Epec comienza a romper calles para apurar las obras en el centro

Repotenciará las redes subterráneas a lo largo de la Colón y la Vélez Sársfield.
Epec inició el proceso para cambiar los conductores eléctricos subterráneos en baja tensión en 100 manzanas de Nueva Córdoba uno de los sectores con reiterados problemas en la prestación del servicio durante los períodos de alto consumo, inconvenientes que tuvieron su pico con prolongados cortes a mediados de febrero.

Los trabajos se complementarán con la repotenciación de la línea subterránea en media tensión (13,2 kilovoltios) que recorre 12 cuadras sobre la avenida Colón y otras 14 sobre Vélez Sársfield y Belgrano, obra que ya comenzó y requerirá la rotura de la carpeta asfáltica, con lo cual se afectará el tránsito vehicular en el centro de la ciudad.

“Todo forma parte del plan de inversiones que incluye la construcción de una nueva estación transformadora aquí al frente, para terminar de una vez con los problemas en el centro de Córdoba cada vez que hace mucho calor”, dice, desde su oficina ubicada en el sexto piso del edificio de calle Tablada el presidente de Epec, Daniel Bonetto.

Como si fueran bombones, el directivo guarda en una prolija caja de madera un trozo de grueso cable de cobre, forrado con papel bañado en aceite, incinerado en la infernal jornada del 18 de febrero, hecho que dio lugar a un apagón de 13 horas en el microcentro. “Este conductor tiene 30 años en servicio, es lo que empezamos a reemplazar”, contó.

El nuevo cable para alta tensión es mucho más simple y efectivo, según los técnicos de la empresa. En lugar de tres almas de cobre formadas por varios hilos de este metal y recubiertas por papel y plomo, posee un cuerpo de aluminio que aguanta el sobre calentamiento por alto consumo. El viejo cable de cobre y plomo no se quitará del lugar, sino que quedará como reserva.

En paralelo con este conductor se instalará una fibra óptica de 12 pelos que para el caso de una falla permitirá operar automáticamente las 10 cámaras subterráneas del sector que a la vez serán modernizadas con un sistema de celdas de media tensión denominado SP6. “Es algo que por primera vez se utilizará en Córdoba”, comentó el directivo.

El esquema tiende a aumentar la oferta de energía en la zona crítica y a enfrentar con mayor velocidad las fallas. En la actualidad, cuando se corta o quema un cable subterráneo Epec debe salir a rastrear con una máquina dónde ocurrió la falla.

Una vez detectada, hay que romper concreto y cavar un pozo para llegar al cable, y ahí proceder a la reparación artesanal. “Eso lleva mucho tiempo que son las horas en las que la gente queda a oscuras”, explicó Bonetto.

En los episodios del 18, el cable quemado estaba debajo del pavimento sobre el cual una obra en construcción había previamente descargado cuatro metros cúbicos de arena. “Hubo que sacar la arena, romper el asfalto, cavar y recién ahí empezar nuestra tarea propiamente dicha que es arreglar el cable”, dijo.

Para el titular de Epec lo más importante es que “no se trata de una promesa”. “Las empresas adjudicatarias ya están trabajando y por eso la gente puede ver zanjas en un sector de bulevar Perón y pronto las verá sobre la Olmos”, recalcó.

Otra empresa está llevando en paralelo con el río un cable subterráneo en alta tensión (132 kV) entre la estación transformadora Centro –zona de Perón y Olmos– y la futura ET La Tablada, que ejecutan las empresas Ítem-Estructuras a un costo total de casi 42,2 millones de pesos.

Zona plaza España. Junto con ello, hace 10 días, Epec llamó a licitación por 23,5 millones de pesos para cambiar los cables subterráneos en 100 manzanas de Nueva Córdoba.

La obra, financiada a través de un fideicomiso del Banco Nación, alcanzará al perímetro que circunda a la plaza España en el triángulo conformado por Ambrosio Olmos y Lugones al este, Illia y bulevar San Juan al norte y Vélez Sársfield al este.

Comentá la nota