La epidemia del dengue es frenada por las bajas temperaturas

Las autoridades nacionales reconocieron que el número de casos bajó durante las últimas semanas. Apuntaron que el freno se produjo también por la efectiva eliminación de los cacharros
El descenso de la temperatura y la toma de conciencia de la gente que empezó a limpiar los lugares donde se acumula agua y que favorecen a la reproducción del mosquito transmisor hicieron que la epidemia del dengue sufra un freno importante.

Graciela Ocaña, ministra de Salud de la Nación, habló sobre el tema y apuntó que "estas dos últimas semanas el número de nuevos casos tiende a la baja".

Al mismo tiempo, no quiso eludir la posibilidad de que la enfermedad vuelva el próximo verano, por lo que señaló: "No podemos predecir aún si habrá un brote el verano que viene, pero sabemos que hay que realizar un trabajo más profundo para evitar los criaderos de mosquitos, que trasmiten el virus".

En coincidencia, Claudio Zin, ministro de Salud de la Provincia, admitió que "el próximo verano podrían volver a crecer los casos de dengue".

"Es cierto que ahora están bajando los casos, pero es sólo porque tenemos días más frescos. En el Chaco, las acciones de descacharrado para eliminar al mosquito se hicieron de manera muy desordenada", criticó Rolando Núñez, miembro de la ONG Nelson Mandela, quien calculó los infectados por dengue en 40.000.

Por su parte, Ernesto Martínez, director del hospital San Juan Bautista de la capital de Catamarca, indicó que sólo están "detectando dos casos por día. Hace un mes, estábamos diagnosticando más de 150 diariamente".

"Esta epidemia se debió al descuido de las autoridades nacionales y de las provinciales que no hicieron la prevención necesaria. En mi provincia, no había ni un triste folleto sobre el dengue", acusó Núñez, al recordar sobre la realidad que alarmó al país hace pocas semanas y que ahora parece ir en franco descenso, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota