Entre los bostezos y la fiesta kirchnerista

Las 20 horas de sesión dejaron exhaustos a los senadores; en la calle, se celebró hasta el amanecer
Dentro del Congreso empezaron los bostezos y las ojos que se cerraban: los senadores ponían a prueba su resistencia física, después de las primeras 16 horas de debate, cuando empezó el tratamiento en particular de la ley de medios. Afuera, frente al Palacio, un grupo de militantes oficialistas trasnochaba entre bailes y festejos a la espera de la sanción definitiva.

La sesión terminó después de casi 20 horas y con el resultado que quería el Gobierno: la aprobación sin cambios del proyecto que más polémica despertó en los últimos meses.

Sólo dos senadores se rindieron antes de las 6 de la mañana y se quedaron sin votar el polémico artículo 161, que obliga a vender en el plazo de un año los medios que no se adaptan a la normativa: fueron los catamarqueños del Frente Cívico Oscar Castillo y Teresita Colombo. A esta última senadora se la había visto quedarse dormida en la banca.

No era la única. En el bloque oficialista, en el PJ disidente, entre los radicales... Los bostezos y las cabezas empezaron a sucederse después de la medianoche. Algunos se habían ido a dormir una siesta durante la tarde, pero desde el anochecer había que estar en el recinto. Era la hora de votar y tuvieron que hacerlo decenas de veces en el tratamiento en particular.

En la calle, en cambio, la fiesta kirchnerista creció a la medianoche, cuando arrancó un show musical organizado por el Gobierno.

Con el lema "por la nueva ley de la democracia" y la participación de grupos populares (Ataque 77 e Ignacio Copani, entre otros), actores y discursos políticos, unos 5000 manifestantes festejaban en la Plaza del Congreso.

Uno de los protagonistas del acto oficialista fue Luis D´Elía, el piquetero kirchnerista que, desde el palco montado de espaldas al Palacio Legislativo, levantó sus brazos y realizó la señal de la V de victoria al llegar la noticia de la votación en general. También estuvo el presidente del Sistema de Medios Públicos, Tristán Bauer, entre otros funcionarios de segunda y tercera línea del gobierno nacional.

Intendentes del conurbano y agrupaciones sociales oficialistas colaboraron con la movilización.

Salía el sol cuando los senadores terminaron, exhaustos, con la votación en particular. En la calle Entre Ríos, un puñado de manifestantes mantenía la celebración mientras se vaciaba el Congreso.

Y Menem nunca apareció

* Enemigo declarado de los Kirchner, Carlos Menem había cuestionado duramente la ley de medios del Gobierno y prometía dar pelea en el Senado. Pero anteayer su banca permaneció vacía durante el debate caliente en la Cámara alta. "Ya va a llegar. Va a venir a votar", decían en el PJ disidente durante la tarde en el Congreso. Pero llegó la hora de votar y el ex presidente siguió en la lista de ausentes (sólo tres no asistieron). En la UCR no faltaron las suspicacias: "¿No habrá arreglado él también con el Gobierno?", dijo uno de los senadores, que recordaba las impensadas alianzas con Ramón Saadi y el senador que responde a Antonio Bussi.

Comentá la nota