Entre sequía, piquetes e inundación

Desde que asumió su cargo, al subsecretario de Protección Civil le ha tocado lidiar primero con la sequía, luego también con los piquetes en las rutas y ahora con la inundación y las lluvias.
"Al comenzar la gestión el problema común era la sequía. Con el Ministerio de Aguas y Assa se desarrolló un esquema de provisión que funcionó muy bien para asegurar el abastecimiento humano. Sabemos que hubo dificultades, hubo que hacer refuerzos y no fue un tema sencillo. Y la sequía además de provocar problemas sanitarios y económicos muy serios, aumentó los incendios", indicó el funcionario.

No había terminado ese período cuando se desató el conflicto entre el campo y el gobierno nacional. "Ahí tuvimos que diseñar un esquema de emergencia para poder garantizar que a los distintos lugares les llegara el combustible para que las ambulancias, los bomberos y las fuerzas de seguridad puedan responder a la emergencia, pese a los piquetes", recuerda el funcionario.

"Hablamos con quienes conducían los piquetes para que los camiones rotulados por Protección Civil pudieran pasar, pero no era sencillo llegar hasta el lugar del piquete por las colas interminables que los precedían. En no pocas oportunidades tuvimos que coordinar cómo pasar con las cámaras de transporte, empresas distribuidoras de combustibles y las autoridades municipales. Además, los transportistas no querían intentar llegar a las comunidades aisladas porque se encontraban con los piquetes y hubo que acompañarlos desde Protección Civil. En algunos casos no se podía pasar pero se avisaba al presidente comunal para que -con sus equipos- vinieran a buscar el combustible a la ruta. Se dejaban mil, dos mil litros", agregó.

Ahora, con la inundación "se activó la Junta Provincial de Protección Civil porque el problema es común la inundación por el valle del Paraná, pero también por lluvias convectivas que son lo más nos preocupa, porque son fenómenos mucho más repentinos".

El Servicio Meteorológico Nacional es el único organismo que por ley puede dar alertas "para que no nos sorprendan estos fenómenos tenemos un convenio que fija un protocolo de trabajo: con alertas que siguen la progresión sur, centro, norte porque es así cómo se trasladan las tormentas. Cuando asumimos la provincia tenía una cobertura muy parcial: había sólo un radar meteorológico (en Buenos Aires) que sólo medía la zona sur. Ahora el Servicio instaló uno en Paraná que nos es muy útil. Se cubre ahora el 70% del territorio santafesino", describió.

Comentá la nota