Entregaron a sus propietarios 21 viviendas del Plan Federal I en el barrio La Movediza

Luego de muchos contratiempos, un nuevo grupo de casas de la primera etapa del Plan Federal de Viviendas I fue entregado ayer. Se trata de 21 casas de un total de 139, de las cuales hace unos meses los moradores tomaron posesión de las 12 primeras. Se espera que en unos 40 días se habilite otra tanda.
En medio de un panorama económico pesimista y mientras el obrador de la segunda tanda de 200 viviendas del Plan Federal I sigue parado por falta de pago de parte de Nación y con ochenta trabajadores cesanteados, 21 familias de Tandil vivieron en la mañana de ayer un momento que jamás olvidarán. Es porque recibieron las llaves y los documentos que acreditan que a partir de ese momento, ya tienen casa propia.

Son parte de las 139 casas del Plan Federal de Viviendas I, de las que ya fueron entregadas 12 y aún restan 106. Los momentos emotivos embargaron a todos los presentes, incluso, a los funcionarios, ya que a lo largo de los meses se han visto involucrados en gestiones para la continuidad de la obra, cuando los tiempos de la gente no coincidían con los de las cuestiones económicas, haciendo que los plazos se extendieran más de lo deseado.

Momentos de emoción

De esa manera fue que se gestionó ante las autoridades del Estado, las entregas parciales de las viviendas, modalidad que por lo general no es aplicada a este tipo de planes. Así, llegó el día y La Movediza fue testigo del sueño cumplido de muchos.

Con la presencia del intendente Miguel Lunghi; el secretario de Obras Públicas, Mario Civalleri; el secretario de Desarrollo Social, Julio Elichiribehety, y concejales del oficialismo, se entregaron las llaves y documentación de cada una de las viviendas.

Para el ingeniero Civalleri, “compartimos la alegría de la gente, porque hemos compartido juntos muchos viajes a La Plata cuando hubo problemas con los pagos y hoy es un día muy importante para todo ellos y, por supuesto, para nosotros”.

“Esto les cambia la vida. De pagar alquileres de entre 600, 700 y 800 pesos, ahora pagan por su casa una cuota muy baja y podrán destinar el resto del dinero a su propio hogar, lo que es muy importante”, expresó.

La casa propia

Por su parte, Julio Elichiribehety sostuvo que la entrega de estas 21 viviendas es muy importante. “Esto venía con mucha demora y eso puso muy mal a mucha gente, por lo que la Provincia aceptó que se entregaran por etapas, debía inaugurarse con red pero tendrán pozo, que deberá hacer el propietario, el Municipio puso los postigones de las viviendas y de esta manera, se concreta esta entrega hoy con la esperanza de entregar otras 25 dentro de 30 ó 45 días”.

Agregó que “esto es una enorme felicidad para esta gente y muchos de ellos son los que nos acompañaron a La Plata cuando sintieron que se les esfumaba el sueño de sus vidas, el de la casa propia. Realmente es un hecho emotivo, muchos imaginaban estas fiestas en la casa propia y así será para algunos de ellos y si Dios quiere, poco a poco, se irán entregando las que faltan”.

Expresó que “los que tenemos la suerte de tener una vivienda, a veces no podemos apreciar la magnitud de lo que significa no tener una casa propia, no tener esa seguridad, un techo y vivir ante la incertidumbre de poder pagar un alquiler”.

Para finalizar, hizo mención a las obras que se encuentran con los trabajos paralizados. “La gente ve que el horizonte se les corre, que no lo pueden alcanzar cuando pasan estas cosas y a eso debemos sumar que quedaron 80 trabajadores suspendidos”.

En ese sentido, Elichiribehety destacó que “hace 24 horas que la presidenta lanzó un plan de obras públicas de 71 mil millones y tenemos paralizado un plan de viviendas porque no le pagan los certificados a la empresa constructora. Realmente es un contrasentido, pero miremos la parte positiva y compartamos la alegría de los vecinos”.

“Ahora, es otra cosa...”

Belquis Sosa González y Carlos Adolfo tienen dos niños de cuatro y seis años. Son los flamantes propietarios de una de las viviendas que fueron entregadas ayer. “Ahora es otra cosa. Hace mucho tiempo que esperábamos esto, tener las llaves de nuestra casa para poder tener un lugar propio, un espacio nuestro y de esa manera, pensar en progresar”, comenzó diciendo emocionada Belquis, quien no veía la hora de traer sus cosas y empezar ya la nueva vida, bajo la atenta mirada de su compañero, también emocionado.

Comentá la nota