ENTREVISTA A DOMINGO CAVALLO - “Recaudar destruyendo la rentabilidad es suicida”

El ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, publicó recientemente el libro “Estanflación. Cómo evitar un nuevo Rodrigazo y otros peligros...
El ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, publicó recientemente el libro “Estanflación. Cómo evitar un nuevo Rodrigazo y otros peligros de la economía kirchnerista”, en el cual advierte la necesidad de cambiar el rumbo de la economía.

El economista cordobés, en diálogo telefónico con LA MAÑANA, dijo que desde mediados de año hay inflación con recesión, lo cual seguirá durante 2009. Asimismo, consideró que es el mejor momento para que la administración kirchnerista sincere la inflación reprimida, caso contrario “es mayor el riesgo de un efecto resorte”.

Cavallo, quien reparte su tiempo en la actualización de su blog (www.cavallo.com.ar), en el dictado de conferencias en distintas ciudades del mundo y ofreciendo asesoramiento a empresas, afirmó que las medidas anunciadas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para hacer frente a la crisis son “virtualmente irrelevantes”. Asimismo, opinó que el gobierno debe modificar la política productiva y que la estrategia de “tratar de recaudar por la vía de destruir la rentabilidad y desalentar la inversión, e incluso el capital de trabajo de las actividades productivas, es suicida desde el punto de vista del crecimiento económico”. En ese sentido, planteó que se produjo un retroceso a las “etapas del proteccionismo setentista”.

- Acaba de presentar su libro “Estanflación”. ¿Argentina ya tiene inflación con recesión?

- Sí, ha estado en un proceso de estanflación desde mediados de este año y se proyecta ese escenario para 2009.

- El hecho de que los consumidores actúen con más prudencia, ¿acelera el proceso de estanflación?

- Eso más bien acelera el proceso recesivo. El problema inflacionario viene de la fuerte devaluación inicial del peso en el año 2002 y del riesgo que haya más devaluaciones ahora, en el futuro inmediato. También del hecho que hay inflación reprimida, es decir, muchos precios particularmente de los servicios públicos y agropecuarios están contenidos artificialmente por una combinación de controles de precios, retenciones y otros mecanismos que interfieren en el funcionamiento libre de los mercados.

- Hubo algunos retoques para sincerar el atraso tarifario y el año empieza con subas, ¿cree que continuarán?

- Este sería el mejor momento para sincerar la inflación reprimida, para liberar los precios y eliminar las retenciones porque los precios internacionales han bajado mucho, sobre todo los combustibles, la energía en general y los productos agropecuarios. En este momento, se puede eliminar la inflación reprimida sin un gran impacto en el nivel general de precios y sería mucho mejor que se produjera ese sinceramiento ahora y no en un futuro cuando haya presiones devaluatorias y pueda haber el riesgo de una espiralización mayor de la inflación.

- Pero el 2009 es un año electoral y el oficialismo buscará reducir los impactos negativos.

- Mientras más posterguen el sinceramiento de la inflación reprimida, es mayor el riesgo de un efecto resorte.

- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner realizó una serie de anuncios tendientes a paliar las consecuencias de la crisis, ¿cómo evalúa las medidas?

- Son virtualmente irrelevantes, salvo la eliminación de la tablita de Machinea que le da un poco más de ingresos a los sectores medios de los asalariados; el resto es sacar plata a los destinos que estaban destinados antes para aplicarlos a nuevos destinos, pero es simplemente un movimiento de los mismos fondos, no hay creación de nueva capacidad prestable.

- Si bien usted dijo que los Kirchner no lo escuchan, además de sincerar la inflación reprimida, ¿qué les sugeriría?

- Para eso he escrito el libro “Estanflación”. No se puede resumir en cinco renglones lo que está escrito en más de 200 páginas. Le recomiendo a los Kirchner y a quienes quieran conocer mi opinión, que lean el libro.

- En 2009 el país afronta importantes vencimientos de deudas (20 mil millones de dólares), pero no tenemos financiamiento ni relación con los organismos internacionales. ¿Cómo prevé ese escenario?

- Es un problema muy serio, pero estamos frente a ese escenario porque lo hemos buscado. Bastaría un cambio de actitud del gobierno para que pasemos a estar frente a un escenario diferente. Creo que si el gobierno hiciera un planteo lógico, de búsqueda de financiamiento para poder aplicar políticas contracíclicas y si se sincerara, por ejemplo, los índices del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), y eliminara la inflación reprimida conseguiría abrir nuevamente el crédito, por lo menos el de los organismos internacionales.

- Pero el gobierno va en sentido contrario a lo que usted plantea.

- Y cada vez es mayor el riesgo estanflacionario; el único que está en condiciones de remover o minimizar ese riesgo es el gobierno, pero no a través del camino que está siguiendo.

- ¿Qué opinión le merece la relación gobierno-sectores productivos?

- El gobierno debería cambiar integralmente su política respecto de todos los sectores productivos, y en particular del agropecuario. Esta estrategia de tratar de recaudar por la vía de destruir la rentabilidad y desalentar la inversión, e incluso el capital de trabajo de las actividades productivas, es suicida desde el punto de vista del crecimiento económico.

- ¿Cómo es esto en el mundo, cómo ven a la Argentina y qué análisis hacen?

- No miran mucho a la Argentina, porque no hace ningún esfuerzo para que le presten atención. Los pronósticos que hay afuera son como los que hay adentro; es decir, por falta de crédito, Argentina está peor preparada que cualquier otro país para enfrentar esta coyuntura recesiva que se da a nivel global.

- Sólo el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, resalta la política del gobierno kirchnerista y el único que nos presta.

- Chávez va a tener el mismo problema que tenemos nosotros, se queda sin fondos por la caída de los precios del petróleo y ha tenido políticas tan malas que le han hecho perder el crédito. Sin dudas, Argentina debería dejar de imitar a Venezuela y hacer un planteo serio ante los organismos multilaterales de crédito y, en ese caso, podría recuperar por lo menos el financiamiento de esos organismos.

- En ese sentido, algunos especialistas plantean el fortalecimiento de la relación con Brasil y que Argentina sea la Canadá de Estados Unidos. ¿Comparte la opinión?

- Más que ir detrás de Brasil, Argentina tendría que tomar la misma actitud de Brasil de búsqueda de una integración inteligente con el mundo, pero Argentina en lugar de avanzar hacia una economía más abierta y más integrada al mundo, está retrocediendo a las etapas del proteccionismo setentista. No creo que a Brasil le interese ir asociado con la Argentina, mientras tenga este proceso regresivo. El ex ministro (Luiz) Furlan acaba de decir que para Brasil, Argentina es una especie de contrapeso y creo que si Argentina no cambia de actitud en lo que hace a su relación, no sólo con Brasil sino con el mundo, va a ser difícil que lo tenga a Brasil de aliado.

- Planteó un retroceso de tres décadas, ¿cuánto tiempo estima que demandará la recuperación?

- Todo depende de la actitud de nuestra dirigencia. Si se reinstala en el país un clima de búsqueda genuina de soluciones, no de desconfianza hacia el mundo sino de apertura, la recuperación argentina puede ser muy rápida porque tenemos todos los recursos naturales y humanos para salir adelante.

- Finalmente, una pregunta obligada. ¿Por qué cree que en sus presentaciones se generan incidentes?

- Es gente mandada para generar esos disturbios, y cuando hacen eso producen una noticia para los medios, atrae la atención, lo único que persiguen es eso.

Comentá la nota