“No entiende acabadamente de lo que se lo está acusando”

El abogado de Bussi dijo que el ex gobernador no está en condiciones de declarar. El ex presidente de Fuerza Republicana deberá presentarse nuevamente el 4 de diciembre ante el juez subrogante Bejas.
Poco más de una hora estuvo ayer Antonio Bussi en los Tribunales Federales, para ser indagado sobre la desaparición de Hugo Alberto Díaz, ocurrida en junio del 1976. Pese a lo que estaba previsto inicialmente, el ex gobernador tendrá que visitar otra vez las oficinas del Juzgado Federal Nº 1, a cargo del juez subrogante Daniel Bejas). Ese trámite se cumplirá el jueves 4 de diciembre, en la causa por el secuestro de Laurindo Serrano.

Hasta fin de año, además, Bussi recibirá novedades en varias otras causas. La próxima semana, Bejas resolvería los planteos sobre la elevación a juicio oral del expediente sobre la existencia de un centro clandestino de detención en la ex Jefatura de Policía (avenida Sarmiento y Junín), y luego se pronunciaría para cerrar la etapa de investigación y girar al Tribunal Oral en lo Criminal Federal, el caso sobre el funcionamiento de un lugar de tormentos y exterminio en el ex arsenal Miguel de Azcuénaga.

El juez también resolverá el procesamiento del ex mandatario respecto de denuncias de violaciones de los derechos humanos en el penal de Villa Urquiza, contra presos políticos y militantes de organizaciones clandestinas armadas.

Argumentos

En la audiencia de ayer, Bussi fue asistido por el defensor oficial adjunto, Edgardo Berttini, quien insistió en que el ex gobernador no está en condiciones físicas de ser indagado.

“Al inicio de cada sesión, mi defendido es sometido a un breve chequeo de su presión arterial y su frecuencia cardíaca; esto se repite durante la audiencia. Lamentablemente, el resultado da estable, pero es por la cantidad de medicinas que toma, similar a un paciente terminal; pero la conclusión no refiere a la situación real ni a sus patologías de fondo que sufre y que agravó su grave estado de salud. No está en condiciones de declarar, luego de haberse hecho la lectura de la imputación”, explicó.

Berttini reiteró que, si bien se cumple con el acto procesal formal, no se le presentan ni muestran las pruebas en contra de Bussi, por lo que planteará la nulidad de lo actuado. “El no entiende acabadamente de qué se lo está acusando ni ejercer efectivamente su defensa”, agregó.

El Juzgado ratificó la legalidad de lo actuado, sobre la base de los informes médicos que respaldan la aptitud de Bussi para comprender los alcances de las acusaciones y la criminalidad de los hechos antes de comenzar cada indagatoria. También se remarcó que los expedientes, con la totalidad de las pruebas, están a disposición de las partes.

Comentá la nota