Entre Catamarca y Santiago del Estero existe un túnel de tiempo

Desconcierto. Las escuelas tuvieron que ser tolerante con las tardanzas de los alumnos, hasta que se acostumbren. Hay personas que se manejan con dos relojes.
FRÍAS, Choya (C) Los pobladores de Tapso Lavalle y San Pedro de Guasayán, viven raras sensaciones por estos días, especialmente cuando miran el reloj. Los tres pueblos se dividen en jurisdicciones santiagueñas y catamarqueñas tomando como referencia geográfica las vías del ferrocarril, por lo tanto, se mueven en horarios diferentes.

El tema es que socialmente son comunidades estrechamente relacionadas en aspectos educativos, de servicios, trabajo, salud, comercio, etc. Por lo tanto la división política cartográfica, en este sentido, no existe. Ahora bien, en ese contexto, el cambio de horario vino a ser un problema más que una solución, porque Santiago adelantó una hora y Catamarca se maneja aún con el tradicional.

EL LIBERAL hizo un sondeo para determinar cuál es el impacto en la gente y se encontró con situaciones tan curiosas como sorprendentes. Los chicos santiagueños que asisten a las escuelas que están del lado de Catamarca salen de sus casas a las 8.45 (hora de Santiago) y con el sólo hecho de cruzar las vías llegan las 7.45. Así de increíble. Hay escuelas que tienen tres turnos y, ni hablar cuando en una familia varios de sus integrantes asisten a turnos diferentes.

Roque Vélez, un poblador del Lavalle santiagueño, dijo que él trabaja en un paraje ubicado del lado catamarqueño y sale a las 8 de su casa pero llega a las 7.30 a destino. “Yo en mi casa tengo en el reloj de pared la hora de Santiago, pero en el del puño la de Catamarca”, contó.

Otro detalle: Más de un poblador catamarqueño, hasta que se acostumbró, perdió el colectivo que viene desde Santiago, porque pasó una hora antes, o el santiagueño que va a hacerse atender al hospital distrital Eduardo Ataliba Andrada (de Catamarca) -el único de la zona- llega una hora antes que el médico.

Tanto en Lavalle como en San Pedro, en las escuelas, pasa lo mismo que en Tapso. En San Pedro de Guasayán hay chicos catamarqueños que almuerzan una hora antes que su familia y es muy curioso lo que sucede con los comercios del lado de Santiago porque a la tarde abren de 18 a 21.30, vale decir que los vecinos catamarqueños llegan siempre una hora después que cierran así que muchos tienen un horario en su reloj de puño y otro en el celular. Si, fue una semana complicadita. Igual tienen hasta marzo para acostumbrarse. 

Comentá la nota