Entre Ríos y San Juan, las más afectadas por la sequía

La sequía castiga con dureza a Entre Ríos y San Juan, según reconoció la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, al aprobar los informes técnicos presentados por ambas provincias, y se dispuso la conformidad de trabajo para el tratamiento del resto de los casos, con el objetivo de que se resuelvan medidas a la brevedad.
"La impresión fue que la Nación se está ocupando de que se respete a rajatabla el decreto 3309 con las condiciones para la emergencia agropecuaria que firmó la presidenta Cristina Kirchner", explicó Ignacio Azcueta, vicepresidente de CARBAP, quien concurrió en representación de CRA junto con el dirigente Pedro Apaolaza.

En razón de la celeridad que se quiere imprimir a la gestión, se decidió que las comisiones provinciales locales eleven los informes y discutan los aspectos con el sector técnico de la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria.

"De este modo se evitarán las reuniones multitudinarias que impiden avanzar porque a pesar de que cada provincia pudo explicar sus problemas, la reunión duró cuatro horas", sostuvo Azcueta.

Por este motivo, se establecieron las nuevas condiciones de tratamiento de la emergencia, para garantizar que este "importante esfuerzo fiscal que realiza el Gobierno Nacional llegue efectivamente a los afectados, con eficiencia y celeridad".

En un comunicado, el sector oficial también aclaró que "la decisión del Gobierno Nacional es de avanzar expeditivamente y trabajar con la situación particular de cada provincia para ser más eficientes y rigurosos".

La subsecretaria de Producción Agropecuaria y Forestal, Carla Campos Bilbao, encabezó la reunión en la sede de la SAGPyA en reemplazo de Carlos Cheppi, titular del área que está de viaje en misión en México.

Uno de los pedidos de las cuatro entidades nacionales que obtuvo el respaldo de las provincias de Santa Fe y Chubut fue que los decretos de emergencia de cada provincia a medida que salgan se canalicen "exclusivamente" a través de la Secretaría de Agricultura a través de los gobernadores y los intendentes.

"Se pidió que de ninguna manera intervenga en los trámites no intervenga el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno", explicaron dirigentes.

En representación de la provincia de Buenos Aires estuvo el ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, quien se retiró a las dos horas de comenzado el encuentro, pero ya se había presentado el decreto 84 que firmó el gobernador bonaerense Daniel Scioli.

El impacto lo causó el informe de la Comisión de Emergencia de Asuntos Agrarios de Buenos Aires (CEDABA), el cual indicó que se había determinado el 6 de enero que había 26 partidos en situación de emergencia o desastre.

Mientras que el 26 de enero, la misma organización sostuvo que son 86 partidos alcanzados por las consecuencias de la sequía y de falta de políticas acordes.

La CEDABA volverá reunirse el próximo 12 de febrero y completará los análisis de los distritos jaqueados por las contingencias climáticas o de otros problemas.

Por ejemplo, se supo que es factible que el partido de Pringles afronte un nuevo ataque de tucura (parecido a la langosta).

Participaron de la reunión funcionarios de las áreas de producción de diez provincias y representantes de las cuatro entidades ruralistas nacionales.

La reunión se realizó con el objetivo de evaluar los informes técnicos presentados por las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, La Pampa, Santa Cruz, Chubut, Chaco, Santiago del Estero y San Juan, afectadas por la sequía y otros fenómenos climáticos.

A partir de ahora, cada comisión local de emergencia limará los aspectos técnicos "con la mayor rigurosidad "posible, "trabajando con cada provincia para entender su situación particular", explicó Campos Bilbao.

Comentá la nota