Entrevista de Agencia NOVA Germán Beltrano: “Bruera interpretó la demanda de la sociedad y, hasta ahora, está cumpliendo”

 	 Entrevista de Agencia NOVA Germán Beltrano: “Bruera interpretó la demanda de la sociedad y, hasta ahora, está cumpliendo”
LA PLATA-BUENOS AIRES, Marzo 22 (Agencia NOVA) Germán Beltrano es el referente político de la agrupación Conciencia Social. Desde el año 2004 se desempeña como secretario de Oscar Parrilli, el secretario general de la Presidencia de la Nación.
Este año aspira a ingresar al Concejo Deliberante acompañando al bruerismo, a cuya gestión califica de “muy positiva”.

“El intendente Pablo Bruera ha sabido interpretar la demanda social”, señala. De este y otros temas -como el conflicto con el campo, el adelantamiento de las elecciones y la nueva Ley de Radiodifusión- Germán Beltrano dialogó en esta entrevista con Agencia NOVA.

- En el orden local, ¿cómo ve el armado del bruerismo de cara a las próximas elecciones y la futura confección de las listas?

- Creo que el análisis del bruerismo tiene que ir atado a la gestión de gobierno, que me parece que es altamente positiva. Tiene una aceptación acorde a la gestión que se está llevando. En poco tiempo, se están haciendo muchas cosas. Se están notando los cambios, después de 16 años de un gobierno que quizás durante los últimos tiempos de gestión no colmó las expectativas de los vecinos. Me parece que Bruera interpretó esa demanda de la sociedad y, hasta el momento, está cumpliendo, con resultados exitosos, esas demandas de los vecinos. Califico a la gestión como muy buena. Fue muy positivo el hecho de que todo el peronismo, la gran mayoría de la dirigencia política de La Plata, haya comprendido hacia dónde va la gestión y la conducción política. Dimos un ejemplo desde La Plata de la madurez de la discusión en cuanto a qué rumbo debía tomar el justicialismo. Se armó una lista con diferentes actores, muy heterogénea, con nombres y caras nuevas que están acompañando la gestión del intendente. Insisto con la cuestión del ejemplo, porque quizás fuimos uno de los pocos distritos en donde hubo una discusión madura, adulta. Se volvió a poner en funcionamiento el PJ, lo que era una deuda. Así, que, en líneas generales, me parece que lo político está funcionando bien y la gestión de gobierno me parece que es muy positiva.

- ¿Cuáles serían las materias pendientes de esta administración municipal?

- Es una cuestión de tiempo, pero se va en dirección a eso. El intendente Pablo Bruera ha interpretado muy bien las demandas de la gente y, a corto plazo, me parece que eso ha sido muy efectivo, y a largo plazo también.

- En algunos sectores críticos de la administración bruerista se habla de que el intendente propuso la elección de los delegados municipales por parte de los vecinos pero eso no se ha cumplido. ¿Qué opinión le merece?

- Insisto, es una cuestión de tiempo. Es un tema que, en lo personal, desconozco. Pero creo que son temas de agenda que se van a ir discutiendo.

- ¿Usted estaría de acuerdo en que los vecinos pudieran elegir a los delegados?

- Creo que todo lo que pueda hacer partícipe a la gente es positivo. Tenemos el ejemplo de lo que es el Presupuesto Participativo, un ejemplo claro de cómo se le ha dado participación al vecino con respecto a dónde se deben destinar los recursos, porque nadie mejor que el vecino conoce las necesidades del barrio. Y a eso se le ha dado una oportunidad democrática, amplia, de debate, donde el vecino pueda elegir el destino de los recursos. Para eso paga sus tasas municipales. Y el Municipio, de alguna manera, ha hecho partícipe a toda la ciudadanía mediante el Presupuesto Participativo. Ese es un gran paso.

- Otra de las objeciones a la administración municipal tiene que ver con el transporte urbano de pasajeros. Se dice que no ha cambiado mucho la situación en el sentido de que la gente viaja mal o no están claros los recorridos. ¿Qué opinión le merece?

- Se han puesto en funcionamiento unidades, hay más y se han mejorado. No olvidemos que vamos casi un año y pico de gestión, y a veces los problemas no se pueden resolver en un 100 por ciento. Creo que se han dado pasos muy positivos, se han comprado unidades nuevas, se han colocado los GPS para controlar los recorridos. Insisto en esta idea central: se va en camino de la resolución de los problemas. Todo necesita un tiempo. No podemos juzgar una gestión completamente a un año y medio de estar sentada en el sillón municipal.

