La entrada récord de animales a Liniers no hará bajar la carne

La entrada récord de animales a Liniers no hará bajar la carne
Las 18.721 cabezas de ganado que ingresaron ayer al mercado de hacienda de Liniers más que cuadruplicaron la entrada habitual de hacienda, que ronda los 4.000 animales los días lunes. Pero si alguien espera que los precios al mostrador bajen tras la semana de paro agropecuario, fuentes del sector afirmaron que es difícil que eso ocurra. Así, la carne seguirá vendiéndose a valores un 15% más caros que los de hace quince días.
Según información suministrada por el Mercado de Hacienda de Liniers, el kilo vivo de novillo se comercializó a$ 3,44. El precio fue significativamente menor al del cierre anterior. El viernes pasado, ese animal se transaba a $ 3,696 por kilo.

Pero a pesar de la baja de 30 centavos –casi 7%– en el ganado en pie, las carnicerías no bajarán los precios, al menos hasta el fin de semana. "La entrada de animales fue muy buena, pero hay que pensar que todos están sin mercadería: los frigoríficos, los matarifes...", justificó Alberto Williams, titular de la Asociación de Carnicerías de la Capital Federal. "Todos empiezan a hacer stock hoy (por ayer)", agregó.

Pero según el carnicero, el feriado del jueves no ayudará a estabilizar los precios, porque el mercado estará cerrado. Eso dificulta que las plantas se hagan de stock antes del fin de semana, por lo que "hay que esperar" para que la carne pierda el 15% de aumento que registró la semana última, a raíz del cese de comercialización de hacienda en pie y productos agrícolas dispuesto por la mesa de enlace en reclamo de una baja en las retenciones a la soja y los granos.

En diálogo con la agencia Télam, el presidente de la Cámara de Industria Frigorífica Argentina (CIFA), Jorge Martínez, dijo: "Apareció una oferta muy importante y supongo que ello traerá bajas de precios en los frigoríficos, los cuales luego deberían trasladarse a las carnicerías y los usuarios". Sin embargo, no precisó cuándo los precios se estabilizarán. "Espero que esta sea la última vez que tengamos faltantes", se quejó Martínez, quien repudió el paro agropecuario.

Un dato alarmante ayer fue que se mantuvo la alta liquidación de hembras entre los animales enviados a Liniers. De las más de 18.000 cabezas, el 40% eran vacas. Este es un problema que remarcan cada vez que pueden los dirigentes de la Mesa de Enlace. Como la ganadería dejó de ser un negocio rentable, cada vez más productores envían sus hembras al mercado, por lo que se quedan con menos animales para procrear. Esto, dicen, hará que Argentina deje de autoabastecerse de carne.

Por eso, la mesa de enlace solicitará hoy al Gobierno que liberalice las exportaciones ganaderas. Se reunirán esta tarde con los ministros de Interior, Florencio Randazzo, y Producción, Débora Giorgi.

Comentá la nota