Entregarán la Tarjeta Social a siete mil familias para comprar alimentos

Reemplazará a los bolsones de mercaderías y llegará a 100 mil beneficiarios de toda la provincia para que consuman en los súper y los comercios los 52 pesos de créditos que son intransferibles
Siete mil be­ne­fi­cia­rios del bol­són ali­men­ta­rio en Río Cuar­to y un to­tal de 100 mil cor­do­be­ses en to­da la Pro­vin­cia re­ci­bi­rán una tar­je­ta de cré­di­to so­cial que sus­ti­tui­rá a los mó­du­los asis­ten­cia­les y po­dría mar­car un pun­to de in­fle­xión en la po­lí­ti­ca que es­tu­vo con­di­cio­na­da por las du­das so­bre el clien­te­lis­mo y las dis­pu­tas par­ti­da­rias.

Des­de el go­bier­no pro­vin­cial con­fían en que en no­viem­bre co­men­za­rá a im­ple­men­tar­se el sis­te­ma en to­das las lo­ca­li­da­des que aún no se su­ma­ron a la pro­pues­ta.

"Es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra ini­ciar el mes que vie­ne. Cree­mos que se pue­de lle­gar con los tiem­pos y per­mi­tir la in­for­ma­ción de los be­ne­fi­cia­rios. Es­te plan de tar­je­ta mag­né­ti­ca cum­plió exi­to­sa­men­te la faz de ex­pe­ri­men­ta­ción en 15 pue­blos y ciu­da­des y la Pro­vin­cia ha de­ci­di­do en­viar los plás­ti­cos pa­ra que el res­to de los mu­ni­ci­pios, y en par­ti­cu­lar el de Río Cuar­to, ini­cien la dis­tri­bu­ción se­gún el pa­drón apro­ba­do", des­ta­có Héc­tor Bo­nis­con­ti, res­pon­sa­ble de la de­le­ga­ción lo­cal del mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial.

El lis­ta­do ori­gi­nal de quie­nes re­ci­ben la asis­ten­cia se ha­bría re­du­ci­do en­tre un 10 y 15 por cien­to del ac­tual por­que el ins­crip­to per­ci­be una re­mu­ne­ra­ción su­pe­rior a los 1.100 pe­sos –in­di­ca­dor que de­fi­ne la lí­nea de po­bre­za-, no tie­ne hi­jos a car­go ó in­cum­ple al­gu­nos re­qui­si­tos im­pues­tos pa­ra la ad­he­sión.

La tar­je­ta so­cial per­mi­ti­rá la com­pra di­rec­ta de ver­du­ras, ali­men­tos no pe­re­ce­de­ros, car­ne, pan y pro­duc­tos de lim­pie­za en los co­mer­cios ad­he­ri­dos a la em­pre­sa pres­ta­ta­ria del ser­vi­cio. "En nin­gún ca­so po­drán ad­qui­rir ci­ga­rri­llos, al­co­hol u otras mer­ca­de­rías no in­clui­das en el pro­gra­ma", ase­gu­ró.

Controles sin excepciones

La prin­ci­pal du­da ra­di­ca so­bre los me­ca­nis­mos de con­tro­les pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les pa­ra evi­tar que los co­mer­cian­tes acep­ten "ex­cep­cio­nes" a la nor­ma. La san­ción pa­ra quie­nes sean ad­ver­ti­dos en una irre­gu­la­ri­dad pue­de lle­gar a la ex­pul­sión de­fi­ni­ti­va del gru­po de ofe­ren­tes.

"Ne­ce­si­ta­mos que los pro­pie­ta­rios nos ayu­den en es­te pro­ce­so in­no­va­dor por­que el fin prin­ci­pal es que el apor­te se use en be­ne­fi­cio del in­te­rés ali­men­ta­rio de las fa­mi­lias", se­ña­ló.

En la ciu­dad ya con­fir­ma­ron su con­for­mi­dad los su­per­mer­ca­dos, hi­per­mer­ca­dos y al­gu­nos lo­ca­les de dis­tri­bu­ción mi­no­ris­ta y ma­yo­ris­ta.

Des­de la Pro­vin­cia ase­gu­ran que no hay res­tric­cio­nes pa­ra que los pe­que­ños co­mer­cios se su­men. "So­lo se de­be cum­plir con el re­qui­si­to de con­tar con sis­te­ma Post­net", in­di­ca­ron.

Lo deben consumir en un mes

La tar­je­ta ten­drá un cré­di­to de 52 pe­sos pa­ra con­su­mir en un mes, una ci­fra que apa­re­ce co­mo un me­ro pa­lia­ti­vo en vir­tud de los cos­tos de pro­duc­tos en gón­do­las y el im­pac­to in­fla­cio­na­rio. Bo­nis­con­ti ad­mi­tió que "52 pe­sos pue­de pa­re­cer po­co", aun­que eva­luó que "hay que pen­sar que es so­lo un plan más y no la so­lu­ción ali­men­ta­ria de­fi­ni­ti­va".

"Exis­ten mu­chas otras al­ter­na­ti­vas de con­ten­ción so­cial que lle­gan a di­fe­ren­tes sec­to­res vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción. Con es­ta op­ción, la gen­te va a com­prar lo que ne­ce­si­ta y cuan­do lo ne­ce­si­ta. Es­te sis­te­ma ter­mi­na con las dis­pu­tas po­lí­ti­cas ó clien­te­lis­tas y le otor­ga dig­ni­dad a la fa­mi­lia que de­ci­de por sí mis­ma", in­di­có.

El uso

Có­mo el mon­to no es acu­mu­la­ti­vo, si la per­so­na no uti­li­za la to­ta­li­dad per­de­rá el fon­do sin gas­tar.

La tar­je­ta no per­mi­te ha­cer ex­trac­cio­nes de di­ne­ro en efec­ti­vo, no tie­ne ca­rác­ter ban­ca­rio y si el gas­to ex­ce­de el to­pe de cré­di­to el usua­rio de­be­rá pa­gar el res­to del cos­to.

El plás­ti­co tie­ne un ca­rác­ter in­trans­fe­ri­ble y pa­ra su con­trol se co­lo­ca el nom­bre y nú­me­ro de do­cu­men­to que de­be­rá ser co­rro­bo­ra­do por los ca­je­ros en los co­mer­cios ha­bi­li­ta­dos.

La re­car­ga men­sual se­rá in­for­ma­da pre­via­men­te se­gún un cro­no­gra­ma que de­fi­ni­rá la Pro­vin­cia. Quien no uti­li­ce la tar­je­ta du­ran­te un pe­rio­do má­xi­mo de tres me­ses de­fi­ni­rá la ba­ja au­to­má­ti­ca de la pres­ta­ción.

Comentá la nota