Entre la gripe A y los movimientos políticos.

En la última semana, la "onda expansiva" de la gripe A terminó por ocupar el centro de la escena en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Lo que comenzó con el cierre preventivo de la Facultad de Medicina el pasado lunes tuvo un efecto dominó en el resto de las unidades académicas, en los colegios, y en otras dependencias de la casa de estudios, como el Museo de Ciencias Naturales (foto). El Rectorado, en tanto, redujo la carga horaria de su personal.

A pesar de que hasta ahora la Municipalidad de La Plata sólo confirmó dos casos de gripe A en la UNLP la psicosis se apoderó de la comunidad universitaria. Así fue como se propagaron distintos rumores sobre alumnos, docentes y trabajadores supuestamente afectados por el virus. La paranoia fue tal que hasta se llegó a hablar de cerdos infectados en Veterinaria, versión que fue desmentida por autoridades de la facultad consultados por este diario.

En algunas unidades académicas como Odontología y Psicología los alumnos realizaron protestas en las calles para pedir que se suspendieran las clases cuanto antes, decisión que finalmente se adoptó en todas las facultades.

Asimismo, el Rectorado creó un Comité para el Seguimiento de la Condición Sanitaria que, según se informó desde la presidencia de la UNLP, se encarga de "monitorear, evaluar y adoptar medidas adecuadas a las situaciones que se presenten".

Cabe mencionar que, previo al parate por la influenza, se desarrolló el martes la segunda sesión del año del Consejo Superior. En el encuentro se aprobó un curso de apoyo para los "bochados" de Medicina. El proyecto les otorga varias chances a los aspirantes para ingresar a la facultad. Pero las autoridades de esa unidad académica lo rechazan. Siguen amparándose en la ley de Educación Superior, que les permite continuar con el régimen eliminatorio.

Por otra parte, según pudo saber Hoy, después del largo receso académico (por la gripe y las vacaciones de invierno), se verían los primeros movimientos políticos de cara a la asamblea universitaria de 2010. Es porque el ex vicepresidente de la UNLP, Angel Tello, tendría decidido recorrer las facultades con el fin de buscar apoyo para su candidatura a rector de la universidad.

Allegados a Tello destacan los logros del actual presidente de la UNLP, Gustavo Azpiazu, en materia edilicia, realizados en los últimos años, pero advierten que los resultados de las elecciones legislativas hacen que deban reconfigurarse las alianzas que existen en la conducción del Rectorado. Concretamente, apuntan hacia los funcionarios universitarios que abiertamente apoyaron al ex presidente Néstor Kirchner y que, según la óptica de los sectores que apoyan a Tello, no deberían tener espacios de poder en el próximo gobierno universitario. No obstante, no descartan mantener negociaciones con las autoridades de la UNLP, que sean provenientes del radicalismo o de sectores independientes.

Por parte del oficialismo todo indica, como viene informando Hoy, que el secretario general de la presidencia de la UNLP, Fernando Tauber, sería el elegido para suceder a Azpiazu.

La incógnita pasa por saber cómo jugarán los sectores peronistas que actualmente apoyan al actual presidente pero que, hasta el momento, no se han manifestado en torno a una eventual candidatura de Tauber.

Comentá la nota