Entre los empresarios argentinos hay pesimismo para este año

Los empresarios de la Argentina, en línea con lo que piensan sus colegas en casi todo el mundo, se manifestaron entre pesimistas y muy pesimistas sobre lo que sucederá con la economía en 2009. Así lo refleja la encuesta anual International Business Report que realiza la consultora británica Grant Thornton International.
El estudio indica además que «los resultados en la Argentina arrojan una de las más grandes variaciones de opinión respecto del año pasado». Este año, el balance entre optimistas y pesimistas «marcó» -57% (es la diferencia entre los que dicen que las cosas irán bien y los que advierten que todo será peor); a principios de 2008 los empresarios argentinos « optimistas» derrotaban por el 39% a los «pesimistas».

La diferencia de 57 puntos porcentuales a la negativa se produce porque sólo el 13% de los empresarios consultados manifestó ser «algo» o «muy» optimista en relación a 2009, mientras que el 70% dijo ser «muy» o «algo» pesimista.

La cifra que surge de las respuestas de los empresarios argentinos está claramente en línea con lo que opina el resto del mundo: en general, quienes respondieron a la encuesta pintaron un negro panorama para 2008, por lo que el índice de optimismo pasó de +40% en 2008 a -16% para 2009, lo que representa un descenso de 56 puntos porcentuales en apenas doce meses; la consultora asegura que se trata de un récord desde que confecciona la encuesta.

Hay excepciones a este panorama en general negativo: quizás por una cuestión de idiosincrasia, entre los empresarios más optimistas del planeta se ubican los brasileños, con un índice positivo del 50%, sólo superado entre los países con peso económico específico por India, con +83% (en el medio se ubica la pequeña república africana de Botswana con +81%). En el extremo inverso, los empresarios más pesimistas son los de Japón (-85%) y España (-65%). «Es la primera vez que los resultados pesimistas superan a los optimistas en relación con las perspectivas económicas desde que la investigación se inició; el International Business Report de 2009, que estudia las opiniones de ejecutivos de alto nivel en más de 7.000 empresas del sector privado en 36 economías, también muestra un apabullante consenso de que la caída en la demanda de los consumidores representa la mayor amenaza para las empresas del sector privado», asegura el informe de Grant Thornton International.

Enrique Langdon, director de la filial argentina de la consultora, asegura que «la crisis financieramundial, combinada con elementos internos, tales como erráticas decisiones de política económica y conflictos con sectores productivos, produjeron un colapso en el optimismo empresario de los argentinos». Agrega que «se espera un 2009 complicado con precios de commodities en descenso, menor demanda brasileña, inflación real no menor a dos dígitos, retroceso en el consumo interno y en la inversión extranjera y un entorno político inestable». El experto parece haberse contagiado del pesimismo que expresaron sus encuestados...

Resulta llamativo, sin embargo, el fuerte contraste entre países clave en el comercio internacional como China y Estados Unidos: al momento de responder, los chinos optimistas le ganaron por 30 puntos a sus colegas connacionales pesimistas; entre los estadounidenses pasó casi exactamente lo opuesto: el pesimismo derrota por 34 puntos al optimismo.

El fenómeno se replica con dos de los jugadores más fuertes en el panorama económico global: India encabeza el ranking, y Japón lo cierra; entre ambos hay un océano de 168 puntos porcentuales a favor del optimismo indio. Sin embargo, el cambio de humor más notable se registró en Hong Kong, donde el año pasado los optimistas derrotaban por más de 80 puntos a los pesimistas, y ahora el pesimismo se impone por casi 50.

«Estos resultados tan polarizados ofrecen todavía pequeñas muestras de esperanza en el mercado global», asegura Langdon. «Las empresas en economías emergentes perciben que en su nivel micro particular pueden presentarse oportunidades reales».

A nivel regional, la Unión Europea surge como el bloque comercial más pesimista (-38%), con América Latina (+11%) y Asia Pacífico (+3%) en el otro plato de la balanza.

En relación al factor que les genera más inquietud, los empresarios de 33 de los 36 países estudiados afirmaron que era la caída de la confianza del público, y la consiguiente reducción del consumo que eso traería aparejado. Lo sigue la falta de crédito a empresas. En la Argentina, el 60% de los encuestados optó por la caída en la demanda (en línea con el resto del mundo) como lo peor que puede suceder en 2009.

Cabe apuntar que las 36 economías incluidas en el estudio de Grant Thornton representan el 81% del PBI mundial.

Comentá la nota