Entre el rejuntado y la unión

Aníbal Fernández le bajó el precio a la sesión del jueves y Camaño, Solá, Carrió, Chiche Duhalde y otros opositores lo cruzaron duramente. Y le avisaron que si el Gobierno usa el veto, "tendrá que explicarle a la sociedad".
El nuevo escenario que parece abrirse con el reparto de los cargos en las comisiones de Diputados estuvo ayer en boca de todo el espectro político. A juzgar por las declaraciones, los tiempos que se vienen serán dinámicos y también conflictivos. Por el Ejecutivo salió a opinar el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. "No hay que preocuparse. Son un rejuntado y lograron reunir una mayoría circunstancial", declaró ayer el quilmeño. También dijo que el Gobierno podría llegar a usar el recurso del veto presidencial previsto por el artículo 78 de la Constitución. "El Ejecutivo va a examinar (las leyes) y después, eventualmente, las promulgará o no las promulgará. Si no estamos de acuerdo, volverán al Congreso para su revisión o para su archivo", aseguró Fernández. Desde la oposición no tardaron en contestarle. "El Ejecutivo puede hacer todos los vetos que quiera. Pero si obstruye al Parlamento tendrá que darle explicaciones a la sociedad", afirmó la diputada Graciela Camaño, del peronismo disidente.

Ayer, tras el triunfo del acuerdo para la distribución de los cargos en las comisiones, los distintos espacios opositores mostraron toda su confianza. Incluso hubo quienes pronosticaron que "la unidad" de todo el arco opositor se mantendrá a lo largo del año legislativo. "Los que creen que la unión de la oposición es circunstancial están equivocados. Van a ver cómo el trabajo profundo acerca a la gente y consigue mucho más de lo que se piensa. Porque si rompemos la unión, si empiezan a aparecer las plumas de vedette, la gente nos va a repudiar y no vamos a cumplir con el rol que hace mucho vienen pidiendo los argentinos: que es el control, el freno al kirchnerismo en el buen sentido de la palabra, y algunas leyes nuevas", dijo el diputado Felipe Solá. En el mismo sentido se pronunció la diputada electa Elisa Carrió. "Si mantenemos la línea de acuerdo por principios y respetamos la distintas posiciones, se van a poder sancionar muchas leyes importantes. Incluso la del campo", se esperanzó.

La titular de la Coalición Cívica-ARI también hizo un diagnóstico muy drástico sobre el rol de Néstor Kirchner dentro del peronismo. Según Carrió, el jueves a la tarde, en la jura de los diputados electos, a Kirchner se lo vio "débil y desmoronado". "En la Argentina está cambiando sustancialmente el poder. Lo que había (en la sesión del jueves) era un hombre débil y desmoronado", sentenció Carrió. Luego agregó que esperaba que dicho "desmoronamiento" de Kirchner no terminara afectando a su esposa, la presidenta Cristina Fernández, como a la estabilidad del Gobierno. "Nosotros estamos para garantizar la República y la continuidad de las instituciones. Y espero que así sea", dijo.

El resultado de la sesión del jueves también impulsó a la senadora Chiche Duhalde a hacer sus propios pronósticos para el futuro inmediato, sobre todo a partir del 1º de marzo, fecha en que comienzan las sesiones ordinarias del Parlamento. "No sé si la Presidenta vivirá vetando, pero tampoco es muy simpático que lo haga. Eso haría mucho daño. Es una situación compleja que se va a empezar a develar a partir del funcionamiento en pleno del Congreso", dijo la senadora y esposa de Eduardo Duhalde. Como viene haciendo su marido, Chiche convocó a las dos fuerzas mayoritarias, el PJ y la UCR, a acordar en 2011 un "gobierno de unidad nacional". "Aun yendo separados, que puedan llegar a acuerdos básicos", exhortó. En eso han venido trabajando el propio Duhalde y el ex jefe de Gabinete de Fernando de la Rúa, el radical Rodolfo Terragno.

Comentá la nota