Entre comerciantes preocupados y consumidores seducidos

El comercio tradicional ve en la instalación de las Grandes Superficies Comerciales "amenazas" a su subsistencia pero al mismo tiempo los consumidores se sienten atraídos por sus precios, servicios, comodidades y esparcimiento.
Percepciones y expectativas de los comerciantes y usuarios respecto de un tema actualísimo para Mar del Plata, la instalación de Grandes Superficies Comerciales (GSC), son analizadas por una investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata, la arquitecta María Cecilia Tomljenovic, en un artículo para el libro "Observar y escuchar" que ha llegado recientemente a las librerías de la ciudad.

La primera parte del trabajo -presentado con el título "Un monstruo grande que pisa fuerte. Grandes Superficies Comerciales en las ciudades de Mar del Plata, Necochea y Tandil"- hace una rápida síntesis histórica del desarrollo del supermercadismo en la región, tomando como punto de partida la apertura en 1951 del primer supermercado moderno en América Latina, La Estrella Argentina, situado en Luro y Salta, hoy uno de los eslabones de Toledo.

La segunda parte consiste en encuestas realizadas en las ciudades de Mar del Plata, Tandil y Necochea, dirigiendo a cantidades similares de comerciantes y usuarios las preguntas más inquietantes en relación con las Grandes Superficies Comerciales. Así se llega a comparaciones o conclusiones que son propias, por supuesto, del momento en que se desarrolló la compulsa, anterior a mayo de 2006, pero que inevitablemente pueden ser asociados por el lector con la polémica, no siempre acompañada por información precisa o profunda, que sobre la misma cuestión está teniendo lugar en los cuerpos políticos de la Municipalidad marplatense.

Aún cuando en el artículo se destaca la acción desarrollada por la Coordinadora de Actividades Mercantiles Empresarias a través de su Programa de Fortalecimiento al Comercio Minorista, su contenido llama la atención por su objetividad, también por su equilibrio. Naturalmente, no se hizo al calor de un debate público y está animado por un propósito académico y científico.

De este modo, y en las conclusiones, el sondeo advierte que "los comerciantes (se refiere al comercio tradicional, de pequeña y mediana dimensión) ven en las GSC la amenaza de un competidor que puede desplazarlos del mercado, ya que al instalarse en zonas comerciales ya consolidadas, los comerciantes se ven obligados a adaptarse".

"Si la ubicación de las GSC dista de las zonas comerciales ya consolidadas, se genera alrededor un sistema de servicios complementarios, impactando sobre las zonas periféricas y áreas residenciales. Muchos comerciantes ven la posibilidad de progresar en función de estos equipamientos, utilizando la atracción de público que generan las GSC y prestando servicios complementarios a éstas a través de comercios satélites".

Los primeros súper

El recorrido histórico del supermercadismo parte, como se decía, de La Estrella Argentina y menciona cómo en los años '50 y '60 la formación de cadenas regionales medianas determina la aparición, entre otros establecimientos, de Toledo y Elefante en Mar del Plata, la Cooperativa Obrera en Bahía Blanca, Caracol, Sol y Hogar Argentino en Córdoba y El Hogar Obrero en distintas ciudades del país.

Salvo excepciones, "esta primera generación -señala Tomljenovic- no tuvo el éxito pensado". Explica que "la fuerza y el arraigo del comercio tradicional barrial, sumado a la inestabilidad política y la falta de experiencia y organización de las firmas, fueron algunos de los motivos que provocaron el cierre de casi todos los establecimientos que se habían abierto a lo largo de la primera etapa".

Tendrán más suerte los supermercados que se abrieron en los años setenta y ochenta. Un ejemplo clásico de esta época es la Cooperativa Obrera que sigue hoy muy firme en Bahía Blanca. En este tiempo llegan Carrefour, Cincosud (Jumbo) y La Gran Provisión, al tiempo que "se observa un notable cambio de hábitos en los consumidores que comienzan a concentrar sus compras en el fin de semana, y utilizan más el automóvil para llegar a los establecimientos. También aparece el freezer, los productos congelados y el horno a microondas. La incorporación plena de la mujer al mercado laboral provoca una revolución en la administración del tiempo doméstico. Y el proceso es acompañado con constantes innovaciones empresariales".

En los ochenta y noventa se suceden las desregulaciones, las abruptas transformaciones comerciales, las inversiones extranjeras y es así cómo se multiplican nuevas formas, además de los supermercados y autoservicios, como los minimercados, drugstores, maxiquioscos, polirrubros.

De este modo, también el comercio tradicional -comprendiendo a los almacenes- de concentrar el 56,4 por ciento de las ventas en el rubro de alimentos para el año 1997 quedó reducido al 25 por ciento, ante el avance de los autoservicios.

Luego irrumpen los "centros comerciales" (entendiendo por estos a la combinación de shopping y supermercado en el mismo complejo) junto a los conceptos de globalización, mercados sin regulación, oferta de todo tipo de productos, cada vez más comodidad para hacer las compras, horarios ampliados, seguridad, playas de estacionamiento gratuitas, mejores precios.

