Entre la necesidad de luces y la imposición de un sistema

"El Municipio tiene que convivir con el pueblo. No debe imponerse, sino escuchar a los vecinos", sostuvo Mario Méndez. Es presidente de la sociedad de fomento de El Progreso y la voz de los vecinos que de a cientos se reúnen en asamblea desde hace un tiempo.-
La sorpresa llegó al barrio cuando comenzaron a hacerse pozos y colocarse columnas. El anhelo por la iluminación lleva años. La última inversión data de 1986 cuando se colocaron ‘bracitos’. Pero desde entonces no hubo más mantenimiento que el que los vecinos supieron hacer. Sin contar con el aval de los frentistas, se instalaron postes de alumbrado que le costará a cada familia unos mil pesos.

Mario vive en el barrio desde 1974 y desde entonces forma parte de la asociación. El viernes unos 200 vecinos se congregaron en la sede de la entidad: allí se llevaron las 800 firmas recolectadas en el barrio que serán entregadas al intendente Gustavo Pulti, para expresarle su disconformidad con el sistema vigente.

Méndez explicó que en primera instancia se hizo un registro de oposición, del cual "la gente no se enteró porque la gran mayoría de la gente no lee los diarios porque no tienen dinero para comprarlos". El barrio está conformado por "gente de trabajo", de la construcción, de la pesca, y jubilados.

El registro de oposición, aseguró el vecinalista, "salió mal". Porque incluyó a 50 barrios, cuando por ordenanza está establecido que deben ser no más de 20 manzanas las publicadas.

"Se publica en los medios y la gente después tiene un lugar para ir a oponerse. Si lo tomamos desde el punto de vista del vecino, es un ‘engaña pichanga’. Porque saco un registro de oposición con 50 barrios y el mío tiene una letra pequeñita que no llego a leer, yo no me entero. Se hizo lo que nunca: para firmar la oposición, tenían que ir a Vialidad. Estamos hablando de 6 kilómetros de la ciudad, y la gente mayor no tiene vehículos, ni colectivo que lo lleve. Esto lo hicieron a propósito, para que no vayamos a firmar y puedan hacer la obra", entendió Méndez.

"De un día para otro nos encontramos con que empezaron a hacer los pozos, pensamos que iban a solucionar el tema de luminarias. Y después de que pusieron las columnas en la mitad del barrio, nos enteramos los valores", denunció Méndez.

El fomentista recordó que en 1986 se colocaron lo ‘bracitos’ en los postes. "Este no es un cargo al Gobierno actual, porque no hubo mantenimiento en 23 años", reparó. El hombre dijo que "para que coloquen tres o cuatro focos hay que esperar unos cuatro meses. Y sino la respuesta siempre fue: no hay luminarias, no hay dinero para compra lámparas".

Ante la falta de respuestas de la Comuna, los propios vecinos empezaron a colocar sobre esos ‘bracitos’ luces más fuertes compradas por ellos. "El municipio dice que es ilegal, pero más ilegal es que el Municipio no se haya acordado que tiene que hacerse cargo de la iluminación", aseveró Méndez.

"Ellos se enteraron que esto existía y lo dejaron seguir. Ahora el vecino dice: me tuve que hacer cargo de lo que no se hizo cargo el Municipio durante muchísimos años y me encuentro con una nueva luz, pero el que tiene la otra luz no quiere pagar 900 pesos por frente", contrarrestó el presidente de la sociedad de fomento.

"UN COSTO MUY ALTO"

Méndez sostuvo que la luz la quieren "más que cualquiera", pero que es imposible afrontar los montos que se pretende cobrar. "No queremos que haya vecinos que ganan mil o 1200 pesos con la jubilación y tengan que pagar un 10% para la iluminación. Porque después tienen que pagar el resto de los servicios, la comida, gastos para vestirse", señaló el fomentista.

"El Municipio –continuó- se encuentra con que hay casas lindas, pero que fueron echas en otras épocas, cuando en la casa se trabajaba y el dinero rendía. Hoy, con la jubilación de una persona que trabajó 40 o 50 años gana mil pesos y con eso no pueden comer. El costo nos parece muy alto".

¿Qué porcentaje del barrio está sin iluminación?, lo consultó El Atlántico. "Todo. Estamos con los bracitos que no iluminan nada. Vos no ves a 50 metros a una persona que viene caminando", respondió el hombre.

