ENTRE OCTUBRE Y NOVIEMBRE HUBO 3500 DESPIDOS La UOM espera un semestre complicado: estima suspensiones sin sueldos y confía en mantener las fuentes de trabajo

Este jueves estuvo en Olavarría el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Argentina, Antonio Calo. Entrevistado por Jorge Scotton de FM 90, se refirió a la situación del sector en el marco de la crisis internacional: “todavía no le dimos la importancia real que tiene” definió después de dar las cifras de despidos y suspensiones. El panorama que traza para 2009 es más grave que el actual, con marzo como mes crítico. Calo participó del acto de inauguración del nuevo local de la UOM en Chacabuco 4354 donde también estuvo el intendente José Eseverri.
Desde este jueves la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Olavarría tiene nueva sede: se ubica en Chacabuco 4354 y para la inauguración estuvo el secretario general nacional, Antonio Calo que acompañó al asesor titular de UOM local, Carlos País, y al secretario general de la seccional Tandil, Carlos Reyes.

Asimismo, asistieron el intendente José Eseverri, el jefe de Gabinete, Héctor Vitale, la secretaria de infraestructura municipal, Margarita Arregui, y el titular de la CGT regional, Miguel Arena.

Tras el acto formal, Calo habló con el periodista Jorge Scotton de FM 90 sobre la situación de los obreros del rubro ante la crisis internacional y afirmó que entre octubre y noviembre hubo 3500 despidos y 4500 suspensiones: “esperemos que aquí pare. En diciembre hasta ahora el síntoma es bueno: hubo 20 despedidos nada más”.

Las proyecciones a corto plazo son calmas según el secretario general de la UOM, pero se agravarán hacia febrero y marzo con inestabilidad de las fuentes laborales así como de con posibles suspensiones sin goce de sueldo. Sobre el tema indicó: “son meses muy difíciles. En marzo siempre se hace un mes crítico porque empiezan las clases, el trabajador tiene que empezar a comprar cosas para sus hijos y para que vayan a estudiar. Y no tiene la seguridad de que vaya a seguir teniendo la fuente de trabajo”.

Desde el sindicato se proponen trabajar para mantener los puestos de los metalúrgicos, “pero no sé si van a cobrar los salarios, por ahí están suspendidos sin salario. Uno va a hacer lo mejor de su inteligencia, de su sapiencia para que esta crisis sea lo menos dolorosa para el trabajador”, consignó Antonio Calo para el programa “En línea”.

Con este trazado de un panorama desalentador para la primera parte de 2009 el dirigente marcó diferencias sobre la situación argentina con respecto a 2001, pero también dejó en claro que los tipos de crisis son diferentes: “todavía no le dimos la importancia real que tiene. Nosotros tenemos una posición muy distinta a la del 2001. Tenemos 50 mil millones de dólares ahorrados, ocupación casi plena con el 8% de desocupados, muy distinto al 2001 que teníamos el 24% de desocupación y 2 mil millones de dólares de reserva. Pero la crisis es profunda. Hoy uno lee lo que pasa en el mundo y acá también nos va a tocar y es muy profunda la crisis”, resaltó Caló.

El dirigente puntualizó las medidas tomadas por distintos gobiernos para salvar grandes corporaciones en países centrales con miles de millones de dólares en inversiones y las consideró señales de la profundidad de la crisis que se avecina para principios de 2009 en nuestro país.

En cuanto al índice de desocupación entre los metalúrgicos, Calo afirmó que los 3500 despedidos afectaron en un 2% la masa de trabajadores que alcanza los 150 mil: “si es el índice real estamos cerca del 9% o un poco más, más allá de que el Gobierno diga el 7 o el 8%”, definió.

Comentá la nota