La UCR, entre críticas opositoras, busca aprobar el aumento de transporte el jueves

La UCR, entre críticas opositoras, busca aprobar el aumento de transporte el jueves

El oficialismo avanzará con el ajuste de tarifas en el servicio, a veinte días de que asuma el nuevo Concejo. El boleto costará $ 9,15. Dómina y Riutort en contra de las iniciativas.

El  pasado jueves ingresó al Concejo Deliberante el proyecto 4980/E/15 del Ejecutivo que contempla un aumento del 28% en la tarifa del transporte urbano de pasajeros de Córdoba, pasando éste de los actuales $ 7,15 a $ 9,15 para finalmente quedar en $ 8,25 con subsidio. 

El tema generó gran polémica entre la oposición que se manifestó totalmente contraria a las medidas de Ramón Mestre, principal referente de Cambiemos, la fuerza que respalda a Mauricio Macri en Córdoba.

Al contar con mayoría automática, el bloque de la Unión Cívica Radical (UCR) no tendría inconvenientes para aprobar el incremento en soledad.

En ese sentido, Olga Riutort desaprobó todas las justificaciones sobre el aumento de las tasas y servicios que argumentan desde el radicalismo. «Todas las subas están por encima de la inflación que ellos mismos calculan en el presupuesto», observó la dirigente. «Le vamos a pagar otra vez la fiesta, todos nosotros», concluyó.

Por su parte, el concejal Miguel Siciliano afirmó: “Mestre nos mintió. En la campaña dijo que no iba a aumentar nada por un año y terminadas las elecciones, aparece con este tarifazo”, destacó. “Sólo se preocupa por la tarifa nunca por el servicio. No se cumple con los pliegos, y siguen viajando pasajeros parados, faltan las rampas”, sostuvo, entre otros reclamos. 

Uno de los puntos que desde la oposición critican, es que el ingreso del proyecto no fue adelantado por la UCR en las reuniones de labor parlamentaria previas al jueves y especulan con que se busca evitar confrontaciones con las nuevas fuerzas que asumirán el 30 de noviembre.

Cabe señalar, que el radicalismo pidió preferencia para dos sesiones, por lo que cabría la posibilidad de el tema se comience a tratar este jueves y termine siendo aprobado el jueves 12 del corriente. 

Por su parte, el aumento del sistema de taxis y remises, rondará el 19,2%. En el caso de los taxis la bajada de bandera costará en horario diurno $ 14,70, y la ficha $ 0,73; mientras que la tarifa nocturna será de $ 16,15, manteniéndose el precio de la ficha. Asimismo los remises, tendrán una bajada de 

$ 15,05 con una ficha de $ 0,69 durante el día y de noche pasará a 

$ 16,80 y $ 0,75, respectivamente.

Cuando el oficialismo municipal haya aprobado este proyecto, el actual intendente habrá elevado el precio del pasaje un 366%. Desde los 2,50 de diciembre de 2011 al próximo 9,15, a través de cinco ordenanzas.

Ayer, el concejal Esteban Domina, del Frente Cívico, cuestionó el aumento del boleto urbano, “sin ninguna justificación, ni siquiera por el aumento del salario de los choferes” planteó. Y se mostró preocupado por la posición “dominante que está adquiriendo el grupo Ersa, dentro del sistema de transporte público, que ahora se va a quedar con el corredor 7”, dijo.

Desde el oficialismo, el concejal Gustavo Fonseca presidente de la comisión de Servicios Públicos, Transporte y Tránsito, defendió el aumento a partir del impacto de la masa salarial sobre el boleto, al recordar que “UTA nacional acordó el 30 de junio un aumento de 29,76%, retroactivo a enero y en los primeros días del próximo año agregará un 10% más”, destacó. Asimismo, agregó que se pasó de 790 servicios a 900 para mejorar las frecuencias y en muchos casos, los recorridos aumentaron hasta 8 km. Esos 110 servicios nuevos no tienen gasoil subsidiado”, aseguró.

La defensa de Fetap

Desde la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap), Gustavo Mira indicó que “no se trata de un aumento, sino de una actualización que abarca de enero de 2015 hasta julio de 2016, cuando se realice la próxima paritaria”. En ese sentido, señaló que el costo laboral alcanza al 68% de los ingresos incluidos el subsidio del Gobierno nacional que significa más de un 30% de los costos anuales calculados en 1600 millones de pesos. Es decir, la nación aporta $ 600 millones, sin contar la subvención del estado al gasoil que termina costando a las empresas $ 6,50. Sobre este punto, Mirá indicó que “a comienzos de año hubo un reajuste que significó una suba del 50% sobre el combustible”, otro de los costos variables que inciden en los costos, así como también “el aumento del 25% del costo de unidades que hoy ronda los dos millones de pesos”.

Coment� la nota