Entre Ríos nuevamente traba un posible desembarco del Zar del Juego Cristóbal López

Tras los incidentes de la última sesión se aprobó la Ley de Turismo pero el control del juego sigue en manos del Estado. ATE conforme pero pide una cabeza en el Iafas. Busti le cerró por segunda vez la puerta a Cristóbal López.
La Cámara de Diputados de Entre Ríos dio media sanción a la Ley de Turismo luego de una semana de arduas negociaciones –principalmente entre el bloque del PJ y ATE- en la que inclusive tambaleó la realización de la sesión.

El proyecto que dio lugar a 9 despachos de comisión durante dos años generó polémica en los últimos meses ya que, según denunciaban desde el gremio conducido por Miguel Pelandino, dejaba abierta la posibilidad de manejo privado del juego sin ningún tipo de regulación estatal.

Esta posición, a la que adhirió y de la que no se movió el bloque radical, fue rechazada por los diputados justicialistas ya que aseguraban que de ningún modo el artículo 3 del proyecto permitía la desregulación de la actividad de los casinos y salas de juego en general. Sostenían que se trataba de una cuestión de forma, pero ante la desconfianza de los trabajadores nucleados en ATE realizaron modificaciones –la principal de ellas consistente en explicitar el papel del Iafas en la regulación de este tipo de emprendimientos y las actividades vinculadas al juego- y de esta manera bajó la tensión que llevó al enfrentamiento a trompadas hace poco más de una semana. En estas condiciones se llegó a la sesión de este martes.

De todas maneras, no todo fue tranquilidad ya que, dos horas antes de comenzar la sesión, militantes justicialistas colmaron el recinto, evitando así que los delegados y trabajadores nucleados en ATE pudieran presenciar la sesión. Luego de conversar y negociar con los policías a cargo de la seguridad, unos 10 integrantes del gremio estatal lograron ingresar al recinto.

La sesión

Así las cosas, iniciada la sesión, el diputado Jorge Kerz (PJ) se encargó de hacer un repaso del trabajo en comisión, las reuniones con los distintos sectores de la provincia involucrados en la Ley de Turismo y luego pasó a explicar las modificaciones introducidas.

Kerz dio lectura a la redacción final del polémico artículo 3 que, con las nuevas modificaciones contó con el apoyo de ATE, declarando expresamente que "en aquellos emprendimientos turísticos declarados de interés provincial podrán prestarse servicios de sala de juegos recreativos, de azar y/o casino previa evaluación de factibilidad por parte del Instituto de ayuda financiera a la acción social (Iafas) y en el marco de la Ley 5.144 (que establece la regulación de estas actividades por parte del mencionado instituto)".

Ante las acusaciones de ATE y los diputados radicales, el ex Defensor del Pueblo y titular del CGE durante la gestión Busti indicó que "Cristóbal López esta acá en frente" (por Santa Fe), señalando que el gobierno que lo permitió no es de sello peronista.

Busti le sacó el archivo al radicalismo

Un duro cruce protagonizaron el diputado de Gualeguaychú Jaime Benedetti (UCR y el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Busti. A la hora de adelantar y argumentar el voto negativo del bloque radical, Benedetti sostuvo que "no vemos que haya una razón de vida o muerte para que se trate sobre tablas. No vemos que tengan que estar los dos temas (juego y turismo) imbricados. En esta redacción nueva del artículo tercero creemos que queda de cualquier manera abierta la puerta para que vengan empresarios privados a explotar el juego en la provincia, porque lo que dice es que cuando se considere de interés provincial algún emprendimiento turístico puede explotar servicios de juego".

Seguidamente, el legislador de de Gualeguaychú consideró que "el juego no es una actividad que el Estado deba fomenta, es una actividad que tolera, permite, bajo la condición de que el producido sea destinado a la acción social. Lamentablemente, vemos que el producido puede ir a promover más esta actividad y se desvirtúa totalmente la finalidad que tuvo en miras el Estado al reconocer este tipo de actividad en la provincia".

"Todos sabemos que el empresario que se dedica a un negocio quiere hacer más negocio y no queremos que la Argentina termine convertida en un garito" manifestó.

Estas palabras dieron lugar a un duro discurso de Busti, que dejó la presidencia a José Cáceres y ocupó su banca. El ex gobernador recordó que durante su primera gestión (1987-1991) "dijimos que el juego tenía sentido en la provincia si los fondos del juego vayan para la jubilación de las amas de casa y para la Ley del Deporte".

Busti le enrostró al diputado radical de Gualeguaychú que "en el año 1999 (al término de su segunda gestión y antes de iniciar el segundo mandato del radical Sergio Montiel) "no había garitos como hay ahora en lugares chicos, que succionan a los pobres el dinero cuando cobran su sueldo o los planes trabajar. Las únicas concesiones que existían eran la de Gualeguaychú, la de Barrancas del Paraná y la del hotel Palmar de Concordia".

El presidente de la Cámara de Diputados sostuvo que la Ley de Turismo es "una necesidad y no un invento que se nos ocurrió a nosotros y viene desde hace dos años dando vueltas en la legislatura".

"¿Qué pasó en el año 1999?", se preguntó Busti, para luego responder que "se produjo una privatización indiscriminada del juego en la provincia de Entre Ríos. Se celebraron contratos absolutamente irregulares y en forma directa por el interventor del Iafas, Bertelloti". Tras nombrar al menos siete empresas que obtuvieron concesiones de esa manera, preguntó irónicamente: "¿Eso es lo que dicen que querían la explotación del Estado?". Tras este discurso, lo integrantes del bloque radical se quedaron sin palabras.

Comentá la nota