Entrevista exclusiva a Ricardo Alfonsín: "Que pretendan decir yo no hice lo que podría haber hecho, es no tener la menor información acerca de todas las cosas que hice"

El vicepresidente segundo de la cámara de diputados de la nación salió al cruce de quienes le endilgan no haber realizado todos los esfuerzos y gestiones que se supone están a su alcance para evitar la aprobación de la división territorial del distrito de Chascomús.
En treinta imperdibles minutos, Alfonsín respondió a todos los interrogantes planteados por este diario, siendo sus respuestas naturalmente lo más interesante, las que motivarán –imaginamos- todo tipo de conjeturas y análisis en ámbitos políticos lugareños, y en la población en general.

Por los motivos que son de público conocimiento, el nombre y apellido de Ricardo Alfonsín está en el primer plano del interés político de la ciudad. La concreción de la división del distrito derivó en reacciones vecinales que han sido reflejadas por los medios de prensa, con asambleas que se sucedieron en los últimos días, la última anoche. Alfonsín es el máximo referente del sector interno del radicalismo que gobierna Chascomús desde hace años. Su testimonio –máxime ahora, con los resultados del tema autonomía conocidos- era impostergable, al menos a criterio de este diario. El Imparcial entrevistó a uno de los vicepresidentes de la Cámara de Diputados de la Nación. Lo hizo el 24 de diciembre por la tarde, en el domicilio de un reconocido militante del Rapaca, y con la intendenta Denot como privilegiada testigo de la conversación, que estuvo enmarcada en el contenido de un editorial de este diario –de ese mismo día- en la que se señalaba (palabra más, palabra menos) que las principales responsabilidades por la división del distrito debían buscarse en la UCR de Chascomús.

El que sigue es el diálogo completo, sin interpretaciones y análisis de las respuestas del entrevistado, para lo cual habrá tiempo seguramente en sucesivas ediciones. Al mismo tiempo, adelantamos a nuestros lectores que la entrevista podrá ser escuchada mañana en FM Volver 95.3, en el programa "La Primera Mañana", que se emite de 7 a 10 horas.

E.I.: ¿Por qué no compartís nuestro editorial de hoy y qué impresiones te quedan luego de los hechos conocidos?

R.A.: Me parece que es arbitraria, que no se ajusta a la realidad, que se dicen cosas que no son ciertas… no digo que no se haya mentido, simplemente falta información. En cuanto a la segunda parte de tu pregunta, quiero decir que hemos peleado mucho por tratar de detener este proyecto, pero lograron la mayoría necesaria sumando los votos del FpV, los votos del PRO, algunos votos o la mayoría creo de la Coalición Cívica. A pesar de todo no logramos revertir el trabajo que había hecho Julio Alfonsín con otros legisladores con anterioridad.

E.I.: ¿A qué atribuís que este haya sido el resultado?

R.A.: Según me dijeron en su momento, cuando estaba el expediente en el senado había habido una instrucción (no me consta y no quiero dar nombres porque no me consta) del gobierno nacional para que se aprobara como consecuencia de la actitud que la intendenta había asumido con el conflicto con el campo.

E.I.: ¿Por qué creés que algunos te señalan a vos?

R.A.: No lo se. Cuando yo era legislador, Eduardo Sigal, actual funcionario del gobierno, era legislador y él tenía un proyecto y yo lo detuve cuando era legislador, y vino a la comisión de autonomía y le dije que yo no me iba a poner de acuerdo con ellos respecto de ese proyecto porque era algo que debía resolverse entre Chascomús y Lezama. Por qué ahora obtuvieron mayoría, habría que preguntarle a los legisladores del Frente para la Victoria, por que de más de sesenta distritos que reclaman su autonomía que se la den justamente a Lezama, a mí me llama la atención. Que pretendan decir yo no hice lo que podría haber hecho, es no tener la menor información acerca de todas las cosas que hice. No se, tal vez precisamente porque querían al radicalismo provocarle algún tipo de daño en términos electorales; tal vez porque la intendenta asumió una actitud yo creo valiente y coherente en relación al conflicto con el campo, esto es lo que me dijeron pero no me consta. Sería bueno que lo tuvieran en cuenta a la hora de analizar.

E.I.: ¿No pensás como planteamos en ese editorial que no compartís, que tal vez pudiste haber realizado una presencia mediática más activa oponiéndote a la división territorial?

