Entrevista a Gerardo Morales "El país necesita que la familia radical se una"

El presidente de la UCR y senador nacional reiteró ayer en Tres Arroyos que Cobos no podrá volver al partido mientras sea funcionario del gobierno nacional, si bien dijo que hay contactos con "el cobismo". Explicó a este diario que "la idea es cordializar a toda la familia radical". Sobre el diálogo con la Coalición Cívica y el Partido Socialista, sostuvo que la sociedad reclama que la oposición genere un proyecto nacional

El titular del radicalismo, Gerardo Morales, encabezó ayer en Tres Arroyos una reunión seccional e intervino en el cierre del encuentro regional agropecuario, que marcó la continuidad de intercambios similares con productores de diversas regiones de nuestro país. Acompañado por Daniel Salvador, presidente del Comité Provincia; Juan Pedro Tunessi, presidente del Concejo Deliberante de Bahía Blanca; y dirigentes locales, realizó posteriormente en este diario un amplio análisis sobre la búsqueda de fortalecimiento del partido y el diálogo para conformar un nuevo espacio en principio junto a la Coalición Cívica y el Partido Socialista.

En primer término, indicó que a partir de los encuentros agropecuarios se profundizó el conocimiento sobre las inquietudes del sector y "reforzamos nuestro compromiso con el campo". Entre los proyectos presentados en los últimos meses, mencionó la "ley de carnes, un programa de producción láctea y para regular la discrecionalidad de la ONCCA". Además destacó que "mejoramos la propuesta sobre retenciones que habíamos hecho cuando se trató la resolución 125 y presentamos una ley marco para establecer ámbitos formales para el diseño de política agropecuaria a mediano y largo plazo. Son iniciativas que han trabajado nuestros equipos técnicos, seguimos conservando una gran capacidad en materia de recursos humanos, es el aporte que hicimos y que ha surgido del debate con los productores".

Morales coincidió en que la labor desarrollada en el Congreso durante el presente año fortaleció al radicalismo, pero sumó otros factores que entiende son igualmente importantes. "Desde ya, el hecho más importante fue el debate por el conflicto del campo con el Gobierno en el Congreso -señaló-. El radicalismo sigue siendo la segunda fuerza y la capacidad legislativa que tiene ha hecho que la sociedad lo visualice". Enumeró otros debates de relevancia en el ámbito del Congreso y del mismo modo, mostró satisfacción por "la actitud de dirigentes que nos quedamos para preservar la identidad del radicalismo y ahora nuevamente abrir las puertas y convocar desde un lugar que hemos definido como partido opositor, pero trabajando decididamente en construir una alternativa".

Otra incidencia positiva, de acuerdo a sus apreciaciones, obedece a que "cumplamos 25 años de democracia y la sociedad argentina también vea- después que baja la espuma- lo que hicimos y revalorice el aporte de Raúl Alfonsín. Son todos elementos que nos ponen nuevamente en el centro de la escena".

Al ser consultado sobre la reforma previsional, recordó que "presentamos una propuesta de 125 artículos para hacer un cambio en serio y terminar con las AFJP, cuestión en la que creo ha habido consenso unánime en el Congreso". Cuestionó la celeridad en el tratamiento, por la trascendencia del tema y la poca cantidad de días para su evaluación, y advirtió: "El problema de la ley que se aprobó es su precariedad. Permite el manejo discrecional de 94.000 millones en activos y 15.000 millones frescos el año que viene para que tal vez atiendan situaciones de la crisis, pero también para que gasten en la próxima campaña electoral".

Un déficit

El acercamiento entre la UCR, la Coalición Cívica y el Partido Socialista tiene la mirada en 2011. "Estamos buscando una confluencia con miras a 2011, para generar una alternativa que gobierne el país, que sea previsible para la gente", argumentó.

Sin embargo, planteó que las elecciones del año próximo adquieren importancia porque "el Gobierno no cesa en la actitud de atropellar. Si tiene el número para impedir el debate, una oposición que unida representa más del 55 por ciento de los votos no puede formar parte de los consensos y las decisiones. Nos hace reflexionar sobre la necesidad de apurar los tiempos sin perjuicio de ir tranquilos, de generar una construcción que sea programática, con acuerdos básicos, mínimos, de partido a partido. Aspiramos a cambiar la composición del Congreso en 2009".

Percibe "expectativas de cambio", aunque como contrapartida "frente al Gobierno no hay nada todavía. Me parece que es un déficit nuestro, de la oposición, que no ha logrado no sólo articularse sino armar un proyecto nacional. La sociedad lo está reclamando y como partido nacional tenemos que atender ese reclamo".

En forma reciente, el presidente de la UCR tuvo la oportunidad de conversar con Raúl Alfonsín sobre los posibles acuerdos. "Para nosotros es central su opinión como referente máximo. Las precauciones que tiene son las de todos en cuanto al armado del frente nacional, que se sostenga en un programa, sea de partido a partido, que no sea personal. Alfonsín está de acuerdo con eso".

Con "el cobismo"

La imposibilidad que el vicepresidente Julio Cobos retorne mientras cumpla su función "es una posición ya institucional del partido". En tal sentido, señaló que "su responsabilidad es incompatible con el lugar donde se ha parado el partido y la construcción que pretendemos desde la oposición. Cuando él termine el mandato, en ese momento dialogaremos, eso no implica que no hayamos iniciado contactos con sectores de lo que denominamos ‘el cobismo’ y algunos otros que estuvieron en el espacio de la Concertación Plural. La idea es cordializar a toda la familia radical que está dispersa, el país necesita que la familia radical se una porque necesita un partido como el radicalismo, sólido, previsible, fuerte, respetuoso de la democracia, de las instituciones, republicano".

Comentá la nota