"Equilibramos las cuentas pero no está consolidado"

El secretario de Economía hizo un balance de los 12 meses. Dijo que no puede descartarse que el Municipio vuelva a caer en déficit. Indicó que el impacto del impuestazo en la recaudación fue reducido.

Guillermo Mana llegó a la Secretaría de Economía después de que el impuestazo le provocara un daño profundo al gobierno de Juan Jure. Asumió en marzo, cuando la situación de su antecesor, Marcelo Terzo, se había hecho insostenible. Su misión era darle oxígeno a un área clave y, fundamentalmente, terminar con el déficit y con la deuda de 30 millones de pesos.

Hoy, Mana asegura que la pérdida que la Municipalidad sufría todos los meses se ha eliminado. "Sin embargo, ese equilibrio no está consolidado. No sería de extrañar que volvamos a tener déficit", dijo el funcionario.

El secretario de Economía hizo un balance de las cuentas estatales, a un año de la asunción de Jure.

-Este gobierno, en los primeros meses, sufrió un fuerte déficit y un importante endeudamiento. Por eso, terminó aplicando un aumento de impuestos que fue muy desgastante a nivel político. ¿Cómo estaban las cuentas y cómo están hoy?

-Las cuentas de la Municipalidad siguieron la evolución que ha ido teniendo la actividad económica en la ciudad. Ya en marzo del año pasado, a partir de la crisis del Gobierno nacional con el campo, se desaceleró la economía y, en términos relativos, el ingreso municipal por coparticipación y por Comercio e Industria, en términos relativos, es muy importante. Si la actividad económica cae, las cuentas municipales lo sienten rápidamente. El gobierno de Jure se inició justo en un momento de fuerte desaceleración económica que no ha terminado. Se puede haber frenado la caída pero todavía no aparece la recuperación económica. Hoy tenemos los mismos ingresos de hace un año. O sea, en términos relativos, la Municipalidad está recaudando un 20% menos. En un presupuesto de 200 millones, son 40 millones menos. Ese es el ajuste que hay que hacer.

-¿Las cuentas están equilibradas?

-Hoy podemos decir que desde hace un par de meses logramos el equilibrio. Eso no quiere decir que hayamos logrado revertir la situación de endeudamiento que habíamos arrastrado. Esa deuda continúa pero estamos logrando no aumentarla. Para nosotros es un hecho importante; quiere decir que si se mantiene es un problema manejable porque sabemos cuál es su magnitud. Hoy estamos mucho mejor en el sentido de que, por segundo mes, la deuda no ha crecido.

-Y usted dice que los ingresos y los egresos están equilibrados.

-Absolutamente. No estamos diciendo qué va a pasar hacia adelante. Es lo que hemos logrado en dos meses. Todavía tenemos que trabajar muchísimo para decir que hemos consolidado el equilibrio fiscal en la Municipalidad. No está consolidado. No es de extrañar que volvamos a caer en déficit.

-¿El equilibrio se dio por un ajuste de gastos o por ingresos extraordinarios que se produjeron en los últimos meses provenientes principalmente de empresas?

-Es una combinación. La primera instrucción del intendente es que tenemos que actuar sobre lo que controlamos directamente: los gastos. Entonces, recortamos el 30% los egresos. Lo segundo que está en marcha es todo este armado de la Fiscalía Tributaria, que llevó tiempo. Por otro lado, estamos diseñando la Policía Fiscal, que queremos tenerla en la calle lo más rápido posible. Mientras tanto, hemos ido profundizando algunos trabajos de cobro que estaban muy avanzados y que nos ha permitido recaudar 2,5 millones de pesos, algo que ha ayudado a lograr el equilibrio. Ese trabajo de recaudación está recién empezando.

-¿Se puede sostener esa recaudación extraordinaria?

-Tenemos que sostener un 10 por ciento más de los ingresos habituales que tiene la Municipalidad. Eso es un millón de pesos. Creo que se puede.

-Usted dice que la deuda se estabilizó...

-Perdón, en ese punto quiero hacer una aclaración: se estabilizó la deuda flotante, lo que se genera en el día a día. Lo que es deuda de obra pública, la hemos bajado bastante. En valores nominales la bajamos 5 millones de pesos.

-Uno de los conflictos centrales en los que intervino desde que asumió fue Gamsur. ¿En qué etapa se está con la empresa?

-Ahí estamos bien, aunque todavía en una situación de dificultad hacia adentro de la empresa. Todas los problemas los pudimos sobrellevar sin que el servicio se interrumpiera. Creo que fue acertada la decisión de hacernos cargo de la administración de la empresa. Ahora estamos tratando de acordar con los socios privados la compra de las acciones de parte de la Municipalidad. Estamos en esa negociación y va bien bien. Creemos que se va a solucionar en el corto plazo.

-Decía que se logró equilibrar las cuentas y que costó esfuerzo conseguirlo. ¿No es imprudente en ese contexto aumentar los sueldos en 500 mil pesos mensuales?

-Se puede contestar de muchas maneras esa pregunta. Primero, podemos decir que hay que atender el reclamo de la caída en el poder adquisitivo que ha tenido el salario. Una segunda parte de la respuesta es que es cierto que nuestra situación fiscal es débil pero nos parece que el reclamo, como era medido, era razonable que accediéramos. Se nos va a hacer complicado, difícil pero nuestra expectativa es que vamos a poder hacer frente a este aumento.

-Visto en perspectiva, ¿sirvió el impuestazo o generó más costo político que beneficio económico?

-Es difícil ser terminante. Sirvió para que entendamos que no podemos dejar atrasar las tasas municipales, que debemos ir acomodándolas todos los años de acuerdo a la inflación. Por otra parte, probablemente, si uno mide el impacto financiero, uno puede decir que no fue tan imporatnte. Son 500 mil pesos más por mes. Es un aumento del 50% respecto de lo que se cobraba. No tiene más impacto porque la tasa inmobiliaria representa el 10% de lo que recauda la Municipaliad. Se aumentó la recaudación pero tiene un impacto chico en términos generales.

Comentá la nota