Entusiasma poco a empresas y gremios el Pacto Social que propone el Gobierno

Cristina quiere sumar al campo. Tomada anticipó el regreso. El establishment propone discutir el modelo y los sindicatos se resisten a un techo en la negociación
Sin una agenda demasiado definida, el Gobierno aprovechó el encuentro previsto entre la UIA, la CGT y el Consejo Económico y Social de España (CESE) para recrear la idea del Pacto Social con el objetivo de encausar las negociaciones laborales, de cara a un 2009 crítico. Pero apenas resurgió esta posibilidad, los gremios y los empresarios comenzaron a poner reparos. La central que encabeza Hugo Moyano considera que sería un instrumento que intentará frenar los reclamos por aumentos salariales, en tanto que la dirigencia de la Unión Industrial Argentina (UIA), gran impulsora de este amplio consenso social, no sólo evitaría firmar un documento sin el aval de todos los actores sino que, por otro lado, duda de la seriedad con que sería planteada la propuesta por parte del Gobierno. Por otra parte, la idea de un acuerdo social vuelve a instalar la discusión salarial, algo de lo que el empresariado quiere evitar por los próximos meses.

“La idea de generar el encuentro con la CESE para revivir la experiencia española del Pacto de la Moncloa surgió de la UIA, en gran parte, para darle algún sentido al viaje. Pero fue lo que más le gustó al Gobierno de la gira y ahora se entusiasmaron”, manifestó a El Cronista una fuente allegada a los industriales que participan de la gira.

Es por ello que se subió al avión el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien participó ayer del encuentro con el CESE. Minutos antes de ingresar a la reunión, Tomada elogió el espacio generado allí y consideró que “un Consejo Económico Social amplio, con amplitud de representación, es posible en la Argentina” y que “el Gobierno mira esto con mucho interés”. A estas declaraciones, se sumaron las de la presidenta Cristina Fernández, quien destacó que quiere que “el campo se sume” al pacto.

El Gobierno se entusiasmó tanto con la idea que, ya de regreso en Buenos Aires, parte del Gabinete comenzará a trabajar en el tema. Fuentes oficiales precisaron que Tomada, la ministra de Producción, Débora Giorgi, y el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno, se reunirán hoy, por primera vez, para discutir de qué manera se fortalece el empleo en el país, en un contexto de fuerte crisis económica y de despidos a nivel mundial.

Dentro de la CGT, y muy cerca de Hugo Moyano, desconfían del empeño del Gobierno y los industriales en la idea de avanzar en un acuerdo similar al Consejo Económico Social español. En ese sentido su principal sospecha es que se intente utilizar ese instrumento para limitar los próximos aumentos salariales. “Es una idea a la que no nos oponemos, pero hay que conversar todavía bastante sobre lo que se puede acordar”, resumieron ayer desde el entorno del camionero. Según Moyano, el diálogo debería concentrarse en la discusión de herramientas para garantizar el empleo y la actividad, pero sin avanzar en materia de sueldos.

En materia salarial, fuentes empresarias aseguraron que durante el viaje el líder de la CGT se refirió al 19,5% de aumento acordado con Aerolíneas para sondear al Gobierno respecto de la pauta para este año. “Pero Cristina le recalcó que ese porcentaje es por 2008”, dijo el empresario. Desde su entorno lo negaron.

Los empresarios, en tanto, consideran que firmar un Pacto Social sería una buena alternativa para consensuar con los gremios herramientas para afrontar la crisis. Aunque –sostienen– no puede definirse de un momento a otro. Contra lo que creen los sindicatos, la UIA descarta que un consejo a la española pueda servir para establecer pautas salariales. “Eso debe discutirse sector por sector en paritarias”, afirmó un industrial. Los empresarios quieren evitar hablar de salarios hasta marzo y, en muchos casos, por los próximos seis meses.

Comentá la nota