- ¿Y el problema del tránsito, otra de las críticas?

- Creo que se ha dado un paso novedoso, que es la cuestión del estacionamiento vía sms. Eso ha ordenado y ha hecho la circulación un poco más dinámica. Hoy es posible encontrar lugar para estacionar en el centro. Se ha desplazado un poco hacia la periferia el vecino que viene a trabajar al centro de La Plata. Porque eso era quizás lo problemático: el empleado que venía a trabajar y dejaba el auto estacionado 8, 9, 10 horas, y eso hacía que por ahí a la persona que estaba de paso en el casco urbano se le hiciera imposible estacionar. Me parece que es una medida novedosa, inédita, creo que es un ejemplo para el resto de los municipios. Es un paso positivo en la resolución de problemas de fondo, y que no solamente afectan a la ciudad de La Plata. El tema del tránsito es nacional. Pero todos están haciendo aportes para llegar a una solución definitiva.

- En cuanto a lo electoral, se habla de que el bruerismo podría llevar dos listas de concejales. Una que sería peronista-kirchnerista, adherida a la lista del gobierno nacional, y la otra que sería del Frente Renovador Platense, que estaría integrada por aliados del intendente, como ARI Disidente, socialistas, Polo Social y otros sectores, con el fundamento de que el intendente necesita un Concejo Deliberante fuerte. ¿Su agrupación cómo se ubicaría en ese esquema electoral?

- Mi figura está emparentada con la gestión del gobierno nacional. Venimos trabajando allí desde el año 2004, vía convocatoria de Néstor Kirchner. Y en la cuestión política, creo que hay un mérito en la medida de que tomó la Presidenta de adelantar las elecciones: debemos comprender cuáles son los mensajes que vienen detrás, que significan no descuidar la cuestión electoral, que es lo que permite posicionarse y darle continuidad a la gestión, pero prestando especial atención en no descuidar la gestión. Las discusiones políticas y de espacio es sano que se den en los senos de los espacios políticos. Y lo que veo en la cuestión local es un interés centrado en la gestión, lo cual me parece bien. Cuando venga el momento de discutir las cuestiones electorales, así se hará. En lo particular, me parece que es bueno que el intendente busque el fortalecimiento de su gobierno en el Concejo Deliberante, todos hemos trabajado en función de eso y queremos la continuidad de esta línea de trabajo. Y lo demás son especulaciones que se verán en su momento, uno no pude saber cuáles van a ser los posicionamientos. Hasta ahora, lo que queda claro es que el intendente Bruera ha venido trabajando en total sintonía con el gobierno nacional y el provincial, y estoy completamente seguro de que va a seguir en esa línea.

- ¿Cómo ve las críticas de la oposición que señalan una cierta falta de identidad peronista en el intendente?

- No creo que sea tan así. Si vamos a los hechos, el actual intendente es presidente del PJ, y casi el 90 por ciento, o todo el peronismo de la ciudad de La Plata, está encolumnado detrás de su proyecto. Aquellos que se llaman peronistas disidentes, en mi carácter, no son peronistas; si no, hubieran dado la discusión dentro de lo que fue una instancia de internas. Convengamos que logró presentarse solamente una lista, el resto no reunía los requisitos legales como para presentarse, pero hubo una oportunidad y una apertura democrática a la instancia de elecciones internas: se presentaron las listas y hubo una que reunía todas las condiciones legales, y hoy es la que conduce el PJ de la ciudad de la Plata con el intendente Pablo Bruera a la cabeza.

- Pasando al orden nacional, ¿qué opinión le merece el anuncio de la Presidenta de coparticipar el 30 por ciento de las retenciones a la soja?

- Es una medida que apunta a fortalecer el federalismo. Los sectores de la oposición y del campo insisten siempre sobre la calidad institucional y el federalismo. Y esto es una muestra de eso. Ahora el campo se tendrá que plantear que esos recursos van a ir directamente a los municipios y a los gobiernos provinciales, que serán los encargados de distribuirlos y hacerlos llegar en obras de infraestructura, que son hasta demandas efectivas de los sectores del campo. Hoy la pelea está teñida netamente de una cuestión política., entonces eso no permite reconocer las buenas medidas que se están tomando. Creo que los dirigentes del campo están plenamente en un proceso electoral, anotados en esa carrera.

