Entienden que para luchar contra el dengue el Gobierno espera "el frío".

Por las políticas "individuales" del gobierno provincial para luchar contra el dengue, una enfermedad que solo se puede combatir como problema colectivo, parece que lo único que espera el Gobierno para luchar contra la epidemia "es que llegue el frío".
Así lo entendieron los dirigentes de distintos gremios de la Salud que ayer se reunieron en el Hospital San Bernardo para cumplir con las medidas de fuerza elegidas en la última asamblea provincial, y que implican la concreción de asambleas permanentes y trabajo a reglamento todos los miércoles.

Los trabajadores denunciaron que la ausencia de un plan de Salud en el gobierno de Juan Manuel Urtubey repercute en el incremento de las estadísticas del brote de dengue y de otras problemáticas sanitarias como la tuberculosis, el sida, la desnutrición y la mortalidad infantil.

Frente a esta situación los gremialistas sacaron "tarjeta roja" al estado provincial, no solo en la falta de políticas sanitarias, sino también salariales.

Entre otros ejemplos sostuvieron que no solo se puede apuntar al uso de repelente o pastillas para alejar los mosquitos, cuando una comunidad tiene gran parte de su población por debajo de la línea de pobreza, lo que implica que apenas puedan comprar alimentos.

Agregaron que no se puede pretender evitar el dengue con el descacharrado, si no existe además una "fumigación a tapete", o sea, casa por casa.

En sus críticas reconocieron que el problema del dengue no es solo de la gestión actual, sino que se arrastra desde la época de Juan Carlos Romero, dado que la enfermedad manifestó su reaparición en la provincia en 1998, tiempo desde el cual nunca más se la pudo erradicar.

"Un funcionario dijo que el dengue llegó para quedarse...habría que recordarle que (quien fuera ministro de Salud de la Nación durante los primeros dos gobiernos de Juan Domingo Perón, Ramón) Carrillo, logró erradicar el paludismo y la fiebre amarilla del norte argentino", dijo el dirigente de ATE en el San Bernardo, Hugo Sarmiento Villa.

Fiebre amarilla

En la asamblea que se hizo en el San Bernardo trascendió el rumor de que en el Hospital se internó a una persona con sospechas de tener fiebre amarilla. Desde el Ministerio de Salud se evaluaba la improbabilidad de un caso con esta enfermedad, erradicada en la provincia desde hace tiempo. Mientras, se informó que los 43 casos de dengue confirmados en la Capital salteña son importados. A ello se agregó que de los casos sospechosos analizados en el municipio capitalino, hay 33 en estudio y 46 que fueron descartados.

Mientras, oficialmente se maneja que son cerca de 1000 los casos de dengue confirmados (por doble muestra y nexo epidemiológico) en la provincia. Desde otras organizaciones se afirmó que el número de casos es mucho mayor y llegaría a los 10.000 casos sospechosos de dengue.

Comentá la nota