Entrega de casas en octubre fue una promesa electoral.

Meses atrás, cuando comenzó a asomar la crisis económica mundial, la presidenta de la Nación anunció un ambicioso plan de viviendas a ejecutar en el país para mantener los puestos de trabajo, y en el caso de San Rafael se dijo desde el gobierno provincial que se ejecutarían 660 casas, las que debían estar terminadas el próximo mes de octubre.
Es posible que se hubiera escogido esa fecha teniendo en cuenta que en ese mes se iban a realizar las elecciones, que luego fueron sorpresivamente anticipadas para el 28 de junio.

Tan rimbombante anuncio despertó un cúmulo de expectativas en quienes desde hace largo tiempo aguardan acceder a la casa propia. Pero ese sueño, a medida que pasan los meses, se hace más distante y en realidad no se conoce a ciencia cierta cuando resolverán el problema de la vivienda.

Cuando se anunció que en octubre estarían listas las casas para entregar, el presidente de la Cámara de Construcción de Mendoza advirtió que ello iba a ser imposible teniendo en cuenta el tiempo de construcción que demanda toda casa, y además, indicó que no había mano de obra disponible para emprender tantas viviendas en la provincia.

Lo concreto es que en el departamento quedaron determinadas las casas que se iban a ejecutar en los distintos emprendimientos. Si bien se dijo a nuestro diario que está lista toda la documentación, incluso que se firmaron los contratos de construcción; no existe la orden de iniciar los proyectos.

Aparentemente no estarían dispuestos los fondos prometidos, pero las empresas constructoras abrigan la esperanza que las casas comiencen a ejecutarse a corto plazo, las que recién estarán en condiciones de ser entregadas para el año que viene.

Comentá la nota