- ¿Y respecto de las criticas que señalan esta medida como electoralista, a pocos meses de las elecciones?

- A nosotros no se nos puede acusar de eso porque, quizás desde el ‘83 hasta acá, fuimos el gobierno que más ha invertido en obra pública: viviendas, caminos rutas, puentes, represas. Si se hace un recuento desde el 2003 hasta acá, este es el gobierno que más ha invertido en obra pública: es su caballo de batalla, el esquema central de un Estado que cree y apuesta a la obra pública como generadora de empleo. Hemos hecho viviendas como ningún otro gobierno, así que no nos pueden acusar de tomar una medida oportunista porque son medidas que se han tomado desde el 2003 hasta acá.

- ¿Cómo ve el desarrollo del conflicto agropecuario teniendo en cuenta las diferencias insalvables del Gobierno y el campo respecto de las retenciones a la soja?

- La resolución del conflicto depende de la vocación de diálogo que tengan los sectores del campo. Nosotros hemos abierto instancias de todo tipo. Hay una mesa de diálogo con los ministros (de Interior, Florencio) Randazzo, (de Producción, Débora) Giorgi, y el secretario (de Agricultura, Carlos) Cheppi, que se reúnen una vez por semana. Esos son los ámbitos de discusiones. Cuando quisieron llevar las discusiones, con todo su derecho, al ámbito del Parlamento, nosotros hemos también discutido en ese ámbito y hemos sentado nuestra postura. Lógicamente, con nuestra mayoría, ganada de acuerdo a los actos eleccionarios, en el marco de la institucionalidad, y hemos hecho valer nuestra postura legítima y democráticamente. Me parece un despropósito estar extorsionando o condicionando la discusión en el Parlamento mediante los cortes de ruta. Ellos demandan constitucionalidad, nosotros estamos de acuerdo y llevamos el tema a los ámbitos de discusión: la mesa de diálogo semanal y el Parlamento. Y la verdad que ellos no han hecho nada como para que las negociaciones prosperen. Las puertas están abiertas y las tienen que aprovechar ellos.

- ¿Pero favorece a la institucionalidad que los diputados del oficialismo hayan decidido no dar quórum para tratar la baja de las retenciones?

- Cuando nosotros quisimos discutir, con total potestad del Ejecutivo, el adelantamiento de las elecciones, ellos tampoco bajaron a dar la discusión. En definitiva, son herramientas constitucionales, legítimas. Pero yo creo que desde los medios de comunicación no se mide con la misma vara cuando esas herramientas las utiliza el oficialismo que cuando las utiliza la oposición. Cuando (el jefe de Gobierno porteño, Mauricio) Macri adelantó las elecciones, no escuché una sola crítica. Cuando la oposición no bajó a dar quórum para la discusión de adelantamiento de las elecciones, no escuché una sola crítica. Entonces, no me parece una postura ecuánime de ciertos sectores de la oposición o ciertos sectores de los medios de comunicación con relación a las conductas adoptadas por el Ejecutivo y las de la oposición.

- ¿Qué ve de positivo en el anteproyecto de la nueva Ley de Radiodifusión?

- Tenemos que partir de la base de que la actual es una ley nacida en un gobierno de facto. Creo que, desde este reclamo de institucionalidad que nosotros pregonamos siempre, cuando se hablaba de democratizar, es momento también de democratizar los medios de comunicación: que todas las organizaciones y todo el mundo tenga acceso a los medios, que no sean solamente controlados por los monopolios. Eso es sano, democrático, me parece que no puede haber ningún dirigente político, ningún sector político en su sano juicio que se pueda oponer a una medida de esta característica. Acá hay que sacarnos la careta, dar el debate: no puede ser que, por un oportunismo político, como pasa con la oposición, estén completamente en desacuerdo con una medida que favorece a toda la sociedad argentina. El libre acceso a la información y a los medios de comunicación tiene que ser para todos, no solamente para unos pocos. Creo que, básicamente, es una medida en un 100 por ciento positiva para el desarrollo y el crecimiento del país, para el acceso a la educación. Es una medida que va a agregarle valor a la sociedad argentina. La clase política debe dar una discusión seria: sacarnos las caretas y dejar de teñir el tema de un contenido político. (www.agencianova.com)

Comentá la nota