo Cristian Kissling a Clarín. "No me parecía necesario que viniesen otras personas porque los trabajos estaban encaminados en ambos equipos", dijo. Igualmente aceptó la situación y por ahora seguirá en el JP Racing. "Quiero terminar de cumplir el compromiso asumido a principios de año", explicó Kissling, quien ya se reunió con Canapino y Monti para combinar futuras tareas. Confía en el trabajo en conjunto y sin complicaciones aunque advirtió que "cuando vea o sienta algo raro, me voy..." Las dudas sobre esta continuidad apuntan más al TC 2000, donde la fuerte personalidad de Canapino podría chocar con la lógica defensa y pertenencia que Kissling hace del proyecto de Chevrolet sobre el que tanto trabajó junto a su padre. "Si mi papá trabajó con Canapino, ganó campeonatos y no tuvo problemas, no veo porque yo vaya a tenerlos", reflexionó con el recuerdo del paso de Canapino y Guillermo Kissling por el JP Racing de TC que le dio los títulos a Silva y Fontana.

Guillermo Kissling rompió ayer el silencio. Ratificó que su enfrentamiento con Lema fue por un motivo "del automovilismo" y que "no fui yo quien me alejé del equipo sino que me dijeron que no vaya a Nueve de Julio." Destacó que el deterioro de la relación comenzó "el año pasado tras el problema de Lema con Silva. Tomó decisiones equivocadas que no se notaron por el poderío del equipo. Esto desgastó la relación al punto que este año casi no nos hablamos." Kissling puntualizó que "conocí a un Lema en los cinco primeros años y a otro en el último" y sentenció que "la gente que entra a la fama de golpe tiene que tener chasis para bancarla..." Quedó bien claro el mensaje.

Comentá la nota