R.A.: Vos no decís que hubo poca, si no que decís que no hubo presencia mía en los medios con este tema. Eso no es cierto, porque en varios canales de cable, pero muy pocas veces reconozco que de aire, he expresado mi opinión. Por radios, en La Plata… en varias oportunidades dije mi pensamiento sobre la autonomía, ahora yo no puedo ir a un programa nacional a hablar sobre lo que yo quiero. A algunos periodistas a los que conozco, les decía por qué no me preguntás sobre esto, y muchos a pesar de la confianza me decían que lo dejáramos de lado… Ni siquiera creo que hubiera sido bueno: yo tenía conversaciones sobre este tema a nivel nacional, y tenía que tener mucho cuidado y mucha prudencia con las cosas que decía por los medios, porque tal vez si yo decía cosas para quedar bien con Chascomús, en el fondo le estaba haciendo un mal a Chascomús, porque enojaba a los funcionarios que estaban conversando conmigo que me decían "tené prudencia y cuidado porque no va a salir", cosa que no cumplieron.

E.I.: ¿Tu declaración de algunos días previos a la aprobación del proyecto?

R.A.: En primer lugar el partido, la UCR, siempre dijo. Muchos de los que hoy están en una actitud que no me parece reprochable, en contra, deberían explicar por qué cambiaron. El partido radical dijo que esta era una cuestión que debíamos tratar alguna vez, los chascomunenses y los vecinos de Lezama. Cuando actúo en política trato de ponerme en el lugar del otro. Yo creo que la solución pasa por la modificación pasa por la modificación del régimen municipal que existe en la provincia, que es el más antiguo y el más conservador… Los propios legisladores (cosa que muchos de la Cofip saben porque se los he comentado) nos decían "dennos una salida, porque no podemos votar no a lo que ya votamos sí, por lo menos digan que están dispuestos a revisar los límites, y tal vez con eso podamos postergar el trámite parlamentario y hacer que pierda estado parlamentario". Mi propuesta siempre tuvo que ver con modificar el régimen municipal de la provincia.

E.I.: ¿Por qué la situación fue tan cambiante?

R.A.: No lo se, son preguntas que habría que hacerle a los diputados del Frente para la Victoria. Hay que recordar que incluso hubo una reunión de los vecinos de Chascomús con Caamaño en la que se dijo que iban a revisar con un dictamen nuevo, consultando a otras universidades. Lo que pasa es que Lezama presionaba porque perdía estado parlamentario. Entre las dos posiciones, primó la de Lezama. Habría que preguntarle a los que lo votaron. Yo hablé a nivel nacional, con Duhalde, con Felipe Solá, hablé con Mércuri. Hablé con todo el gabinete nacional… a la presidenta también le dije en la medida en que podía lo que estaba ocurriendo. Tampoco puedo yo decir públicamente lo que digo a alguien que me da una reunión privada, porque sería faltarle el respeto a ellos.

E.I.: ¿Cuándo te enterás de que esto se aprobaba?

R.A.: Me entero que estaba a punto de salir el día que nos enteramos que iba a salir por los dos tercios. Por eso que interpreten mi actitud prudente con una actitud de acuerdo con el oficialismo, me parece que es actuar como quien actúa diciendo las cosas simplemente porque son posibles pero sin verificar efectivamente si son ciertas, eso me parece muy injusto, y no lo digo por el editorial, si no por otra gente que lo dice. Me entero que va a salir el día que vamos a la reunión de La Plata, en la que junto con Juan Gobbi (quien quiero decir luchó como el que más para evitar esta aprobación), nos dicen que sale con los dos tercios. Nosotros creíamos que no lo teníamos y entonces le dijimos que lo saquen así y se hagan cargo de las consecuencias… Ahí entonces es que nos dicen si estaríamos dispuestos a revisar los límites pero reconocer que Lezama tiene derecho a la autonomía. Nosotros dijimos que no, que no podíamos reconocer eso. A pesar de esta actitud nuestra, en los diarios y en la televisión salió que nosotros habíamos firmado un acuerdo, incluso que yo estaba reunido a las diez de la noche con el gobernador, y yo estaba en Buenos Aires.

E.I.: ¿Dónde decís que salió eso?

R.A.: Salió en Cablevisión creo, a partir de que se decía allí, en la asamblea de La Plata.

E.I.: ¿Desmentís entonces que haya habido un acuerdo?

R.A.: Nosotros nos comprometimos a trasladar esa propuesta, aunque anticipamos que era difícil que se aceptara. Bueno, fue lo que hizo la intendenta: vino acá, trasladó, y la asamblea se opuso. Yo, para serte absolutamente franco, aunque esto no pueda resultar simpático, era de los que creía y se los dije a muchos dirigentes de la Cofip, "muchachos sale, rediscutamos los límites porque para mí sale". Dije: mejor que salga si va a salir, con cincuenta o sesenta mil hectáreas y no este proyecto. No tenía pruebas de que iba a salir, pero creía en ello. Desgraciadamente tenía razón, y no porque supiera nada o hubiera acordado nada, porque solamente alguien muy mal intencionado puede creer que mi apuesta sobre que creía que iba a salir tenía que ver con algún acuerdo. Tenía que ver con la información que poseía, porque había hablado con Felipe y me había dicho "quedate tranquilo que no está" y después llego a La Plata y los votos estaban; porque había hablado con Francisco De Narváez y me había dicho lo mismo y después eran catorce de quince que votaban; porque hablé con diputados del FpV que me dijeron que no iban a acompañar y después me dijeron que acompañaban…

E.I.: ¿Estás convencido de que se trató de una influencia del gobierno nacional?