"El Municipio deja de cumplir con su responsabilidad y después, de la noche a la mañana, viene y te impone un sistema. Estamos de acuerdo en las luminarias y en la contribución por mejoras, no es que no la queremos. Pero tenemos que ver la realidad de la gente. Estamos en un país donde el 30% son pobres y le metemos una obra que la tienen que pagar", contextualizó Méndez.

El hombre que asegura tener que dar una vuelta manzana antes de llegar a su casa para iluminar con las luces altas de su automóvil la zona, planteó una alternativa: la colocación de lámparas sobre los bracitos, cuyo monto sería de unos 1200 pesos por cuadra. "Acá estamos hablando de 14 vecinos, a un promedio de mil pesos, son 14 mil pesos. Hay mucha diferencia. No se consulta. El Municipio digita el sistema sin pensar en la gente. Después quieren explicar lo que no supieron hacer", cuestionó el vecino de El Progreso.

"Acá a los funcionarios, los concejales, los ingenieros, no los paga Pulti. Los paga el pueblo. Lo mínimo que pueden hacer es acercarse para ver qué es lo que tienen que hacer", subrayó.

INSEGURIDAD

"La gente necesita la iluminación porque los robos están a la orden del día", mencionó el fomentista, quien relató: "Salen los chicos de la escuela y le roban la mochila, o le ponen un cuchillo en el pecho y se llevan la campera o las zapatillas. El otro día, a las ocho de la mañana a una señorita la dejaron con el pantalón y el corpiño. Le robaron todo. De noche se juntan barritas en las esquinas y salen a robar porque no hay luz".

"Hoy después de las siete de la tarde –apuntó- las personas mayores no salen a comprar porque salen los pibes con las bicicletas y les roban las bolsas".

En la zona tiene jurisdicción la comisaría tercera. Allí, dijo Méndez, tienen asignado un patrullero para un radio de 200 manzanas, comprendido por Peralta Ramos, Juan B. Justo, la 39 y Del Riego.

"¿Cómo puede ser que haya tanto en el centro y tan poco en los barrios?", interrogó el vecinalista. "Acá se hace asfalto en Independencia, Libertad, Juan B. Justo, Colón, la costa, todo gratis.

A nosotros nos ponen la luz y nos quieren cobrar mil pesos. Si se ha conseguido financiamiento para tantas cosas, ¿por qué no para esto?", comparó indignado.

"Todas estas cosas pasan, y cuando vos las decís, parece que estuvieras en contra del Gobierno", reflexionó Méndez. Aseguró que no es así, pero que "hay realidades que tenemos que ver".

BRONCA

"La bronca de la gente es que parece que se les está tomando el pelo", sostuvo Mario Méndez, quien recordó que se paga alumbrado, barrido y limpieza y no cuentan con los servicios. "El barrido que pasa los jueves por nuestros calles pasa por las calles que tienen asfalto", mencionó.

PRECIADO ASFALTO. Méndez sostiene que en el barrio tienen más del 60% de las calles asfaltadas. "Nos mandaron unas planillas para que hagamos firmar a la gente que quiere el asfalto. Hay quienes están preguntando. El anterior plan fue a un costo accesible, hoy estamos hablando que un frente de 10 metros sale entre ocho y diez mil pesos".

"Si la gente está protestando porque tiene que pagar mil pesos por las luces, ¿cómo voy a decirle yo a un vecino que si quiere el asfalto, el Municipio va a cobrarle 8 mil pesos?", preguntó.

INUNDACIÓN PERMANENTE. El fomentista pidió, una vez más, por el desagüe del Arroyo del Barco, que lo vienen reclamando desde 1980. Dijo que Mario Bravo está seis metros más alta que la 39 y que es inevitable que se forme una pileta, cada vez que llueve, en la 37 entre Peralta Ramos y Bestoso. Las casas tienen compuertas y muchas debieron resignar su garage que hoy está cerrado con material. "En Florencio Sánchez y Caraza se tapan los aguas", mencionó.

CARENCIAS. "No hay centro de salud, no hay escuelas –sólo el jardín Nº10 que funcionó durante 16 años en la sede vecinal-, ni plazas", sostuvo el presidente de la sociedad de fomento del barrio El Progreso.

Comentá la nota