Entre la ortodoxia peronista y las críticas al alperovichismo

Osvaldo Cirnigliaro, candidato a senador por el Partido Laborista. El legislador recordó su encuentro con Perón en "Puerta de Hierro". Culpó al oficialismo de tener a la gente de rehén
OCUPACION: es contador. Se recibió en la UNT y luego hizo un posgrado en Brasil.

HOBBY: la lectura y el descanso.

EDAD: 63 años.

FAMILIA: está casado con Ilma Rizzo. Tiene tres hijos y una nieta.

Un hombre de sangre y acento italiano llegó al Registro Civil para inscribir a su hijo recién nacido con el nombre de Renzo. Sin embargo, no pudo hacerlo. La empleada de ese organismo le explicó que por una disposición de Juan Domingo Perón nadie podía utilizar un nombre extranjero. Resignado eligió el nombre de José, por su devoción al santo patrono de la Iglesia Católica. Luego, la empleada del Registro Civil insistió en que agregara un nombre más y le propuso Osvaldo. Así quedó inscripto en el Documento Nacional de Identidad, pero antes de retirarse, el italiano de apellido Cirnigliaro le dijo a la empleada: "Dígale a Perón que el DNI puede decir cualquier cosa, pero que a mi hijo lo llamaremos Renzo".

Ese nombre es el diminutivo de Lorenzo, que proviene del italiano y significa "coronado de laureles", aunque esa definición está sujeta a interpretaciones, porque Lorenzo proviene de la palabra "Laurens". Por tradición, en el circo romano se coronaba con laureles a quienes ganaban; por ende puede traducirse Renzo como "el ganador" o "el que al final siempre gana". Sin embargo, Osvaldo Cirnigliaro tuvo algunas frustraciones en su carrera política.

En 1987, el Colegio Electoral lo eligió senador nacional, pero nunca pudo asumir esa banca en el Congreso de la Nación y desde el retorno de la democracia, en 1983, se postuló tres veces para la gobernación de la provincia, pero tampoco alcanzó el sillón de Lucas Córdoba.

En contrapartida, Cirnigliaro logró otros objetivos. Ingresó en la administración pública como director de Estadísticas Básicas y durante la gestión del gobernador, Fernando Pedro Riera, ocupó el cargo de ministro de Economía. También dos veces resultó electo legislador provincial. La primera banca la ocupó en el período 1999-2003 y la segunda todavía está en sus manos hasta 2011.

Protesta universitaria

Cirnigliaro estudió Ciencias Económicas en los tiempos en que esa facultad funcionaba en la calle 25 de Mayo al 400, donde hoy está la Facultad de Derecho. En aquel momento, comenzó a transitar en la actividad política. "Era impensado que alguien en la universidad no hiciera política. Pero los peronistas en Ciencias Económicas éramos tres o cuatro nada más", recordó. Sin embargo, relató orgulloso que a fines de los ‘60, protagonizó lo que fue la primera toma de esa facultad. "El portero abrió el edificio a las 6, como todos los días. Apenas se abrió la puerta, entramos a la facultad cerramos el acceso con cadena y candado y pusimos un cartel que decía: ‘facultad tomada por el peronismo’; era un cartón mal pintado, pero muy visible. Cuando empezaron a llegar el resto de los estudiantes, que pertenecían a otras fuerzas políticas fueron sumándose sin importar quién había empezado la toma -recordó-. Esa fue la primera expresión de protesta del peronismo. Resistimos cuatro días hasta que entró la Policía. Algunos fuimos detenidos y a otros los desalojaron. La toma se hizo -detalló-, porque había profesores que se capacitaban en Estados Unidos y volvían con ideas neoliberales que nos afectaban ideológicamente".

Encuentro con Perón

En 1969, un grupo de 25 estudiantes de esa facultad partió rumbo a España, dispuestos a un encuentro con Juan Domingo Perón. En ese contingente viajó Cirnigliaro, que participó en aquella reunión que duró más de cuatro horas en "Puerta de Hierro", donde el líder peronista vivía exiliado. Hoy hace gala de su participación en aquella reunión con tan sólo 21 años. "Algunos amigos decían que Perón instaba a todos a una guerra revolucionaria. No puedo decir que así sea. Perón me dijo ‘vaya y afíliese al partido’. A mí no me mandó a hacer ninguna guerra. Recuerdo muy claras sus palabras -dijo-, cuando le preguntamos qué mensaje les dejaba a los jóvenes. Dijo: les pido que hagan como el avestruz, que metan la cabeza bajo tierra, que se dediquen a estudiar, a capacitarse y de esa forma se van a preparar para asumir la conducción del Estado en el futuro", explicó.

Al regresar de aquel viaje, el destino le presentó otro suceso. Renzo decidió volver en barco junto a otros estudiantes. Una noche, durante el viaje, fueron a bailar al boliche del barco y ahí conoció a quien es su esposa, Ilma Rizzo. Cirnigliaro resaltó que en aquella época, los jóvenes dedicaban mucho tiempo a la lectura y que eran militantes en las unidades básicas. En 1971 -dos años después del encuentro con Perón- se afilió al Partido Justicialista.

Asegura que la religión ocupa un lugar importante en su vida. Además, presume de su decisión de no haber cobrado los gastos de bloque, cuando era legislador en el período 1999-2003. "Ahora se conoce hasta quiénes llevan las valijas -dijo-. Por eso, en cuanto el pueblo capte todo eso reemplazará al alperovichismo, que tiene de rehenes a 150.000 votantes que cobran pensiones y planes sociales y juegan con otros 200.000 votos que quieren sacar del peronismo -remarcó-. Por eso digo que si no existiéramos como una opción electoral -advirtió-, el pueblo todavía estaría más dependiente".

Comentá la nota