Entre lágrimas, David dijo: "No me quedé con plata de nadie"

El ex director de Deportes Sergio David lloró ayer frente el tribunalque lo juzga por un supuesto enriquecimiento ilícito durante su pasopor la administración pública. Ocurrió dos veces durante su extensadeclaración. Al final, entre lágrimas afirmó: "Yo no me quedé con platade nadie".
Insistió con el argumento de que el dinero para refaccionar su vivienda particular y la construcción del gimnasio La Caleta se lo prestó su "tío rico": Angel Hernández. "Todo lo hice parado arriba del estribo de mi padre y un familiar íntimo. No es un pecado. Me parece irrisoria la acusación", aseguró.

"Juro que yo no toqué un solo peso. Jamás me negué a las requisitorias de la Justicia", indicó. "No me parece para nada extraordinario tener la suerte de tener un familiar que me ayude. Es una parte muy importante en mi familia y me ayuda. No es nada raro tener un pariente con plata", agregó.

Durante la audiencia casi nada se dijo del nivel de vida que llevaba la familia de David. Sólo se mencionaron los viajes al exterior aunque en la causa figuran los gastos de las tarjetas de créditos y el movimiento de su cuenta bancaria.

David está acusado del delito de enriquecimiento ilícito porque no pudo justificar un incremento patrimonial de $ 426.587,28 durante su paso por la administración pública. Además, se le imputa omisión maliciosa y falsedad en la presentación de las Declaraciones Juradas porque no consignó las mejoras en su vivienda y la disponibilidad de fondos en sus cuentas. David fue director de Deportes desde el 20 de abril de 1998 hasta el 10 de diciembre del 2003.

La audiencia de ayer se extendió durante casi cuatro horas y media. Antes de iniciar el debate, los integrantes de la Cámara del Crimen Nº 2 rechazaron el pedido de nulidad del juicio que solicitó el defensor oficial subrogante Enrique Fazzini. El abogado del imputado había solicitado la nulidad porque en la instrucción de la causa David no tuvo la garantía de defensa cuando se presentó a declarar y, además, dijo que el ex funcionario ya fue investigado y juzgado en otra causa por ese supuesto enriquecimiento ilícito.

Los integrantes del tribunal, Eduardo Olmos, Carlos González y Abel Depetris rechazaron los planteo porque "resultan improcedentes" repitiendo los argumentos que había dado en la jornada anterior el fiscal Jorge Amado. "Ambos planteos ya fueron rechazados por el Tribunal de Impugnación Penal", afirmó el presidente del cuerpo, Olmos.

Además de David, ayer declararon otros tres testigos. El juicio continuará el próximo miércoles 14 de octubre a las 08:30 con los alegatos de las partes.

Endeudado

Sergio David (47) declaró durante dos horas. En su testimonio repitió lo que ya había dicho ante el juez Carlos Flores durante la instrucción de la causa. Trató de mostrar que está endeudado y no enriquecido. En resumen su defensa apuntó a demostrar que todo el dinero que utilizó para refaccionar su vivienda y para construir el gimnasio La Caleta se lo prestó Angel Hernández. Por esto dijo que con su tío, a quien considera "su segundo padre", "más que una deuda económica tengo una deuda moral".

Empezó explicando que "el único incremento son las mejoras en la casa" de la Avenida Spinetto. La remodelación fue financiada por un préstamo de unos $ 40.000 de su tío Angel Hernández que pensaba devolver con la venta de un terreno ubicado en la Avenida Perón. Sin embargo, cuando intentó negociarlo saltó un embargo por un juicio de su mujer por un accidente de tránsito. En ese momento dijo que el dinero piensa devolverlo. "Acá no se trata de un niño caprichoso que le pide plata al tío", comentó.

Para explicar la construcción del gimnasio La Caleta, (dijo que costó unos $ 300.000) David recurrió otra vez a la coartada de su tío (ver a parte) y un aporte de $ 85.000 de Viviana Manfredotti, ex secretaria de Deportes de Tierra del Fuego. En principio se trató de una futura socia, la mujer luego se apartó y ese dinero se convirtió en un préstamo que a la fecha David no canceló. Esa deuda se sumaría a los $ 40.000 a su tío y el 50 por ciento del gimnasio.

"No tengo más que esto", dijo y habló de su paso por la Dirección de Deportes. "¿Cómo puede un director que apenas está habilitado para firmar (compras) hasta $ 250, que tiene controles de arriba y de abajo y que su Dirección tiene un presupuesto anual de $ 250.000, enriquecerse por $ 400.000?", se preguntó y respondió: "Me parece ilógico".

David hizo mención al dinero que se desviaba desde su área a las fundaciones y por la cual hay una causa abierta en la Justicia. "Yo era uno de los funcionarios que menos destinaba a estas instituciones... Además, quiero dejar en claro que por donde yo pasé nunca faltó plata", expresó.

Con la voz quebrada por las lágrimas, David dijo que "el gimnasio es un emprendimiento familiar y que lo hicimos de cara a la sociedad. Nunca escondimos nada. Siempre estuve a disposición de la Justicia. Jamás me escondí", completó.

Viajes

Sergio David reconoció haber viajado 5 veces al exterior durante el período investigado. Una vez a Estados Unidos y otra a Cuba en viajes oficiales. Pero fue a Cuba con dinero de su bolsillo otras dos veces, una con su señora. También realizó con su esposa un viaje a España.

Declaraciones Juradas

Sobre la acusación de la omisión maliciosa de datos en su declaración jurada, David comentó que no declaró las mejoras realizadas a su vivienda porque "no sabía que había que desglosarlo (al patrimonio). Pude haber cometido un error en ese sentido", admitió. "El término (omisión maliciosa) es demasiado grande. Fueron mejoras hechas a la vista de la gente", afirmó.

Dijo que no declaró cuentas bancarias porque no tenía. Sólo una caja de ahorro de pago de haberes.

Comentá la nota