El EPEN comienza a llamar la atención política

No son pocos los políticos que comenzaron a observar con atención el desempeño y las políticas que lleva adelante el Ente Provincial de Energía. Se destaca el poder sindical en la conducción, y cuestiones como compras y contrataciones sin licitación.
En los corrillos políticos se evidencia –entre muchos otros temas- uno que va ganando de a poco la atención de sectores críticos hacia el actual gobierno de Jorge Sapag: el de la política que lleva adelante –casi con autonomía total, dicen- el Ente Provincial de Energía (EPEN).

No solo se menciona que el ente ("empresa pública" gusta denominarlo el gobierno) está prácticamente conducido por el gremio ATE, sino que se destacan aspectos que merecerían un foco de atención un poco más destacado, como por ejemplo las compras de combustible que se hacen por contratación directa, o la política de presión que actualmente se ejerce sobre las cooperativas.

Algo de esto se puede ver en un pedido de informe que han presentado en la Legislatura los diputados Daniel Baum, Carlos Sánchez y Horacio Rachid, para interrogar sobre los efectos reales que ha tenido en la provincia el decreto de emergencia energética.

Indican los legisladores los episodios que motivaron el dictado del decreto "mostraron la vulnerabilidad del servicio público de transporte de energía eléctrica por distribución troncal, concesionado al Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN)".

Se observa en particular que la norma establece que las obras se financiarán a través de planes federales, y que sin embargo, "el artículo 2º autoriza al EPEN a realizar compras y contrataciones urgentes e inmediatas", situación que implica la asignación de fondos provinciales.

Con mucha elegancia, los diputados sostienen que "conocer el monto y partida asignado nos daría un conocimiento más integral de cara al futuro de la emergencia declarada".

Comentá la nota