Entidades rurales / Reacomodamiento gremial Sancor deja Coninagro en agosto de 2009 Garetto fue elegido titular de la confederación intercooperativa.

Durante la asamblea ordinaria realizada ayer en Buenos Aires, el cordobés Carlos Garetto fue elegido como nuevo presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), la entidad nacional que agrupa al movimiento cooperativo agropecuario.
La novedad en la integración del nuevo consejo de administración para el período 2008-2010 es la ausencia de representantes en los cargos ejecutivos de la cooperativa láctea Sancor, que solicitó formalmente no integrar más la estructura de la entidad gremial.

La salida, no obstante, se produciría el 31 de julio de 2009 cuando finalice el ejercicio anual de Coninagro, se informó desde la entidad.

“Tendrán sus motivos particulares internos para haber adoptado esa decisión. Es una empresa que está muy vinculada a la industria y a la comercialización y quizá vean como una complicación su permanencia en la entidad primaria”, indicó Carlos Garetto.

Durante los más de 120 días que duró el conflicto entre el campo y el Gobierno, Coninagro fue una de las cuatro entidades rurales (junto con CRA, la Sociedad Rural Argentina y Federación Agraria Argentina) que se opuso a la decisión oficial de aplicar retenciones móviles a las exportaciones de granos. Mientras se desarrollaba la puja, Sancor daba sus últimos pasos para cerrar la refinanciación de su deuda financiera, a partir fondos prestados por el gobierno de Venezuela, en una operatoria en la que la administración kirchnerista participó en forma determinante.

En abril, durante la tregua dispuesta en el diferendo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunió con el presidente de Sancor, Oscar Carreras, y con el titular de Coninagro, Fernando Gioino, lo que generó distanciamientos internos dentro de la entidad gremial y diferencias con el resto de las organizaciones rurales.

“Somos una cooperativa cuyo objetivo es industrializar y comercializar productos y no asumir representaciones gremiales”, admitieron desde la empresa que ahora se dedicará a posicionar su presencia institucional en cámaras empresarias.

Protagonismo. El peso de la cooperativa láctea dentro de la estructura de Coninagro le permitió alternar la presidencia de la entidad con la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), vinculada con la exportación de granos. Garetto sucede en el cargo al también cordobés Fernando Gioino, un productor lechero de San Francisco enrolado en la filas de Sancor. En el nuevo consejo de administración, Gioino ocupa el quinto lugar dentro de la lista de 15 consejeros. Lo acompañan por la cooperativa Adolfo Ferrero, Juan Bautista Delbino y José Miguel Castagno.

Más allá del protagonismo que la empresa láctea mantenía dentro de la entidad rural, su salida no generará un perjuicio económico para Coninagro. “En el último ejercicio un total de 60 mil productores operaron con las cooperativas, de los cuales Sancor aportaba 600”, dimensionaron desde la asociación de productores.

Creada en 1956, Coninagro está conformada en la actualidad por 10 federaciones con voz y voto que reúnen a productores agrícolas, lácteos, ganaderos, vitivinícolas, algodoneros, arroceros y frutihortícolas.

Reunión con Cobos. El vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, recibirá hoy en su despacho del Senado a los presidentes de las cuatro entidades rurales que conforman la Comisión de Enlace. La semana pasada, la dirigencia agropecuaria le solicitó a la Presidenta un plan de emergencia económica para el sector.

Comentá la nota