Entre la reacción y la decisión

La decisión de Jorge Sobisch y Jorge Sapag de avanzar en una posible unidad partidaria, con Pedro Salvatori y Horacio Lores a la cabeza, tomó por sorpresa a buena parte del arco emepenista local.
La decisión de Jorge Sobisch y Jorge Sapag de avanzar en una posible unidad partidaria, con Pedro Salvatori y Horacio Lores a la cabeza, tomó por sorpresa a buena parte del arco emepenista local. Una de las primeras referentes del partido provincial en poner el grito en el cielo fue la intendenta Luz Sapag, quien mantiene un fuerte enfrentamiento con Sobisch y buena parte de sus aliados. Además, en alguna oportunidad pensó en la posibilidad de alzarse con la presidencia del partido, de lo cual prefiere no hablar. Sin embargo, sus allegados no sólo lo confirman sino que hasta la impulsaron más de una vez. La sola idea de tener que compartir un encuentro partidario con algún integrante de la carpa sobichista produce en la intendenta una fuerte irritación.

Es que las diferencias entre la hija de Elías Sapag y el ex gobernador son desde hace un tiempo irreductibles, más allá que hace ya varios años compartieron algún que otro palco. Por esta razón, es prácticamente imposible que desde el sector que lidera la intendenta se pueda siquiera inferir algún tipo de unidad. Tras los primeros enojos de la jefa municipal, algunos de sus colaboradores salieron al ruedo indicando los motivos por los cuales se oponen a la unidad. Así, el secretario de gobierno, Carlos Saloniti, no dudó en manifestar su desacuerdo con la decisión de Sobisch y Sapag. Aseguró que, entre otras cosas, es momento de llevar adelante el tan mentado cambio y que hay mucha gente nueva dispuesta a “trabajar con honradez”.

A su vez, quienes tienen llegada directa al despacho de la intendenta aseguran que ésta no sólo no acuerda con la medida sino que no aceptará ningún lugar en la Convención o en la Junta de Gobierno partidaria. A la vez, los miembros de la carpa chica «Lucista» adelantan el posible lanzamiento de una línea de pensamiento propio, dirigida obviamente por la intendenta Sapag. En este sentido, se afirma que la jefa municipal recibe a diario varios llamados de distintos sectores emepenistas, a través de los cuales se la invita a tirar la primera piedra contra el acuerdo partidario, cosa que por el momento Luz no tendría pensado hacer.

Caminos

Sin embargo, no todos los emepenistas pensarían lo mismo. Hay quienes afirman que la unidad partidaria es indispensable para el fortalecimiento de la fuerza a nivel provincial y en especial de caras a los comicios capitalinos.

Según señaló un viejo dirigente local, “es preferible que alguien se enoje hoy por ver frustradas sus aspiraciones personales a que el partido pierda la provincia”. Además se afirma que “Luz puede que tenga razón, la unidad sellada de esta forma no es prolija; es cierto, pero ahora hay que pensar en el futuro del partido a como dé lugar”. Y para eso, las aspiraciones de los dirigentes locales, parece, deberán esperar un mejor momento.

Comentá la nota