Entre internas, Mariotto apura la creación del ente que regulará los medios

Los apuros del Gobierno para implementar la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que obligará a los grandes multimedios a cambiar su radiografía desprendiéndose de varias de sus radios y/o canales de TV, se le está volviendo en contra. Esta semana anunció con bombos y platillos la puesta en funcionamiento del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual (CFCA), que, a su vez, designará el lunes a dos representantes en la autoridad de aplicación que será la encargada de guiar la manera y los tiempos en que desinvertirán las empresas. Su conformación está prevista en las intenciones oficiales para el 10 de diciembre. Pero la creación del Consejo es cuestionada.
Ayer, el rector de la Universidad Nacional de Quilmes, Gustavo Lugones, le envió una carta al titular del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que reúne a las casas de estudio públicas, en la que le pide que rectifique la resolución por la que el CIN designó a Omar Turconi y Eduardo Seminaro, como sus representantes en el CFCA, ya que "la Universidad Nacional de Quilmes, entre otras universidades nacionales, no ha sido consultada por la presidencia del CIN a la hora de establecer candidaturas, pese a contar con carreras de grado de Comunicación Social en las condiciones previstas por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual nº 26.522."

El CFCA debe contar con un representante por provincia, tres delegados por las cámaras que nuclean a los prestadores privados, dos de los que ofrecen servicios de radiodifusión sin fines de lucro, las universidades y gremios, entre otras agrupaciones.

La disputa entre las universidades por poner a sus representantes es similar a la que vivieron las organizaciones sin fines de lucro. Luego de una "mediación" en el Comfer, designaron como sus representantes a Néstor Busso, de la oficialista agrupación de radios FARCO, entidad que además ocupó los puestos de primer y segundo suplentes, ya que Busso sería designado en la autoridad de aplicación y la FARCO no quería quedarse sin lugar en el Consejo Federal, según comentaron asistentes a los debates.

La protesta vino entonces de representantes de radios evangelistas que hasta llegaron a recordar en la sede del Comfer que ellos había "puesto un camión con altavoces, para festejar frente al Congreso la sanción de la ley."

La contienda habría seguido con agrupaciones no peronistas, que cuando reclamaron su espacio, habrían sido acusadas de no criticar "a (Jorge Rafael) Videla durante la dictadura."

Aunque a regañadientes, las discusiones fueron zanjadas y se designó a los representantes. En el Comfer aseguran que es natural que haya diversidad de criterios a la hora de las designaciones "que quedan en manos de las distintas cámaras y agrupaciones."

Comentá la nota