"No entregamos ni armas ni dinero a otros países"

Cano dijo admirar a Chávez y que las FARC no dieron fondos a Correa
BOGOTA ( El Tiempo /GDA).- A punto de iniciarse una nueva campaña electoral, y en medio de tensiones con Venezuela y Ecuador, el máximo comandante de las FARC, Alfonso Cano, contestó vía Internet un cuestionario de la revista Cambio . Rompió así el silencio que mantenía desde la muerte, hace algo más de un año, de Manuel "Tirofijo" Marulanda, que lo convirtió en su sucesor.

-Después de que Uribe suspendió la mediación del presidente Chávez en la liberación de secuestrados, ¿las FARC han seguido teniendo contactos con el gobierno venezolano?

-No. Retirado el presidente Chávez como facilitador de ese proceso, cesaron nuestras conversaciones, pero nuestra admiración por los objetivos bolivarianos del gobierno venezolano es la misma de siempre y nuestra gratitud por sus esfuerzos en pro de un acuerdo humanitario será perenne.

- ¿Qué significan Venezuela y Ecuador dentro de su estrategia política?

-El sueño bolivariano de una patria grande que integre a todos los pueblos de América latina y el Caribe, que desate su enorme potencial de manera soberana y nos posicione ante el mundo como la gran nación que debemos ser.

-¿Qué efectos tuvo la muerte de Raúl Reyes para los vínculos externos de las FARC?

-Raúl era el responsable de las relaciones internacionales de las FARC y obviamente su muerte tuvo un impacto importante en ese nivel.

-La incautación de las computadoras de Reyes los dejó al descubierto, sin secretos.

-Con las supuestas computadoras de Raúl lo que se ha presentado es una burda manipulación propagandística de los gobiernos de Colombia y Estados Unidos: como cortina de humo o para subir puntos en alguna encuesta, o para difundir públicas sospechas sobre algún presidente de algún país vecino cada vez que lo consideran necesario. La rectitud de muchas figuras públicas ha sido sometida al escarnio y a la lapidación. Nada de lo atribuido a las computadoras ha sido serio.

-Los correos entre el Secretariado (jefatura) encontrados en esas computadoras indican que las FARC tienen negocios de narcotráfico y de armas e inversiones en Venezuela.

-Las computadoras supuestamente encontradas tienen lo que los gobiernos de Bogotá y Washington han querido que contengan. Han hecho de ellas una lámpara de Aladino a la que acuden cuando necesitan una disculpa o una justificación.

-¿Cuánto fue realmente el aporte económico de las FARC a la campaña de Rafael Correa?

-No hemos entregado ni armas ni dinero a gobiernos u organizaciones de otros países, pues lo que conseguimos apenas nos alcanza para nuestra propia brega. ¿Por qué habríamos de contribuir a la campaña de [...] Rafael Correa, al que ni siquiera conocemos?

-¿Cómo terminaron en poder de las FARC unos lanzacohetes que Suecia le había vendido a Venezuela y que el ejército colombiano incautó en octubre de 2008?

-Uribe acudió al terror mediático para insinuar que el gobierno de Venezuela nos facilitó unos lanzacohetes que habíamos capturado hace mucho en un enfrentamiento militar en la frontera. Ni los pueblos ni los gobiernos del mundo son tan tontos como piensan en el Pentágono y en la Casa de Nariño. Sencillamente se trata de cocinar las condiciones para justificar la entrega de la soberanía nacional de Colombia a Washington, reconociendo que le quedó grande la pelea contra las FARC.

-La ofensiva del gobierno de Uribe los ha obligado a replegarse, eso no lo puede negar.

-La realidad es que enfrentamos la más grande ofensiva contrainsurgente jamás desatada en Latinoamérica, que sólo con el dinero del Plan Colombia ha recibido de Washington 10.000 millones de dólares de ayuda, con una fuerza pública comprometida en la guerra cercana a los 500.000 hombres y un presupuesto anual de 8000 millones de dólares. Eso es lo real, lo concreto. Si la situación de las FARC fuese de crisis, el presidente no habría invitado a los gringos a escalar su invasión. No lo consideraría necesario.

-¿Qué significó para el Secretariado la Operación Jaque [que permitió la liberación de Ingrid Betancourt]?

-Un hecho de la guerra como tantos otros y de especial impacto. Un golpe de mano posible gracias a una traición y a la dirección de estadounidenses e israelíes que participaron de su planeación, ejecución y utilización política. Lo asimilamos, pero un golpe no afecta la estrategia ni los lineamientos de las FARC.

-¿Hay alguna posibilidad de negociación o diálogo con el gobierno de Uribe?

-Una salida civilizada al conflicto no puede depender de la voluntad de una persona, por poderosa que sea. Así que, independientemente de quién ocupe la presidencia, persistiremos en buscar salidas políticas al conflicto.

- ¿Por qué persistir en la guerra?

-Siempre hemos pensado que nadie que ame realmente la patria puede desearle ese destino, y por eso cada vez que ha sido factible hemos conversado con los representantes del Estado, en busca de construir acuerdos que lleven a la convivencia. No ha sido posible, pero esto no nos lleva a desistir de tal empeño. Hay que hablar, dialogar, y ello significa espacio, garantías, medio ambiente, grandeza, tolerancia, voluntad y decisión.

-¿Hay algún tipo de contacto con el gobierno?

-Ninguno.

-¿Qué significaría una posible reelección de Uribe en el horizonte de una eventual negociación?

-Lo esencial son las concepciones políticas y los intereses que represente la persona que asuma en el próximo período. Si sus convicciones están inundadas de violencia, guerra, venganza y autoritarismo, la confrontación persistirá y seguramente alcanzará nuevos niveles. Si existe una visión democrática, civilizada, patriótica y realista, la perspectiva será alentadora para Colombia.

El personaje

ALFONSO CANO

Comandante en jefe de las Farc

* Edad : 61 años

* Origen : Colombia

* A fines de mayo de 2008, el gobierno de Bogotá anunció que Manuel Marulanda, líder histórico de las FARC, habría muerto por causas naturales en marzo. Días después, las FARC, por medio de un comunicado difundido por Telesur, confirmaron la muerte de Marulanda y el nombramiento de Cano como comandante en jefe.

Comentá la nota