Entre el proyecto de zonificación y el reclamo de los vecinos

Mientras se aguarda la audiencia pública el próximo 18 de agosto, el Secretario de Obras Públicas José Salauati y el arquitecto Horacio Rodríguez presentaron el proyecto de zonificación. Los vecinos no hicieron esperar su respuesta y mostraron su malestar por la situación.
La semana pasada la problemática de Inpla volvió a abrir un nuevo capítulo. El Secretario de Obras y Servicios Públicos, José Salauati, junto al arquitecto Horacio Rodríguez, transmitieron los aspectos del proyecto de modificación del código de zonificación en un sector de la ciudad que va a ser materia de consideración en una audiencia pública convocada por el HCD el 18 de agosto, donde estará en el tapete la problemática de la empresa Inpla. Este proyecto tiene diferentes puntos, que abarca desde el conocido "Puente La Virginia" hasta el empalme con la ruta 32, pero en cuanto al caso en cuestión (Inpla), Salauati expresó: "En el lugar se encuentran algunas actividades que han sido de interés publico, específicamente la empresa Inpla y dentro del marco del cambio de zonificación hubo una serie de considerandos sobre cómo esa empresa ocupa el lugar en una zona residencial. Nosotros consideramos que es posible que pueda convivir y tener una buena relación con la comunidad, porque hay que contemplar en esta situación todos los intereses, lo que significa para una comunidad el sustento de tener fuentes de trabajo, actividad comercial y productiva y también los intereses de los vecinos que se sienten afectados".

Condiciones para Inpla

Al respecto, el arquitecto Rodríguez subrayó: "Le impusimos una series de obras y mejoras (a Inpla) divididas en cuatro etapas: proyecto, obras en la vía publica, mejoras espaciales y mejoras funcionales. La parte ambiental está cubierta. Nosotros tenemos hoy por hoy un ingreso con una zona de galpones y evidentemente hablamos de una zona comercial, en una cuestión de imagen sobre ruta, esto debe cambiar completamente. Por otro lado, la calle 2 es muy angosta entonces vamos a favorecer el ensanchamiento de veredas y forestación a costas de territorios y terrenos de la empresa generando un envolvente y que sea un punto de atracción desde la ruta. Además están las mejoras funcionales de la empresa, que son el traslado de silos y ruidos molestos, hay puntos específicos en lo que hace a la parte antisi-niestral, al ruido, olores y todo tipo de posibilidad futura de contaminación. Otro restricción importante es que la empresa hoy por hoy está censada con su capacidad y aquí existe un problema: uno a veces piensa en ampliar una fábrica, si lo vemos urbanísticamente la ampliación es una superficie cubierta pero una fabrica pueda ampliar extendiendo su capacidad productiva, entonces tengo el mismo edificio y puedo contaminar más, pero hoy existen tecnologías nuevas que nos permiten ampliarnos con menos impacto ambiental. Lo que sí deben cambiar es que hay silos que mudar, paredes que tumbar e infraestructura que darle a los vecinos, cordones cuneta, pavimentos, forestación e iluminación, no sólo lo que es arquitectónico sino la infraestructura para el barrio".

La respuesta de los vecinos

Tras la presentación del proyecto de planificación, los vecinos que residen en el sector cercano a Inpla, mostraron su preocupación y se opusieron totalmente. Mediante una nota expresaron su disconformidad ya que entienden que "la audiencia pública del 19 de agosto de 2009 no ha sido convocada para tratar sobre la habilitación de Inpla. La misma está convocada por el Concejo Deliberante para exponer en referencia al proyecto de modificación parcial al Código de Zonificación vigente (1980) enviado por el Ejecutivo y que involucró básicamente parcelas y banda de ruta del Barrio Parque Villa General San Martín". Además, en una nota que elaboraron, los vecinos aseguraron que: "Asimismo pretende crear un distrito industrial (zona industrial) dentro del barrio residencial para un particular: la industria plástica que es categoría II con un nivel de complejidad ambiental importante, inflamable, peligrosa, con un alto riesgo de siniestralidad por materia prima, producción que desarrolla sector estamapería, pintura y depósito; tiene además un funcionamiento continuo (24 horas, 363 días) todo pegado a casas de familia y en un lugar que por ley no corresponde que esté asentada y que nunca correspondió por ley. La presencia industrial tiene su incidencia en el ambiente del barrio, sobre todo para los vecinos más próximos: ruidos día y noche, máquinas funcionando las 24 horas, frecuencia de ruidos, olores fuertes, impacto visual, deterioros de las condiciones de urbanidad sobre todo en la calle trasera (Calle 7), la amenaza constante de vivir en estado de riesgo permanente, de no saber las consecuencias que puede acarrear un siniestro para las personas, el ambiente, las dudas entre lo que escuchamos y la realidad que nosotros vivimos, como así también la evaluación previa que la ley ha hecho al disponer que este tipo de industrias debe estar en zona industrial". A su vez los vecinos sostuvieron que: "Creemos que este proyecto pretende solucionar una irregularidad con otra irregularidad" y agregaron: "No sabemos cuál será el criterio del Concejo Deliberante, pero de salir la Ordenanza se pedirá la revisión judicial. Los ciudadanos estamos cansados del avasallamiento diario en nuestros derechos y garantías por parte de los funcionarios. El mandato que les damos es para que obren dentro de la ley y no fuera de ella. Los privilegios quedaron derogados con la Constitución de 1853. Todos somos iguales ante la ley y nos merecemos idéntico respeto de nuestros funcionarios y nuestros conciudadanos. Aún por un solo vecino el estado debe respetar y cumplir las normas".

Comentá la nota