Entrevista al licenciado Pedro Danielo

San Pedro (A).- Autores Jujeños, ya se preparan para el Bicentenario que cumplirá nuestra Patria, sabiendo de la tarea que ya está realizando una comisión que se esta conformando por profesionales, docentes, ambientalistas y un importante grupo de traductores entre otros en nuestra provincia, por tal motivo y para conocer mayores detalles sobre el mismo dialogó con esta agencia el licenciado Pedro Danielo.
Al preguntarle cómo surge un libro, consideró que “la vivencia, la memoria y el tiempo resultan los afluentes naturales para el nacimiento de un libro, sin olvidar que un impulso como la curiosidad o el breve razonamiento de una idea también pueden formar parte en este alumbramiento. De cualquier forma, en su desarrollo siempre terminan acunándose en brazos de la comprensión, el estimulo y tolerancia de muchos otros: familia, superiores, amigos o quienes simplemente te saben escuchar.

Respecto a consejos o sugerencias que puedan enriquecer a un escritor de lo local y lo regional, citó: “Héctor Tizón por ejemplo, muy bien decía que es la memoria la que escribe, que un escritor escribe fundamentalmente con el recuerdo, la nostalgia, siendo la memoria la que te lleva en definitiva a tener siempre en cuenta el lugar donde se vive”. En el caso de sus trabajos como “Un lugar en el mundo”, “Ideas y Fundamentos Contextualizados de la Capacitación Laboral Femenina”, “Municipio y Desarrollo local: El turismo como eje de participación social e identidad Regional”, “Conociendo en Clave de Ciencia”, nunca el contexto amplio de los fenómenos pierde de vista lo local y regional, sea para historiarlo o investigarlo y transmitirlo.

Sobre cómo alentar el estimulo hacia una expresión humana tan perdurable como la escritura entre las diversas experiencias de comunicación actual, opinó que “el estímulo del joven o del adulto hacia la escritura constituye, al mismo tiempo, el motor de la producción literaria regional, o como prefiero llamarla “nuestra manufactura literaria Local”. Llegar a él, no hablándole de la gran musa inspiradora que según Yeats se posaba solo sobre unos pocos y lejanos iluminados, sino convenciéndolos que cada hombre o mujer posee una parte de esa gran memoria histórica, y que ella convive con el escritor que hay en cada uno de nosotros.

No es necesario que quien escriba para los demás tenga vivencias personales, ya que sus abuelos, padres, vecinos, amigos y la sociedad en la que vive ya la han tenido. El sólo debe transcribirlas. Hacerle entender que hoy, nadie se atreve siquiera a pensar que escribir es parte de un fabuloso don genético o privilegio elitista, sino que se trata más bien de una destreza que se perfecciona día a día. También de no ser indignos de ella, ignorándola, desalentándola u ocultándola. Cuando se sabe que se la tiene en cualquier rama de las artes o las ciencias- y se la niega al aprecio o juicio de los demás. Bien decía Plinio el Joven: “no hay libro tan malo del que no pueda aprenderse algo nuevo”.

Finalmenrte, ante la celebración del Bicentenario y ante la posibilidad de que San Pedro cuente con un proyecto de promoción de la escritura y la cultura local y regional, dijo que se está poniendo en orden una nueva idea “Los Valles del San Francisco frente al Bicentenario”, se trata básicamente de un proyecto bibliográfico y cultural que incorpora diversas perspectivas de nuestra problemática departamental enfocado desde diferentes planos y contextos como por ejemplo sociales, económicas, culturales, ambientales, políticas, sanitarias y de salud con las que históricamente convivimos. Trata de ser el esfuerzo de un grupo de profesionales, instituciones y organizaciones quienes vamos a intentar materializarlo”, concluyó.

Comentá la nota