Un equipo por ahora sin cancha

Todavía las condiciones del escenario no son las que esperan los argentinos en la cuenta regresiva para el desafío; ahora sin Nadal, la meta es reducir la velocidad del court; ayer, al menos, hubo fútbol-tenis
MAR DEL PLATA.- La Argentina hace dos días que está en la tierra de la final de la Copa Davis. Afuera del estadio Polideportivo Islas Malvinas la gente va y viene entre el complejo natatorio, donde se realizan actividades de los Juegos Deportivos Bonaerenses, y la cola para conseguir localidades; adentro, los jugadores suman ansiedad, expectativas, ganas de salir a la cancha ya mismo. Pero no pueden. O pueden a medias.

Las condiciones de la cancha todavía no son las que esperan y los ajustes finales harán que, si todo sale bien, sólo hoy puedan hacer la primera práctica fuerte de cara a la final frente a España, que se realizará aquí entre el viernes y el domingo de la semana próxima. El último pedido de los jugadores fue que se redujera un poquito la velocidad del court. Y en esto, algo tiene que ver la ausencia de Rafael Nadal. A David Nalbandian, la cancha le gustaba como estaba, pero sin el número 1 del mundo, se podía bajar un tanto la rapidez para hacerla más manejable para el resto. Finalmente, entre las superficies rápidas, el court de la final será de velocidad media. La semana próxima, los veedores de la Federación Internacional harán la medición correspondiente.

Anteayer, el equipo que conduce Alberto Mancini y que integran David Nalbandian, Agustín Calleri y José Acasuso -además de Juan Martín del Potro, que está en el Masters de Shanghai- apenas pudo hacer algunos movimientos porque la superficie acrílica estaba sucia. Las obras de acondicionamiento del estadio cubrieron la cancha de polvo, lo que no permitió a los tenistas poder medir bien la velocidad de la superficie. El polvillo la acelera.

Si el primer día la habían repasado con lampazos y aspiradoras normales, ayer todo lucía mejor, mientras los empleados utilizaban, instantes antes del entrenamiento, aspiradoras de agua, que no "redistribuyen" el polvo. Aún así, los jugadores y el cuerpo técnico no estaban conformes y eso se notó enseguida, con minirreuniones constantes en distintos sectores de la cancha en las que participaron los jugadores, el cuerpo técnico, Soledad Lokman ( export area manager de la empresa española Composan, encargada de la construcción del piso) y Héctor Romani, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Tenis. Por momentos, se vieron ampulosos gestos de los protagonistas.

La práctica estaba prevista para las 11, pero al final los pocos movimientos empezaron sobre el mediodía. Nalbandian y Acasuso de un lado, y Calleri del otro, probaron apenas un rato el piso y al final le transmitieron a la representante de Composan que necesitaban reducir la velocidad.

Los jugadores no habían llegado a abandonar el court y los empleados ya estaban retirando los bancos y la red para comenzar de inmediato con los trabajos de pintura. "Con la mano que le vamos a dar se tapará la suciedad que hoy tiene la superficie. Vamos a bajar un poco la velocidad, pero no mucho. Y por pedido de Mancini vamos a cambiar los colores. El sector de juego va a ser azul y la parte externa, celeste, al revés de cómo está ahora", explicó Lokman, sorprendida y desacostumbrada al asedio periodístico y que dijo estar "muy nerviosa" estos días. Es comprensible.

La cancha estará lista hoy mismo, ya que como está en funcionamiento el sistema de calefacción, la pintura secará rápido. Además, se agregaron unos caloventores para acelerar el proceso. Para evitar los efectos del polvillo y el aserrín, la cancha se tapará con nylon.

Como en el Polideportivo se pintaba la cancha, el grupo utilizó por la tarde el court auxiliar, montado en el excelente complejo deportivo Punto Sur, en la zona del puerto, a cinco minutos de auto de la sede. Un lugar que cuenta con canchas de fútbol al aire libre y techadas, voleibol, básquetbol, rugby, handball, hockey y patín artístico, además de sectores de recreación, como el de bowling. Justamente pegado a este lugar está el tinglado donde se juega a básquetbol y al voleibol, donde Componsan montó la cancha.

Pero tampoco fue ésta una práctica muy exigente, porque las canchas no son similares. La del Polideportivo está montada sobre un piso flotante, que absorbe más el impacto de la pelota y reduce el pique, tal cual la preferencia de los argentinos. En cambio, en Punto Sur, la base es rígida y por eso hubo que compensar la cancha para evitar un mayor rebote. El tema es que los tenistas sienten rápidamente las pequeñas diferencias y quieren jugar cuanto antes en la cancha definitiva.

Hasta ahora la mejor cara del equipo se vio en el tradicional fútbol-tenis, la estrella de las actividades en cancha. Ahí, Nalbandian-Acasuso son imbatibles. El tema es que, por ahora, el equipo para la final de la Davis tiene más fútbol que tenis.

Comentá la nota