Entre el Socialismo y un nuevo partido

El concejal de la ciudad de Río Grande Gustavo Longhi, uno de los principales referentes del ARI en Tierra del Fuego, dijo que un sector importante de la fuerza gobernante está evaluando retornar al Socialismo. Aunque no descartó que se pueda resolver constituir un nuevo partido político.
seguró que la decisión de alejarse del ARI nacional responde al "giro a la derecha" que hizo la fuerza fundada por Elisa Carrió.

El Diario del Fin del Mundo: Sabemos que se está trabajando en la conformación de una estructura partidaria. ¿Cuál es la idea?

Gustavo Longhi: La idea es ver cómo conformamos un partido provincial.

EDFM: ¿Con un nuevo nombre?

G.L.: Ésa es la idea con la que está trabajando en el Congreso del partido. Obviamente que hay algunas particularidades, porque no podemos negar que un sector importante del partido ARI viene del Socialismo, por lo que estamos conversaciones.

EDFM: ¿Con quién, con el Socialismo?

G.L.: Tenemos una relación excelente desde siempre con los compañeros del Socialismo y seguimos manteniendo hoy gestiones mancomunadas entre Santa Fe y Tierra del Fuego, porque se tiene un hermanamiento no solo en lo político sino en gestión. Y bueno, algunos compañeros estamos visualizando esa posibilidad.

EDFM: ¿La conformación será con dos líneas internas?

G.L.: No. La realidad es que existen esas dos líneas internas. Siempre han existido. Es más, hay más de dos líneas. Pero si hay dos líneas bien marcadas que estamos trabajando juntas y muy bien.

EDFM: Una que vos encabezás con Fabiana (Ríos) y la otra la del legislador Manuel Raimbault.

G.L.: Sí, pero lo mío es más territorial, de Río Grande. Y si bien hay compañeros acá (en Ushuaia) con los que trabajamos hace mucho tiempo, estamos evaluando la posibilidad concreta de conformar ese partido, o bien volver al lugar de origen. Pero eso se está evaluando.

EDFM: ¿Qué tiempos manejan?

G.L.: No tenemos ningún apuro. No hay plazos, no hay tiempos porque está muy bien la relación con el partido nacional. Con el partido a nivel nacional lo que tenemos es una ruptura de tipo ideológico. Hay un giro del partido hacia la derecha y por eso no participamos de la Coalición Cívica.

EDFM: ¿El ARI se fue a la derecha?

G.L.: Tenemos que tomar una determinación de corrernos de ahí porque los que giraron a la derecha, francamente es el partido nacional.

EDFM: ¿Con "Lilita" Carrió a la cabeza?

G.L.: Sí, sí. Con María Eugenia Estenssoro, con Patricia Bullrich, con quienes no tenemos nada que ver y no queremos tener nada que ver. Así que la redefinición tiene que ser nuestra, porque nosotros estamos en el mismo lugar. El partido no es más ni menos que una herramienta para hacer política. Y la política la hacemos todos los días desde cualquier lugar. Veremos entonces cuál es la herramienta. Yo creo que hay muchas alternativas. Como decía, una es conformando un nuevo partido provincial y no descartamos que un sector importante pudiera volver al origen.

EDFM: ¿En eso estás vos?

G.L.: En esa línea estoy yo, y ahí me siento muy cómodo trabajando con ese sector.

Crónica del alejamiento y de un retorno anunciado

Después de 9 años, la memoria selectiva de Gustavo Longhi deja en el olvido algunos hechos que generaron la ruptura entre el Partido Socialista Popular y el Partido Socialista Autentico en Tierra del Fuego y que aún se recuerdan con precisión entre la dirigencia del primero.

Conformada la Alianza con el radicalismo en 1999, orgánicamente y en asamblea el socialismo postuló a Fabiana Ríos (PSA) como candidata a Legisladora y a Miguel Catucci (PSP) como candidato a Concejal por Río Grande. Pero horas antes de la oficialización de listas Longhi y Ríos intentaron imponer como primer candidato a Concejal al abogado Leonardo Placenzotti –por entonces hombre de máxima confianza del hoy matrimonio gubernamental–, sobre la figura histórica del Partido Socialista Popular. La presión de la militancia socialista, que amenazó con salir a denunciar públicamente el hecho, frenó la envestida.

Y aunque en el proceso electoral, Catucci obtuvo el mayor número de votos para el estamento de Concejal y Fabiana Ríos llegó a la Legislatura, después de ese hecho, la relación ya nunca más volvió a ser la misma.

El año pasado, cuando Carrió anunció la disolución de su partido y viendo la dependencia económica y financiera del Gobierno Provincial con Nación y el alineamiento político a la que es sometida Ríos para mantener su gestión, el socialismo advirtió de las pocas posibilidades que tenía el ARI fueguino y avizoro que sin margen, uno de los pocos espacios de refugio político para el partido gobernante, sería volver al socialismo.

Y como se sabe que la necesidad tiene cara de hereje, los actores subieron solos al escenario. El ARI fueguino abrió la puerta de un dialogo cerrado con el PS local, a través de la relación que Ríos mantienen con el Gobernador de Santa Fe Hermes Binner y él Senador Rubén Giustiniani autoridades máximas del socialismo nacional, quienes oficiaron de negociadores para la conformación del Frente Progresista, con el cual el partido gobernante se presentó en las elecciones nacionales del pasado 28 de Junio.

A un año de la decisión de Carrió que los desteta de su proyecto nacional, Longhi declara sentirse "muy cómodo trabajando con ese sector" que no es otro más, que aquel que abandonaron a principio de la década con fuertes adjetivos descalificativos hacia su dirigencia.

Sin estridencia y con seriedad, el Socialismo observa en silencio la contradictoria gestión de gobierno y los movimientos del matrimonio Longhi–Ríos que por momentos parece buscar una cabecera de playa a través de Santa Fe, para copar y quedarse con la estructura provincial del PS. Aunque el viejo y conocido adagio dice: "El que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen", el regreso no será a cualquier costo.

Comentá la nota