Entre asuetos y feriados, suman quince las jornadas no laborables

Para este fin de semana largo, hay pocas expectativas del sector turístico. Crisis económica, inseguridad, vacaciones y fiestas, influyen en contra. Mendoza aún no decide si adhiere a la iniciativa nacional.
El año terminará con más días de descanso que de trabajo, mientras que 2009 tendrá su primera jornada hábil al quinto día de comenzado el año. Este fin de semana largo (por el Día de la Inmaculada Concepción) no será el último como se creía.

Quedan -al menos, por ahora, para los empleados de la administración pública nacional- las minivacaciones que empiezan a la tarde del 24 y se extienden hasta el domingo 28, y las que arrancan el 31 después del mediodía. A esto se suman los paros anunciados por el sector bancario que reduce cuatro días más la actividad financiera.

La idea es mover el consumo para cerrar 2008 con mejores perspectivas. Sin embargo, los empresarios turísticos de Mendoza aseguran que las previsiones para el fin de semana largo por el Día de la Inmaculada Concepción apenas alcanzan a 30 por ciento de reservas.

Las causas: la crisis económica, la aproximación de las Fiestas, las vacaciones, la creciente ola de inseguridad, entre otros. Pese a esto, algunos de ellos tienen la ilusión de que este breve receso sea positivo.

De acuerdo con los números que maneja la Asociación Empresaria, Hotelera y Gastronómica de Mendoza, "sólo hay 30 por ciento de reservas para este fin de semana". Argumentan que se debe a que tradicionalmente, no es un festejo concurrido.

Para Fernando Díaz González, gerente de la Asociación, "normalmente, éste no es un fin de semana convocante porque la gente no se moviliza mucho, sobre todo, por causa de las fiestas. Hoy, el movimiento es muy bajo, pero en lo que sí hay expectativas, es en el turismo interno en la zona Sur y el Valle de Uco".

Alberto Zamora, del Departamento de Ventas de Huentata Turismo, es un poco más optimista. "Le ponemos todas las expectativas a este fin de semana porque es el último, pero las más fuertes, se las ponemos al verano. El año pasado tuvimos un buen fin de semana y ojalá que en éste pase lo mismo", explicó.

El comentario de un verano con poco movimiento turístico fue algo que se repitió entre los entrevistados. Por ejemplo, para Díaz González, se viene un verano muy lento y bastante quedado.

"A esta altura del año pasado ya teníamos reservas muy interesantes para el verano. Hoy lo que tenemos son muchas consultas, pero que al final no se concretan", explicó. Al igual que él, Zamora opinó: "Tengo la idea de que este verano no habrá mucho turismo por todo lo que se está viendo. Además, porque la gente prefiere guardar la plata o invertirla en otra cosa".

En alusión a los asuetos nacionales, Zamora comentó: "Sería muy bueno. Nosotros trabajamos cuando todo el mundo está descansando, así que mientras más días hay, mejor".

Comentá la nota