Es en el año 2000 cuando la provincia impone la ley 12.573 hoy en vigencia para la instalación de las Grandes Superficies Comerciales. "El objetivo de esta ley -señala la arquitecta Tomljenovic- no fue restringir la instalación de hipermercados, sino buscar un equilibrio para resguardar a la economía nacional y al comercio minorista".

Tras cartón, sobreviene la crisis de fines de 2001 y principios de 2002. El nivel de consumo que había hasta entonces recién habrá de recuperarse en 2004. En estos años críticos el pequeño autoservicio y el almacén tradicional recuperaron algo de espacio ante los grandes, y al mismo tiempo se advirtió un crecimiento importante, del 16 por ciento, de los establecimientos de familias asiáticas.

Las encuestas

Tras el resumen histórico se describen las encuestas y sus resultados. "En Mar del Plata -se indica- se escogieron cinco establecimientos importantes, con un área de influencia acotada a cinco cuadras y dos zonas intermedias cercanas a ambos (Zona Constitución, hipermercado Carrefour; Zona Libertad, hipermercado Toledo; Zona Puerto, supermercados Disco y Toledo; Zona San Juan, supermercados Toledo y Disco: Zona Av. Tejedor y Estrada, supermercados Toledo y Día %). Las consultas sumaron 220, 110 a comerciantes y 110 a residentes.

Por una cuestión de espacio, vamos a subrayar sólo algunos de los pasajes del artículo, especialmente algunos relacionados con Mar del Plata.

* "Caracterizando el equipamiento existente y relevado -en Mar del Plata es considerable la cantidad de comercios (25 por ciento) que han abierto sus puertas al público luego de la instalación de GSC, funcionando como comercios satélites de la misma".

* En aquel momento, primera mitad de 2006, el 48 por ciento de los comercios admitió estar en "buena situación", aunque sólo 1% en "muy buena situación".

* Un dato llamativo sobre la situación del personal. Un 66 por ciento optó por el renglón de "no sabe/no contesta" cuando le preguntaron por la condición laboral -si estaban en blanco o en negro- de los empleados.

* Un 66% consideró que habían disminuido sus ventas por la instalación de un GSC.

Respuestas de los consumidores

¿Qué apuntes se pueden rescatar de lo consultado a los consumidores, siempre con la atención dirigida a Mar del Plata?

* Mar del Plata muestra el mayor porcentaje, 58 por ciento, ante Tandil y Necochea, en cuanto a la cantidad de gente que combina las compras entre el negocio tradicional y el supermercado.

* ¿Por qué concurren a las grandes superficies? Las principales razones expuestas fueron las de "buenos precios (30 por ciento), la variedad de productos (un 25 por ciento), y también se destacó aunque con menos porcentuales la comodidad y la cercanía.

* La pregunta de a qué negocios le sustraía las compras que hacían en el supermercado fue respondida como "al comercio tradicional-minorista" en el 97 por ciento de los casos.

* Cuando se requiere a los consumidores sobre los beneficios de la instalación de un supermercado en la ciudad, la mayor variable (con un 20 por ciento) es la de creer que trae "crecimiento". Muy pocos lo ven como una causa de generar fuente de trabajo (sólo el 4 por ciento). En este aspecto llama la atención el mayor porcentual en Mar del Plata (42 por ciento) de gente que "declara como una influencia positiva de la GSC para la sociedad, frente a un 10% en Necochea y un 22% en Tandil.

* En otro tramo se consulta a los usuarios sobre "el rol que las autoridades deberían cumplir frente a la futura instalación de estos equipamientos". En el caso de Mar del Plata, un 37 por ciento contestó que "deberían favorecer su instalación".

* "Las GSC promueven un hiperconsumo que provoca impactos sobre la sociedad. Estos equipamientos funcionan sobre la base de la creación de necesidades y deseos que buscan satisfacerse en el mercado vendiendo productos y servicios sólo para aquellos que pueden pagarlos".

* "El consumidor, seducido por la oferta, reconoce y pondera positivamente las GSC, son competitivas en cuanto a precio, variedad de productos y diversidad; ya que combinan seguridad, servicio, confort, marketing y diversión. El cliente se interesa por estos nuevos formatos en relación a sus ventajas. Toda posibilidad de convivencia social en estos lugares queda sometida al interés privado de los gestores de estas superficies comerciales".

En las opiniones finales también se manifiesta que "es posible sintetizar que las GSC impactan sobre las áreas comercialmente consolidadas en la mayor parte de los casos, saturando las infraestructuras disponibles en su entorno".

La segunda posibilidad, en menor medida -concluye- consiste en la generación de impactos positivos, particularmente donde el comercio tradicional se adapta y se convierte en comercio satélite del nuevo formato. Tanto las GSC como los comercios tradicionales deben hallar un intersticio de compatibilidad a través de la sana competencia".

Comentá la nota