R.A.: No se, yo digo lo que me dijeron a mí cuando estaba en el senado… un senador me lo dijo, varios senadores, varios del bloque y de la secretaría del senado. A mí no me consta lo que me dijeron, tal vez me decían algo así para liberarse de responsabilidades y no tener que decirme que no a mí. Me decían: "dicen que viene de arriba por sanción a la actitud", incluso me decían que este distrito ha sido bien tratado por el gobierno nacional, y les ha ofendido la actitud que tuvo en relación al conflicto del campo. No si es así, pero en todo caso hay que preguntarles a los senadores y diputados del FpV, del PRO y del peronismo por qué con los dictámenes en contra y la opinión de las reparticiones públicas en contra votaron en contra. Resulta que me preguntan a mí en lugar de ir a preguntarle a ellos.

E.I.: ¿Qué explicación das para los que recuerdan la carta de tu padre a Duhalde como parte de lo que podría definirse como un hilo conductor en toda esta historia?

R.A.: Esa carta hay que entenderla en un contexto… lo que nunca conoció Alfonsín fue este proyecto. Y yo tampoco nunca lo conocí, yo me enteré por los diarios que iba a salir con o sin despacho. Por los diarios me enteré, si no no hubiera salido, creo. Todo el partido decía. Yo he visto a intendentes cuando terminaban sus discursos decir viva Lezama autónoma. Hacé una tarea de investigación. Siempre el partido dijo eso.

E.I.: Cuando hablás de dirigentes que tienen que explicar por qué cambiaron de postura, ¿te referís a gente que hoy está en la Coalición Cívica?; ¿o a quiénes?

R.A.: No te puedo decir puntualmente, pero creo que algunos de ellos están en ese sector… creo que hay declaraciones en el diario La Nación del año noventa y pico; creo que hay declaraciones de uno de ellos cuando era autoridad en el partido, incluso en el Concejo diciendo que hay que discutir la autonomía de Lezama; creo que alguna vez se hizo una jornada. No soy un tipo que dice una cosa hoy y mañana otra. Cuando hice campaña para diputado provincial en Lezama, me preguntaron frente a las declaraciones de Chesini que yo no iba a presentar un proyecto de autonomía... aunque también dije que reconocía que era un derecho de los vecinos de Lezama… No se si era posible una división que no perjudicara a nadie, yo creo que no, que lo mejor era modificar el régimen municipal. Pienso que cuando algunos se enteren a que me refiero también se van a oponer. Pienso en un régimen como el que existe en Santa Fe, en Córdoba y en otras provincias. Yo creí que Julio iba a hacer eso

E.I.: ¿Te sentiste traicionado por Julio Alfonsín?

R.A.: Es una palabra muy fuerte. Yo nunca le pregunté a él, yo no hago esas preguntas. El tampoco nunca me dijo. Yo creo que no debía preguntarle, no se si él debía decirme. Lo que más me sorprendió es que cuando lo presentó yo no me enteré. Ni cuando salió con o sin despacho ni Juan Gobbi se enterara, eso es lo que más me sorprendió. Algunos dicen que he arreglado con Julio. Yo lo quiero mucho, pero no converso con él desde hace mucho tiempo. Me encontré en un acto el 30 de junio en homenaje a mi padre en el que intercambiamos un saludo y nada más. No estoy peleado con él, pero ni siquiera milita en nuestro espacio. Así que no digan cosas que no son ciertas, hay que tener más seriedad. No se puede decir algo simplemente porque es verosímil, porque se me ocurre que puede haber ocurrido. Hay que verificar si las cosas son así, por eso yo te agradezco que me hagas este reportaje porque me permite defenderme no de tu editorial si no de otras notas donde se hacen aseveraciones y no interpretaciones. Porque ahí queda claro que es una interpretación, los otros hacen aseveraciones, directamente dicen por ejemplo algunos que yo arreglé con el gobernador, con los diputados… cosa que es un disparate, y creo que son conscientes que no es cierto. Y si creen que es cierto será porque consideran en los demás su propia condición, ellos tal vez serían capaces de hacer algo así, yo no. Pero me parece que han utilizado este tema para tratar de sacar alguna ventaja electoral, y la sociedad los va a castigar.

