Entregarán 200 viviendas nuevas en enero y febrero

La intención es concretar los actos en los próximos 60 días. El Gobierno provincial espera entregar 4000 casas en este 2010 y reconvertir todos los ranchos existentes en la Provincia.

El Gobierno provincial espera comenzar el 2010 con una masiva entrega de viviendas en diferentes partes del territorio riojano.

La información fue confirmada a NUEVA RIOJA desde el Ministerio de Infraestructura de la Provincia, en donde aclararon que se trata de unidades habitacionales que se encuentran en su última etapa de construcción y que deberían estar culminadas en los próximos 60 días.

Por el momento no hay precisiones de en qué lugares se realizarán las entregas, porque esta definición dependerá del ritmo de las diferentes obras, aunque está confirmado que una gran parte corresponderá a la Capital riojana.

La semana pasada el gobernador Luis Beder Herrera adelantó que la intención de su administración era concretar la entrega de 4000 viviendas en todo el año 2010.

"Para poder alcanzar esa cifra deberíamos concretar una entrega mensual", dijo el mandatario provincial durante la entrega de viviendas realizadas en la zona Sur de la ciudad Capital.

Herrera recordó que en diciembre pasado se concretó la entrega de 1000 nuevas unidades habitacionales.

Cabe destacar que en todos los casos el Gobierno contabiliza la entrega de nuevas viviendas y la política de erradicación de ranchos que viene realizando desde hace varios meses.

Las viviendas son desarrolladas con financiamiento nacional, pero en algunos casos el Gobierno provincial también le realiza sus aportes financieros.

Pagos

Por otra parte, desde el Gobierno se remarcó que en los últimos meses hubo un gran avance en el pago de los certificados de obras concretados por las empresas constructoras.

La Casa de las Tejas ya canceló los certificados de obra correspondientes a los últimos cuatro meses, quedando pendientes únicamente los que se realizaron en el pasado mes de diciembre.

Sin embargo, lo que todavía no se definió es la situación de la reactualización de los precios de las obras públicas.

Muchas empresas constructoras reclaman que cobran por obras licitadas hace más de dos años y que los insumos de las obras desarrolladas se modificaron sustancialmente en ese plazo de tiempo.

Mientras que desde el Gobierno se insiste en las constantes gestiones que se concretan para lograr que la Nación pague los certificados que tienen pendientes con las diferentes empresas que ganan las licitaciones de las obras públicas.

Comentá la nota