E.I.: ¿Coincidís entonces en parte de ese editorial que te molestó, cuando dice que casi toda la dirigencia local se movió con hipocresía en el tema autonomía?

R.A.: Yo no diría hipocresía porque es una palabra también fuerte. En política uno no debe decir lo contrario de lo que piensa, lo que puede decir es callarse algo, tener reservas, ser prudente… yo no podía decir todo lo que hablaba con los funcionarios porque me iban a cerrar las puertas, me iban a decir "que voy a hablar con vos si después salís a decir lo que hablamos por otro lado". Creo que muchos que hablaban de la autonomía Lezama pensaban que algún día abandonaran esta idea de la autonomía. Eso no ocurrió ni iba a ocurrir. Le enseñan en la escuela eso de que están siendo desconocidos en su independencia… forma parte de la idiosincrasia del lezamense. Frente a esta situación, algunos tienen que decir cosas diferentes a las que decían antes, cuando no mentían, ganaban tiempo.

E.I.: ¿Cómo sigue el gobierno municipal, con este hecho consumado y con los problemas que tiene?

R.A.: La verdad es que gobernar se hizo muy difícil después del 2007. Nosotros teníamos seis concejales y quedamos con cuatro. Para mi gusto hubo una oposición obstructiva e irresponsable. Yo creo que tuvimos una situación parecida a la que pasó Alfonsín en la década del ochenta. Creo que es inmadurez y no mala intención. Una oposición absolutamente obstructiva que no se hacía cargo de las consecuencias. Incluso este tema hubiera sido mucho más fácil de defender si hubiéramos estado unidos y no cada fuerza tratando de sacar ventaja respecto de la otra. Algunos partidos políticos lo que han hecho es una verdadera vergüenza, algunos dirigentes de algunos partidos…

E.I.: ¿A quiénes te referís puntualmente?

R.A.: No me gusta personalizar… algunos partidos que tienen llegada y acceso a los medios… no solamente eso. Nosotros hasta el 2007 con tres diarios podríamos decir que mantenían una actitud algunos decían radical o filo radical, y uno que era opositor y antiradical como El Argentino. Después de 2007 todos los diarios no se transformaron en independientes, se pasaron a la oposición. Están vinculados, son dirigentes de partidos de la oposición. Probablemente actúan creyendo que son objetivos, yo creo que les falta objetividad. Así todo se hizo muy complejo: un partido político que estaba en crisis, fracturado hacia adentro. Se produjo la crisis internacional y nacional, empezó a caer la coparticipación… se hizo muy difícil gobernar. Este de la autonomía es un problema más que creo lo vamos a resolver, pero se hizo muy difícil gobernar. Incluso hubo uno y dos intentos de destitución. Yo se que fueron planificados, me consta porque me lo contaron las personas estuvieron presentes… con el tema de la sala de pediatría, la canallada esa… consiguió la intendenta una donación para los torneos juveniles y le hicieron una denuncia por lavado de dinero, ¿pero quién es capaz de hacer una cosa así?... Todos se unieron para complicar la gestión del radicalismo, pasándose de la raya como se pasó de la raya el justicialismo en la década del ochenta.

E.I.: ¿No hacés lo mismo que criticás en los otros cuando decís que te dijeron que el gobierno nacional estuvo detrás de la división, pero no te consta y no podés dar nombres?

R.A.: No es el mismo mecanismo porque no dicen que a ellos les consta. Ellos dicen que eso debe haber ocurrido, que eso hizo Ricardo Alfonsín. Si a mi me pidieran los que yo se que se reunieron para planear como hacían para generar alguna situación que pudiera justificar una comisión investigadora para destituir a la intendenta me lo piden que lo diga lo digo, yo lo digo. Yo digo porque se, porque me consta. Yo se que ellos mienten, pero por lo menos tengo la prudencia de no dar nombres. Ellos además de mentir dan nombres.

E.I.: En esa clasificación que has hecho de los diarios locales, ¿dónde ubicás a El Imparcial?

R.A.: Lo ubico en el orden nacional en el Frente para la Victoria. Lo ubico en el orden local ahora con alguna distancia con el vecinalismo, pero también tratando de sumar a algunos dirigentes que en alguna ocasión estuvieron en el vecinalismo. Y eso no me parece más en la medida en que se digan como son. Algunas cosas que han salido en tu diario me parece que no se ajustaban a a la realidad. Quizás cometíamos nosotros el error de no hacer las aclaraciones a tiempo, y ya cuando no llegás a tiempo con las aclaraciones ni vale la pena hacerlas.

Comentá la nota